De Niro presidirá el jurado del próximo festival de Cannes

La organización ha elegidoal actor estadounidense para homenajearlo porque, a su vez, del festival que el propio intérprete fundó, el de Tribeca, cumple 10 años
El actor estadounidense Robert De Niro presidirá el jurado de la próxima edición del festival de Cine Cannes, que se celebrará en esa ciudad francesa entre el 11 y el 21 de mayo de 2011. «El festival de Cannes representa para mí una ocasión rara, pues es uno de los mejores y más antiguos festivales del mundo», ha declarado el actor, según citan fuentes de la organización en un comunicado.

La elección de De Niro busca también rendir homenaje al actor en su calidad de cofundador del festival de Tribeca que celebra su 10º este 2011. «Como fundador del festival de Tribeca y de Doha he desarrollado una gran estima por el decisivo papel que realizan los jurados distinguiendo a las películas de la mayor calidad. Los festivales favorecen las conexiones en el seno de la comunidad cinematográfica internacional y tiene un impacto cultural perenne», ha dicho el actor y ha añadido : «Habiendo sido presidente del jurado dos veces en los años ochenta sé que no será una tarea fácil para mis amigos del jurado y para mí mismo, pero me siento muy honrado y afortunado del papel que me ha confiado el festival de Cannes».

La carrera cinematográfica de De Niro lo ha convertido ya en un rostro clásico de la gran pantalla. Hijo de artistas, fue criado en Nueva York, en el barrio del Greenwich Village y estudio con Stella Adler y Lee Strasberg. Su primera película fue Tres habitaciones en Manhattan, de 1965 ; pero no fue hasta 1973 cuando el filme de Martin Scorsese Malas calles lo situó en el mapa. De Niro protagonizará después entre otros títulos obras de referencia como Taxi Driver, El cazador, Toro salvaje, Érase una vez en América, La misión, Uno de los nuestros, Casino, Heat, Ronin…

En 1980 recibió el Oscar como mejor actor por Toro salvaje. Ocho de sus películas han pasado por Cannes : dos de ellas han recibido el máximo galardón del certamen, la Palma de Oro : Taxi Driver y La misión.

Como Mastroianni a Fellini

Por su parte, Gilles Jacob y Thierry Frémaux, presidente y delegado general del festival, respectivamente, han declarado : «Robert De Niro entró en la historia del festival desde su primera aparición con Taxi Driver que le supuso una Palma de Oro. Su nombre quedará asociado al de Martin Scorsese como el de Mastroianni lo fue al de Fellini.

Dotado de una plasticidad de camaleón, compone sus personajes sin que sepamos si el se adapta al papel o si el papel se adapata a él. Sus interpretaciones, precisas y sutiles, más reales que la naturaleza, invitan a la identificación : será para siempre el último magnate : Vito Corleone, Jack la Motta, Sam Ace Rothstein…».

DeNiro1

Entrevista: Robert de Niro, actor

«No echo sermones a mis hijos»
Dos oscar y pocas palabras. Ésas son las señas de identidad de Robert De Niro, alguien que prefiere que hablen por él sus trabajos: Travis Bickle, en Taxi driver, Jake LaMotta (Toro salvaje) o un joven Vito Corleone en El Padrino II. También están las comedias: recientes, taquilleras y criticadas. Con ellas, este actor de actores ha mostrado otra cara a una nueva generación. Y como remate está el hombre: neoyorquino de 66 años, mano derecha de Martin Scorsese, reservado, padrazo y ahora más interesado en su vida familiar (su esposa Grace y sus hijos Aaron, Julian y Elliot) que en rodar historias.

Sin embargo, dos nuevos estrenos, Algo pasa en Hollywood y Todos están bien (que se estrena en España el 30 de diciembre), además del galardón del Kennedy Center que le entregó esta semana el presidente Barack Obama, le impiden escapar de su legado. «Sólo deseo lo mejor para mi familia. Y vivir tanto como sea posible», resume bonachón.

Pregunta. ¿Qué le mueve a aceptar un nuevo trabajo?

Respuesta. Habitualmente, el guión, el personaje. Aunque puede ser el director; como con Kirk (Jones) en Todos están bien.

P. O con Scorsese, supongo, en su novena colaboración juntos.

R. Sí. Se llama Paint houses y está basada en el asesinato de Jimmy Hoffa. Pero el proyecto es más ambicioso porque la idea es rodar dos películas a la vez y estrenarlas como si fueran una reflexión. Lo pensamos hace 20 años para reflexionar sobre la fama, nuestra experiencia en el cine y en Hollywood.

