Culminó exitosamente la vigilia de autoconvocados de diferentes sectores: el sábado volverán a reunirse en Durazno

Pese a las altas temperaturas registradas en la jornada de ayer, la vigilia de productores y trabajadores de distintos rubros, continuaron desarrollándose en cerca de 300 puntos del país.
En Salto, el lugar elegido para la mayor concentración fue al costado de la ruta 3, en La Gaviota, y la mayor cantidad de público se acercó en la noche del miércoles, aunque muchos continuaron en el lugar hasta la tardecita de ayer. IMG_1576Incluso sobre la ruta 4, sobre la entrada a Pueblo Lavalleja, se sumaron otros autoconvocados, aunque en menor cantidad.
Al igual que las movilizaciones anteriores, en esta oportunidad primó el respeto y la paz entre los manifestantes que por momentos se ven desbordados hasta las lágrimas por la impotencia que les genera la situación, que afecta negativamente a todos los sectores de la sociedad.
CANSADOS
Algunos autoconvocados que se encontraban ayer en La Gaviota se mostraron cansados; no por tener que soportar el calor porque estaban a la sombra de un gacebo, y si estuvieran trabajando estarían caminado bajo el sol, sino por la situación y la falta de respuestas y acciones del gobierno para solucionar los problemas así como la falta de comprensión de buena parte de la sociedad que cuestiona sus reclamos y no se dan cuenta de la realidad.
TRISTEZA
Washington Albera, tiene con un socio una pequeña empresa (un ómnibus). Acompañó la vigilia porque ahora está de chofer para empresa de transportes.
“No pude aguantar la empresa y me tuve que poner de chofer de camión porque no me da, no pude aguantar los impuestos; quedé debiendo BPS, DGI, no me dio para generar nada… Te cobran muchos impuestos para los viajes que haces, hace siete meses que tengo la empresa, hipotequé mi casa lamentablemente”, se le corta la voz, se quiebra y se detiene el diálogo con EL PUEBLO.
Albera explicó que para sacar un jornal de 900 pesos por día, trabaja a dos camiones “y si me pongo a comer como debería, no saco nada. El viatico es de 170 pesos, pero el dueño de la empresa me da 500 pesos para que coma bien, yo paso por la estación, mi mujer me alcanza un plato de comida y yo le doy la plata para que cocine para toda mi familia”, vuelve a emocionarse.
Dijo que al dueño del camión un viaje de Belén a Paysandú le consume 180 litros de gasoil, son 7.300 pesos, más el viático y el jornal que le paga, le deja 1.400 pesos el viaje de leña verde. El viaje de leña seca el fin de semana le dejó cien pesos. “Me dio vergüenza cobrarle al hombre; me debe dar trabajo porque me debe tener lástima, para que no pase hambre, porque no le sirve mover los camiones”.
“No puede ser que haya gente que piense diferente, que no entienda los reclamos”, agregó otro.
“Escuchar esas cosas duele, ¿Qué hacemos? Así no podemos seguir…”, expresó uno de los presentes.
EJEMPLO
Luis de Souza, otro de los presentes relató que sus abuelos y un tío trabajaron alrededor de veinte años en una reconocida estancia de 40 mil hectáreas y cuando liquidaron la estancia compraron 1.100 hectáreas de campo en Laureles. “Quiero ver hoy en día a ver si un peón de estancia se compra lo que se compraron ellos”.
Puso otro ejemplo; cuando en los años 70 él trabajó de maquinista, en el tiempo de máquinas a nafta que gastaban 150 litros de nafta por día; a él le pagaban 45 pesos por día, 200 litros de gasoil valían 30 pesos. Hoy en día 200 litros de gasoil valen más de 8 mil pesos.
AGRADECIDO
Julio Zednicek, delegado de los transportistas autoconvocados, destacó el apoyo de la gente, remarcó que si bien en comparación con la concentración en Durazno, la convocatoria fue menor, el miércoles se reunieron en el entorno de 2.500 personas, cifra que consideró excelente.
Comentó que a la noche quedaron menos, alrededor de 250 personas en 5 campamentos pero era algo previsible.
“Este no es un movimiento político partidario; político sí lo es, porque estamos hablando de la realidad del país, es político, pero acá no hay un partido atrás, hay gente de todos los partidos y de todos los sectores hasta los jubilados que son los que están más sumergidos en la sociedad”, comentó.
Destacó que si bien hubo participantes de todos los sectores, lo que sobresalió fueron los camiones y aunque los horticultores se presentaron en otras reuniones, en esta oportunidad teniendo en cuenta que era un día laboral, no pudieron llevar sus maquinarias, y se vieron muchos camiones porque justamente están todos parados; “es una realidad, si estuvieran trabajando, no estarían acá”.
Queremos rentabilidad, queremos ganar una rentabilidad acorde para renovar la flota, para poder pagarle un buen sueldo a los empleados, pero si no genero, no puedo pagar”, agregó.
Aclaró que los autoconvocados no pretenden derribar al gobierno, sino que quieren que gobiernen bien, sea del partido que sea.
Ademas explicó que no están contra las tarjetas del Mides; “no queremos que haya pobres, pero para sacar a la gente de la pobreza hay que enseñarle a trabajar”.
PASOS A SEGUIR
Este sábado, delegados de todo el país, se reunirán en Durazno para evaluar la movilización y definir los pasos a seguir. “Esperemos luego de esa reunión encontrar el camino a seguir”. Zednicek contó que en la noche del miércoles recorrieron campamento por campamento dialogando con la gente, “y no somos de hacer paro, somos gente de trabajo, pero no están obligando con las medidas que toma del gobierno a decir basta, y eso termina en un paro, no en un corte de rutas, porque no vamos a infringir la ley, lo haremos de forma ordenada, no queremos parar el pais, pero si no nos dan alternativas…”







El tiempo


  • Otras Noticias...