- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Cuidados del recién nacido

Segunda parte

Dra. Mónica González [1]

Dra. Mónica González

Alimentación del lactante.
La leche materna, es el alimento de elección para los recién nacidos, incluso prematuros hasta los seis meses de vida, ya que cubre todas sus necesidades básicas.
Los recién nacidos que reciben leche materna, no requieren del aporte de líquidos extras.
Siempre que sea posible, se recomienda prolongar la lactancia materna, hasta el segundo año de vida.
Un alimento para cada período
Los reflejos de búsqueda y la succión, están presentes en todos los recién nacidos para facilitar el amamantamiento y la ingesta de líquido.
El reflejo de protrusión de la lengua (extrusión), consiste en expulsar hacia afuera con la lengua los objetos y alimentos que se aproximan a sus labios. Esto puede limitar la introducción temprana de sólidos y semiácidos.
Es un reflejo, que empieza a desaparecer hacia los cinco o seis meses y sería un buen momento para la introducción de otros alimentos de manera fisiológica.
Está demostrado, que la educación de los padres, antes y después del parto, es esencial para conseguir la instauración y mantenimiento de la lactancia materna.
Por ello es tan fundamental, que el personal de salud, proporcionemos información suficiente a las mujeres en el embarazo y el puerperio sobre la superioridad y beneficios de la leche materna sobre la leche artificial.
Destacamos:
Para la madre: Favorece la recuperación del útero tras el parto, reduce el riesgo de padecer cáncer de mama, ovario y disminuye la incidencia de fracturas pos-menopáusicas.
Para el lactante: Facilita la digestión, reduce el número de infecciones y alergias, estimula las propias defensas, favorece el desarrollo neurológico y visual, previene enfermedades crónicas del adulto (Hipertensión, obesidad, diabetes) y promueve el vínculo entre la madre y el hijo gracias al contacto físico, estrecho y frecuente entre ambos.
Una leche para cada momento
La composición de la leche materna presenta variaciones. Tanto entre madres, como a lo largo de la lactancia y en cada toma.
Durante los primeros días, la secreción láctea presenta unas características especiales, constituyendo calostro que aporta menos calorías que la leche madura, pero contiene más proteínas, (fuente importante de defensas para el recién nacido) y minerales.
Este porcentaje de proteínas va disminuyendo a lo largo de las semanas y aumenta el de grasa y lactosa en la leche madura.
La leche materna, inicialmente es rica en hidratos de carbono y su aspecto es aguado al final de la toma, contiene una cantidad de grasas cinco veces superior y su aspecto es cremoso. Provocando la sensación de saciedad en el lactante.
Postura de amamantamiento
Debemos saber que no hay una única postura para dar de mamar, pues cada madre utiliza la que se adapta mejor a sus preferencias o circunstancias. Lo importante es que ambos, estén cómodos.
Acercando el bebé al pecho de su madre y no el pecho al niño, ayudándole a encontrar el pezón.
Al inicio de la toma, conviene que el cuerpo del bebé este panza con panza con el de la madre, con el pezón a la altura del labio superior, para que pueda mamar con el cuello recto y no girarlo o doblarlo.
Las primeras chupadas que están destinadas a estimular la secreción de oxitocina, son rápidas, superficiales y se centran en la parte anterior de las mejillas.
Cuando la leche comienza a fluir, el ritmo de succión cambia.
Con mamadas lentas, profundas, el movimiento surge en la parte posterior de la mandíbula, hasta las orejas.
Una posición inadecuada al mamar puede producir:
*Dolor en los pezones o grietas.
*Que el bebé pida el pecho, con gran frecuencia.
*Que el bebé este nervioso, intranquilo e irritable.
*Que el bebé rechace el pecho.
*O que regurgite y vomite.
Recuerde que el Pediatra, la Partera o el personal de enfermería, lo pueden ayudar durante este proceso.
En centro pediátrico existe, una Clínica de Lactancia, destinada a educación de las madres, apoyo durante la lactancia para poder sostener a las madres en éste período y lograr una lactancia exitosa.
Importante:
Se recomienda poner en contacto al recién nacido con la madre dentro de la primera hora de vida, dado que la duración de la lactancia se asocia con la precocidad de este primer contacto.
