De «la piedra del escándalo» a la decisión; entre neutrales y jueces, pararon al fútbol

ASDAF-ASA: «cargamos contra la frustración de los violentos»

El fútbol de la tregua dispuesta, cuando ayer a la noche antes de la sesión del Consejo Superior, representantes de las gremiales abrieron diálogo con los neutrales de la Liga a puertas cerradas, tras la decisión de los jueces de NO ARBITRAR en la divisional «A».

Todo ello a partir de lo sucedido el domingo a la tarde en campo de juego del Parque Luis T. Merazzi, cuando una piedra arrojada desde el sector Este, impactó en la espalda del asistente, Víctor Quiroz.
En la jornada de la víspera, delegados de ASDAF y ASA (ambas gremiales de jueces), confluyeron en una misma dirección: no controlar partidos en la próxima fecha de la «A», como respuesta al hecho de violencia.
LA HORA DE LOS NEUTRALES
Ya en sesión del Consejo Superior, a su momento, se procedió a la lectura del formulario del partido. En el mismo se denuncia la secuencia descrita, sin aludirse a parcialidad alguna, tal como lo puntualizara EL PUEBLO en su edición de la víspera.
El árbitro central Rolando López detalló lo acaecido y junto al formulario, se anexó como prueba la piedra que fuese arrojada desde ese sector Este de la cancha de Ferro Carril.
Cuando se leyó la nota de las gremiales en la que se decide no arbitrar, el turno del presidente de la Liga, Juan Ramón Guarino para exponer la resolución de los neutrales: NO AFRONTAR PARTIDOS EN NINGUNA CATEGORÍA EN LA DIVISIONAL QUE FUESE.
Implica establecer que en el próximo fin de semana la inactividad será total: sin la «A» y «B», Consejo Único Juvenil y fútbol femenino. Claramente los neutrales plantaron bandera y el silencio de los delegados de clubes, pareció implicar un aval tácito a la medida ejecutada.
«CONTRA FRUSTRACIÓN DE LOS VIOLENTOS»
El hecho es que ASDAF y ASA en la nota aludida, repudiaron de plano el ejercicio de la violencia, mencionando que no es la primera vez en la actual temporada en que se verifican situaciones de intolerancia y agresión contra los jueces. Para los árbitros, «pareciese que debemos cargar contra la frustración de los violentos».
Las gremiales de última, plantearon velada amenaza, «porque de repetirse hechos como estos, se tomarán medidas más drásticas».