- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Cumbre de Helsinki: Trump defiende la postura de Putin sobre la injerencia rusa en las elecciones de Estados Unidos

Durante la conferencia de prensa conjunta tras las conversaciones, Trump evitó responder a si creía en las agencias de seguridad de su país o en los argumentos de Putin y dijo que no veía razones para que Rusia quisiera interferir en los comicios estadounidenses de 2016.
Getty ImagesTrump y Putin sostuvieron un encuentro bilateral en Helsinki este lunes que se alargó por más de dos horas.
El fantasma de la supuesta interferencia rusa en las elecciones de 2016 sobrevoló otra vez las relaciones entre Rusia y Estados Unidos.
Esta vez, ocurrió durante la cumbre que celebraron este lunes los presidentes Donald Trump y Vladimir Putin en Helsinki, Finlandia.
Durante la conferencia de prensa tras las conversaciones que duraron cerca de dos horas, Trump aseguró que había discutido la supuesta injerencia rusa con Putin, quien lo había negado de una forma «muy fuerte y poderosa».
Las agencias de inteligencia estadounidenses concluyeron en 2016 que el Kremlin estaba detrás de una campaña de ciberataques y noticias falsas en redes sociales dirigida a influir en las elecciones presidenciales estadounidenses de aquel año, en las que el actual mandatario se impuso a la candidata demócrata Hillary Clinton.
Pero ante la pregunta este lunes de si creía en los reportes de las agencias de inteligencia de su país o en los argumentos que le había dado Putin, Trump evadió la cuestión y afirmó que no veía razones para que Rusia quisiera interferir en los comicios.
«El presidente Putin dice que no es Rusia. No veo ningún motivo por lo que debería ser así», respondió.
Esta respuesta causó un gran revuelo y le valió a Trump duras críticas por quienes lo acusan de haber respaldado la versión de Rusia en lugar de defender la evaluación de la comunidad de inteligencia estadounidense.
Putin, por su parte, reiteró de nuevo que Rusia nunca había interferido en los asuntos de Estados Unidos.
«Una vez más, el presidente Trump mencionó la cuestión de la llamada injerencia de Rusia en las elecciones estadounidenses. Tuve que reiterar (…) que el Estado ruso nunca ha interferido y que no va a interferir en los asuntos internos de Estados Unidos, incluido el proceso electoral», afirmó.
Putin aseguró además que ofrecería su ayuda al fiscal especial de EE.UU. que investiga la injerencia electoral de Rusia, Robert Mueller, en caso de que solicitara la cooperación de Moscú, a lo que Trump asintió complacido.
El mandatario ruso añadió, además, que buscará extraditar a los 12 miembros de la inteligencia rusos acusados la semana pasada por Mueller de intentar hackear los correos del Comité Nacional Demócrata, pero aseguró que no está «familiarizado» con el alcance completo del asunto.
«No sé el alcance de la situación. El presidente Trump mencionó este tema. Lo investigaré», afirmó.
La relación con Rusia «cambió»
Durante la conferencia de prensa, Putin describió esta reunión de Helsinki como «sincera y útil», mientras que Trump dijo que había habido un «diálogo profundamente productivo».
El mandatario estadounidense agregó que las relaciones entre Estados Unidos y Rusia «nunca habían sido peores», pero que «hacía cuatro horas» que habían cambiado.
Ambos líderes también afirmaron que trabajarían juntos para ayudar a resolver la crisis en Siria, donde los dos países apoyan diferentes bandos en la guerra civil que ya se extiende por más de ocho años.
«Nuestros militares se han llevado mejor que nuestros líderes políticos durante varios años y también nos llevamos bien en Siria», afirmó Trump ,quien agregó que Estados Unidos quería aumentar la ayuda humanitaria en el país.
Putin, por su parte, destacó el acercamiento de Washington con Pyongyang, aunque en lo que pareció ser el único punto de desacuerdo público con Trump, cuestionó la salida de Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán.
Un momento peculiar de la conferencia tuvo lugar cuando uno de los periodistas preguntó al mandatario ruso si su gobierno tenía algún material que podría dejar en evidencia a Donald Trump sobre una visita a Moscú.
Desde la campaña presidencial, críticos del presidente estadounidense aseguran que Trump asistió a una fiesta con prostitutas que fue grabada por la inteligencia rusa durante uno de sus viajes a la capital de aquel país.
Tras la pregunta, Putin guardó silencio por varios segundos y luego negó que existiera tales registros.

Duras críticas
Las declaraciones de Trump en las que no respaldó las conclusiones de las agencias de inteligencia de su país causaron un gran revuelo entre medios y políticos de Estados Unidos, incluso dentro de la bancada republicana.
El presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Paul Ryan, alegó que Rusia no era un aliado de Estados Unidos y que no había dudas de la interferencia.
«El presidente debe considerar que Rusia no es nuestro aliado. No existe una equivalencia moral entre Estados Unidos y Rusia, que sigue siendo hostil a nuestros valores e ideales más básicos», afirmó en un comunicado.
También desde la bancada republicana, el senador John McCain consideró la conferencia como «una de las actuaciones más vergonzosas de un presidente estadounidense de la que se tenga memoria».
El senador demócrata Mark Warren calificó como «una completa desgracia» el hecho de «que el presidente se ponga del lado de Putin en lugar de apoyar a propios funcionarios de inteligencia y culpe a Estados Unidos por el ataque de Rusia contra nuestra democracia».

El Director de Inteligencia Nacional de Estados Unidos, Dan Coats, aseguró por su parte que no veía ninguna razón para que el presidente no creyera en sus propias agencias y reiteró que existen evidencias de la interferencia del Kremlin.
«Hemos sido claros en nuestras evaluaciones de la injerencia rusa en las elecciones de 2016 y sus esfuerzos continuos y generalizados para socavar nuestra democracia», afirmó.

(EL OBSERVADOR)