P. ¿Qué piensa sobre el futuro de esta industria?

R. Los actores jóvenes tienen en sus manos el poder de decidir qué películas quieren hacer. Porque el público quiere verles. Sonará duro pero es su responsabilidad decidir en qué les ven. En la década de los setenta, Marty y yo hicimos ciertas películas porque quisimos hacerlas. También éramos más jóvenes y taquilleros. Hoy es diferente.

P. ¿De ahí que tenga que hacer comedias y secuelas?

R. También me divierto con ellas y me gano bien la vida.

P. ¿Alguna posibilidad de volverle a ver como director?

R. Quiero rodar la continuación de El buen pastor, pero es difícil. Tengo que confiar en el guión de Eric Roth y en conseguir los actores, porque ellos serán los que atraigan la financiación.

P. ¿Siente nostalgia del Hollywood pasado?

R. No soy nostálgico, aunque me encantaría encontrar el momento de ver todas mis películas de principio a fin. Nunca lo haré. Como mucho, cuando me encuentro con gente que conozco desde hace años, como Harvey Keitel -ahora estamos juntos en la tercera parte de Los padres de ella-, nos permitimos el lujo de rememorar, un gustazo que te das cuando llegas a viejo.

P. ¿Le sorprende el alcance que ha tenido su carrera?

R. No. No te das cuenta del efecto que tienen tus películas cuando las estás haciendo. Simplemente las haces y la gente reacciona como reacciona. Mis hijos tampoco dicen mucho. En ocasiones sé que me buscan en Google. Pero si algo me sorprende es que todavía sigo actuando.

P. Fuera de la pantalla se le conoce como un hombre de pocas palabras. ¿Cómo es el De Niro de andar por casa?

R. Me gusta hablar con mis hijos aunque sin echarles el sermón. Ellos viven en su mundo. También hablo con mis amigos, como todo el mundo, sobre nuestras esposas y nuestros hijos. Y me gusta sentirme rodeado de mi familia aunque no necesitamos hablar. Simplemente me gusta sentarme a leer el periódico y sentirme rodeado.

Respuesta. Habitualmente, el guión, el personaje. Aunque puede ser el director; como con Kirk (Jones) en Todos están bien.

P. O con Scorsese, supongo, en su novena colaboración juntos.

R. Sí. Se llama Paint houses y está basada en el asesinato de Jimmy Hoffa. Pero el proyecto es más ambicioso porque la idea es rodar dos películas a la vez y estrenarlas como si fueran una reflexión. Lo pensamos hace 20 años para reflexionar sobre la fama, nuestra experiencia en el cine y en Hollywood.

P. ¿Qué piensa sobre el futuro de esta industria?

R. Los actores jóvenes tienen en sus manos el poder de decidir qué películas quieren hacer. Porque el público quiere verles. Sonará duro pero es su responsabilidad decidir en qué les ven. En la década de los setenta, Marty y yo hicimos ciertas películas porque quisimos hacerlas. También éramos más jóvenes y taquilleros. Hoy es diferente.

P. ¿De ahí que tenga que hacer comedias y secuelas?

R. También me divierto con ellas y me gano bien la vida.

P. ¿Alguna posibilidad de volverle a ver como director?

R. Quiero rodar la continuación de El buen pastor, pero es difícil. Tengo que confiar en el guión de Eric Roth y en conseguir los actores, porque ellos serán los que atraigan la financiación.

P. ¿Siente nostalgia del Hollywood pasado?

R. No soy nostálgico, aunque me encantaría encontrar el momento de ver todas mis películas de principio a fin. Nunca lo haré. Como mucho, cuando me encuentro con gente que conozco desde hace años, como Harvey Keitel -ahora estamos juntos en la tercera parte de Los padres de ella-, nos permitimos el lujo de rememorar, un gustazo que te das cuando llegas a viejo.

P. ¿Le sorprende el alcance que ha tenido su carrera?

R. No. No te das cuenta del efecto que tienen tus películas cuando las estás haciendo. Simplemente las haces y la gente reacciona como reacciona. Mis hijos tampoco dicen mucho. En ocasiones sé que me buscan en Google. Pero si algo me sorprende es que todavía sigo actuando.

P. Fuera de la pantalla se le conoce como un hombre de pocas palabras. ¿Cómo es el De Niro de andar por casa?

R. Me gusta hablar con mis hijos aunque sin echarles el sermón. Ellos viven en su mundo. También hablo con mis amigos, como todo el mundo, sobre nuestras esposas y nuestros hijos. Y me gusta sentirme rodeado de mi familia aunque no necesitamos hablar. Simplemente me gusta sentarme a leer el periódico y sentirme rodeado.

RobertDeNiro