La madre tendrá leche durante más tiempo, cuanto antes se produzca este primer contacto.
En éste período de veinte a sesenta minutos de vida, el recién nacido está muy despierto y receptivo para iniciar la succión.
Posteriormente, se aconseja la alimentación a demanda con toma frecuente, evitando el uso de otros líquidos y tetinas, sin fijar horarios rígidos y sin esperar a que el niño llore para darle la toma.
La duración de cada toma, viene determinada por el propio lactante, nunca por un reloj. El niño debe mamar todas las veces que quiera y el tiempo que desee.
Se recomienda entre diez a veinte minutos.
La lactancia a demanda es más fisiológica y permite cubrir las necesidades requeridas por cada lactante.
Es mejor evitar el uso de chupetes, durante el período de inicio de la lactancia y usarlo solamente cuando ésta se encuentre bien establecida. Pues parece no afectar al desarrollo de la lactancia y sí, previene del síndrome de muerte súbita.
Vitaminas
La vitamina D, (su principal fuente es la exposición moderada a la luz solar), previene el ratiquismo y puede proteger frente a otras enfermedades.
Las necesidades estimadas a esta vitamina, son de 400 UI(Unidades Internacionales) para los niños, durante el primer año de vida.
Es por ello que se recomienda dar un suplemento vitamínico de vitamina D, durante este período de vida.
La vitamina D, debe administrarse directamente en boca.
Vacunas
Mantener el calendario vacunal al día, es muy importante para la salud del bebé.
Se suele iniciar en la maternidad, antes del alta, donde recibe la BCG, que lo protege de las formas graves de tuberculosis, luego deberá continuar el calendario vacunal pautado por el M. S. P obligatorio y gratuito.
Para estar correctamente protegido, el bebé necesitará varias dosis de refuerzo de casi todas las vacunas.
El Pediatra, es quien indicará cuando se debe vacunar al niño, así como recomendará vacunas a la madre y a la familia, como es el caso de la vacuna de la gripe, para proteger al recién nacido o vacunas fuera del esquema de vacunación.
En nuestra institución, contamos con dos vacunatorios, que funcionan de lunes a sábados de 8 a 16 horas.
Desarrollo Psicomotor
Es la progresiva adquisición de capacidades en el niño, y la manifestación externa, de cómo va madurando su sistema nervioso central.
Algunos bebés, adquieren ciertas habilidades antes que otros o más lentamente.
Por ello, es el Pediatra quien valorará en los controles del niño sano, como se desarrolla su maduración.
Por tema de espacio, lamentablemente no podemos dar a conocer en forma completa el desarrollo del niño, en sus diferentes edades, pero en el carnet de control del niño, hay una guía, que los padres pueden consultar y que explica a cada edad, que logros deben estar presentes, así como estimular a cada edad al niño, para lograr un adecuado desarrollo.
El sueño
Cada bebé, tiene necesidades y ritmos de sueño diferente.
Precozmente, el niño debe aprender que la noche es para dormir y desde recién nacido, acostumbrarse a quedarse solo despierto en su cuna y no dormirlo nunca en brazos.
Tras la siesta, debemos jugar y disfrutar del bebé, pero durante la noche, las alimentaciones deben ser lo más monótonas y aburridas posibles, sin encender la luz.
Poco a poco, aprende a diferenciar la noche del día (con siestas cada vez más breves) y relaciona las horas de oscuridad, (aprendiendo a dormir por la noche por sí mismo, adquiriendo habilidades que le permitan tranquilizarse: chupete, mamadera, ciertas posturas), con las horas de dormir y que le sea gratificante hacerlo con una pequeña luz para tranquilizarlo.
Durante el dia, debe dormir con luz natural.
Prevenciones:
*La habitación, la cuna y la postura del bebé a la hora de dormir, son aspectos esenciales.
*Nunca se debe dejar al niño solo en casa, ni sobre una mesa o cama sin baranda.
*Hasta los seis meses de edad, no es conveniente su exposición al sol, ni el baño en piscinas.
*El bebé, perteneciente al grupo 0 de seguridad infantil (por debajo de los diez kilos), al viajar en automóvil, debe ir sujeto a una silla homologada para este grupo.
Dispuesto al sentido contrario al de la marcha y nunca en el asiento delantero si el coche dispone de airbag para el acompañante, pues es peligroso.
Mary Olivera
marbelos2015@gmail.com