“Debemos ser conscientes de que como docentes debemos ser eternos aprendices”

Con el Profesor Aldo Rodríguez Chopitea

El Profesor Aldo Rodríguez tiene ya un importante camino recorrido en la docencia y una rica experiencia para compartir acerca de las instancias vividas en el exterior a partir del programa Fullbright al que accedió luego de presentar sus méritos.
Aldo considera que el intercambio docente brinda la posibilidad de crecimiento y el trabajo en red promueve el fortalecimiento tanto en el aprendizaje como en la enseñanza.aldorso001

¿En qué momento se encontró con su verdadera vocación?
”Cuando entré a un salón de clases por primera vez. Yo estudiaba abogacía y por cuestiones de la vida tuve que trabajar. Yo lo hice sin pensar mucho en la vocación pero cuando estuve dentro del salón de clases me di cuenta que esa y no la abogacía era mi vocación… ello pasó hace veinte años y mi vocación sigue intacta”.

¿Cómo fue su infancia?
Mi infancia fue muy normal, hacia las cosas que los demás niños hacen. Yo vivía en Mercedes, Soriano. En mi barrio no había muchos niños entonces estuve mucho en contacto con gente mayor. Mi mamá trabajaba en el sanatorio que era a la vuelta de donde yo vivía. Mucho de mi tiempo transcurría allí o en el Club Independiente.
Hacía muchas actividades: inglés, francés, informática, música, teatro, natación y remo. Así que estaba en contacto con muchas personas y muy ocupado”.

¿Ello de algún modo definió su carrera docente?
Creo que definió muchas cosas. Definió mi capacidad para trabajar muchas horas y para relacionarme fácilmente con personas de diferentes contextos.
Considero que lo que definió la docencia fue el alto número de compañeros a los que le daba clases particulares de diferentes asignaturas, porque les costaba entender”.

¿En qué momento decidió emprender su carrera como docente de Inglés?
Mientras estudiaba en la Facultad llegó un momento en que necesité trabajar para subsistir. Fue allí que una amiga que era docente me habló de la necesidad de profesores de Inglés que había y lo que yo podía enseñar desde mis conocimientos.
Me inscribí y empecé. La vocación vino después”.

¿Cómo fue la experiencia de esos primeros años?
Bueno. Con muchas ganas y energía. Trabajando con gente que sabía mucho y que me pudo enseñar. Ellos fueron y aún son mis mentores.
“Yo tuve la suerte de trabajar con gente muy generosa y con muchas ganas de compartir y de nutrirse también de las ideas nuevas y ganas de aprender de un docente joven”.

¿Qué le significó ser un fulbrighter?
Ser un fulbrighter fue excelente. Me abrió las puertas a un país, a una cultura que muchas veces se cree conocer pero no se conoce bien y me permitió aprender y formarme con referentes en lo suyo.
Viajar en general rompió el cascarón de mi mundo y me hizo conocer la riqueza y diversidad cultural. Sin juzgar sino simplemente conociendo otras realidades. Mi experiencia en las aulas en el exterior fue algo totalmente diferente a lo que estaba acostumbrado”.
El programa Fulbright apunta a ayudas de estudio para intercambio de titulados superiores estadounidenses y de los países miembros del programa que pueden investigar, estudiar o enseñar en los países del programa o en los Estados Unidos.
A tolerancia y el entendimiento mutuo. El Programa Fulbright proporciona fondos para estudiantes, eruditos y profesionales para emprender estudio de graduación, investigación avanzada, enseñanza en la universidad y enseñanza en escuelas elementales y secundarias al exterior. El alcance inicial de este programa se centró en Europa, pero hoy el programa funciona en todo el mundo.
El programa es administrado por 51 Comisiones Fulbright binacionales, las embajadas de los Estados Unidos y las organizaciones asociadas. Sus primeros participantes viajaron en 1948, financiado por indemnizaciones de guerra y reembolsos de préstamos extranjeros a los Estados Unidos. Hoy, es financiado por fondos del congreso y aportaciones de los gobiernos asociados. El programa también recibe ayudas financieras importantes de instituciones académicas, fundaciones y del sector privado.
Los primeros intercambios tuvieron lugar en el año 1948 cuando 35 estudiantes y un profesor viajaron a los Estados Unidos y 65 estadounidenses viajaron al extranjero. Actualmente, en los casi sesenta años que ya lleva funcionando, más de 250. 000 personas han participado en el Programa Fulbright, de ellos más de 100 000 estadounidenses y más de 150.000 ciudadanos de otros países.

¿Qué balance hace de la realidad educativa actual?
Puedo hacer un balance de mi realidad. Creo q en estos tiempos es cuanto más nos debemos formar, más debemos abrirnos a nuevas opciones y debemos ser flexibles.
El balance de esta realidad se centra en el docente. Gracias a la Internet el alumno sabe más. Por ello, lo que enseñamos debe propender en una enseñanza para la vida.
Hablo de estrategias, resolución de problemas y demás. Obvio que como docentes debemos ser conscientes de que somos eternos aprendices”.

¿Cómo ha abordado sus proyectos?
Estoy trabajando mucho para que mis proyectos salgan. Dedico muchas horas a cada cosa y todos los proyectos me apasionan.
También estoy buscando generar cambios en mi vida y que no sea una rutina.
Lo que más me desmotiva es la rutina. Terminé una maestría, estoy finalizando un doctorado y haciendo investigación en conjunto con algunos colegas, dando talleres y mis clases”.

¿Cómo define su desempeño en el exterior?
Fue una experiencia muy diferente a la que estaba acostumbrado. Tenía que leer permanentemente en inglés, pese a que daba clases en inglés, nunca era la misma exigencia. Y eran muchas las propuestas a merced que se me presentaban para estudiar allí. Pude conectarme con las diferentes culturas y formas de expresión y en el intercambio con mis compañeros fui conociendo un millón de nuevas realidades y ello me ayudó mucho a darme cuenta dónde estaba parado.
Las experiencias de intercambio docente siempre son increíbles. Una de las cosas que he aprendido con el tiempo y que me gusta.
Resulta muy productivo poder aprender del otro y con el otro. Poder compartir ideas y de repente de una pregunta que te hacen pueden hacernos re pensar toda nuestra estrategia.
Ello nos lleva a seguir aprendiendo.
El intercambio docente nos brinda la posibilidad de estar trabajando siempre en redes.
Entonces cuando estamos estancados o con la creatividad baja nos vigoriza”.

¿Qué reflexión comparte desde su camino recorrido?
”El esfuerzo, la tenacidad y la vocación juegan un rol fundamental para el crecimiento dentro del ejercicio docente, sumado a la profesionalización”.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...