Daniel Constantín en el acto de inauguración de la Expo. El agro para los productores es un medio y una forma de vida, en el cual últimamente se trabaja más y se gana menos

En su discurso Daniel Constantín, presidente de la Asociación Agropecuaria de Salto (AAS) recordó que después de 1988 a 1989, en este 2017- 2018 el sector agropecuario pasó por una de las sequías más intensas que le haya tocado sortear, especialmente la zona norte y todo el litoral agrícola, “chacras de soja con rendimiento de 400-500 kilos y en algunas que ni entró la cosechadora, ganados que perdieron muchos kilos, ciclos reproductivos muy afectados y hoy se siguen pagando consecuencias de tal fenómeno climático, hacienda bovina que se murió, menos terneros por nacer, y seguramente servicios de reproducción que se verán retrasados”.daniel
Constantín indicó que estamos en la puerta del ingreso del entrore más grande de la historia del país; 4.290.000 cabezas en el 2017, 4.350.000 en este año, “ Dios mediante el clima, el stock bovino irá creciendo”.
Por otra parte se refirió al aumento de la exportación en pie, “herramienta tan necesaria para nuestra región criadora (que) no ha resentido la cantidad de animales a faena”.
Agregó que por estos tiempos con las primeras siembras de maíz, ha comenzado la principal zafra agrícola del país; los cultivos de verano.
Agregó que el arroz tendrá su menor superficie de siembra en los últimos 25 años y explicó que una hectárea de siembra equivale a una inversión de 2 mil dólares, y un escenario de ingresos estables de 1.700.
En otro orden se refirió a la producción ovina que sigue amenazada por las jaurías de perros principalmente y también por el abigeato; “dos problemas que no han sido resueltos, éstos son las principales amenazas que tiene el rubro, que está pasando por un buen momento de precios tanto de carne y excepcionales valores de lanas medias, finas y superfinas”.

El presidente de la AAS manifestó que el éxito para Uruguay pasa por ser un gran exportador, pero se necesitan costos internos más bajos y tipo de cambio favorable, “lamentablemente estamos entrando en tiempos electorales y estas medidas que el país productivo necesita una vez se verán postergadas”, lamentó.
Recordó que trasladar un contenedor 100 metros dentro del puerto de Montevideo cuesta más caro que el viaje de ese contenedor hacia China y que el déficit fiscal sigue siendo la madre de todos nuestros males y mientras no se corrija, los uruguayos hoy y mañana estaremos condenados a pagar sus efectos negativos.
Agregó que por no tener tratados de libre comercio el agro se pierde 300 millones de dolares, y el país 600. “Nuestro país ha vivido bajo un atraso cambiario permanente desde hace largo tiempo, hay estudios internacionales que muestran los efectos dañinos de tener la moneda local sobrevaluada durante varios períodos. Esta situación bien conocida por el sector agropecuario, golpea más a quienes deben competir contra el resto del mundo.
“Nos merecemos los uruguayos un país mejor. Por el bien de nuestros hijos, una buena administración que entregue a todos los orientales buena educación, buena seguridad, buena salud, buena justicia y buena infraestructura”.
“Somos el séptimo exportador a nivel mundial de carnes, el 84% de nuestro territorio, está dedicado a la ganadería, en el año 2050 la población mundial va a demandar un 25% más de alimentos; preparémonos”..
Por último se dirigió al ministro de Ganadería Agricultura y Pesca solicitándole que “tiene que ayudar a cambiar la imagen de que el agro no es un lugar de esparcimiento, el agro para los productores es un medio y una forma de vida, en el cual últimamente se trabaja más y se gana menos”.