Delincuentes ingresaron a una casa donde había una niña de 12 años y la golpearon, solo se llevaron un teléfono celular

Un caso de invasión de domicilio con ribetes de copamiento fue denunciado ante la Policía en una casa de la calle José Amorín días pasados. Pero si bien el hecho no trascendió demasiado públicamente, por el momento, la Policía tampoco pudo dar con los autores del caso, aunque en esa oportunidad sí detuvo a dos individuos con antecedentes que merodeaban la zona.
El violento caso ocurrió en horas de la mañana, cuando tres delincuentes ingresaron a una finca en la que se encontraba sola una niña de 12 años de edad, ya que su madre con quien convive había ido a su trabajo y tras golpearla, le robaron un teléfono celular.
Tras el lamentable episodio, los sujetos huyeron del lugar y la pequeña corrió hasta la casa de su abuela que vive en un barrio ubicado a varias cuadras de allí, para enterarla de lo ocurrido, pero aún así, la Policía que tomó el caso en sus manos, hasta el momento no tiene datos de los delincuentes que consumaron el hecho.
LE PEGARON
Según la información remitida a EL PUEBLO por fuentes policiales, la niña de 12 años de edad se encontraba sola en su casa, ya que su madre había salido a trabajar. Eran cerca de las ocho de la mañana cuando la joven que vive en una casa de dos pisos, se encontraba en el nivel de arriba y sintió ruidos que provenían de la planta baja.
Al bajar observó que en el interior de la casa había tres sujetos, uno de ellos se acercó y la golpeó, lastimándola y se retiraron de la finca, al parecer robando un teléfono celular. Tras esto, la niña, asustada, corrió a la casa de su abuela, ubicada en un barrio de la Zona Este y la dio por enterada.
Una vez esto, la abuela de la niña llamó a la Policía de la Seccional Primera que concurrió al lugar y tras tomar la denuncia, realizó diversas recorridas por la zona. Una vez allí, pudieron detener a dos individuos, que ya cuentan con diversos antecedentes penales por hechos delictivos, similares al ocurrido en este caso.
Sin embargo, luego de varias averiguaciones practicadas, ambos sujetos quedaron en libertad puesto que no fueron reconocidos por la denunciante y además que ellos, negaron totalmente su participación en este caso.
En ese sentido, la adolescente y su madre, manifestaron su temor por lo ocurrido, y la policía sigue trabajando en el caso, según admitieron los informantes a este diario, debido a la falta de temeridad de los delincuentes. Si bien se temió en principio que se tratara de un copamiento, la Policía tomó el caso como una suerte de robo con penetración domiciliaria, aunque dejaron entrever que es igual de preocupante.
RAPIÑERO
Un sujeto fue rapiñado cuando aceptó la ayuda de un hombre que se propuso darle una mano, cuando caminaba con su moto averiada a un costado. El caso se registró en la jurisdicción de la Seccional Cuarta, según informaron a este diario fuentes policiales.
Fue en la madrugada del pasado viernes, que un hombre venía caminando con su moto, la que estaba averiada, al costado. Iba camino a su casa de regreso de una salida nocturna. Todo esto, cuando de repente apareció un sujeto que se ofreció a ayudarlo para trasladar el vehículo, a lo que el motonetista, que estaba de malas, aceptó.
Luego de caminar algunos metros con éste y darse cuenta que no tenía manera de defenderse, el sujeto que apareció como un buen vecino a darle una mano, extrajo un cuchillo de entre sus ropas y lo asaltó.
Ante la sorpresa de su víctima, que lo había aceptado como un alma caritativa, le pidió el dinero que llevara consigo y además que le diera el casco que tenía en la mano, producto de la imposibilidad de poder trasladarse en el birrodado.
El sujeto le entregó los 70 pesos que llevaba consigo y el casco solicitado al rapiñero, quien se retiró del lugar. Pero como cometió el hecho a cara descubierta, la víctima del delito ofreció a la Policía de la Seccional Cuarta, los datos del rapiñero lo que posibilitó que la Policía pudiera capturarlo en las inmediaciones.
Ayer, el sujeto fue capturado y lo trasladaron a la sede policial donde permanece detenido a la espera de ser remitido ante la Justicia. Además, la Policía pudo incautar el casco robado y el cuchillo empleado para consumar la rapiña. Según los datos aportados a este diario, el delincuente sería consumidor de drogas, y estaba negociando el casco robado para conseguir pasta base a cambio.

Un caso de invasión de domicilio con ribetes de copamiento fue denunciado ante la Policía en una casa de la calle José Amorín días pasados. Pero si bien el hecho no trascendió demasiado públicamente, por el momento, la Policía tampoco pudo dar con los autores del caso, aunque en esa oportunidad sí detuvo a dos individuos con antecedentes que merodeaban la zona.

El violento caso ocurrió en horas de la mañana, cuando tres delincuentes ingresaron a una finca en la que se encontraba sola una niña de 12 años de edad, ya que su madre con quien convive había ido a su trabajo y tras golpearla, le robaron un teléfono celular.

Tras el lamentable episodio, los sujetos huyeron del lugar y la pequeña corrió hasta la casa de su abuela que vive en un barrio ubicado a varias cuadras de allí, para enterarla de lo ocurrido, pero aún así, la Policía que tomó el caso en sus manos, hasta el momento no tiene datos de los delincuentes que consumaron el hecho.

LE PEGARON

Según la información remitida a EL PUEBLO por fuentes policiales, la niña de 12 años de edad se encontraba sola en su casa, ya que su madre había salido a trabajar. Eran cerca de las ocho de la mañana cuando la joven que vive en una casa de dos pisos, se encontraba en el nivel de arriba y sintió ruidos que provenían de la planta baja.

Al bajar observó que en el interior de la casa había tres sujetos, uno de ellos se acercó y la golpeó, lastimándola y se retiraron de la finca, al parecer robando un teléfono celular. Tras esto, la niña, asustada, corrió a la casa de su abuela, ubicada en un barrio de la Zona Este y la dio por enterada.

Una vez esto, la abuela de la niña llamó a la Policía de la Seccional Primera que concurrió al lugar y tras tomar la denuncia, realizó diversas recorridas por la zona. Una vez allí, pudieron detener a dos individuos, que ya cuentan con diversos antecedentes penales por hechos delictivos, similares al ocurrido en este caso.

Sin embargo, luego de varias averiguaciones practicadas, ambos sujetos quedaron en libertad puesto que no fueron reconocidos por la denunciante y además que ellos, negaron totalmente su participación en este caso.

En ese sentido, la adolescente y su madre, manifestaron su temor por lo ocurrido, y la policía sigue trabajando en el caso, según admitieron los informantes a este diario, debido a la falta de temeridad de los delincuentes. Si bien se temió en principio que se tratara de un copamiento, la Policía tomó el caso como una suerte de robo con penetración domiciliaria, aunque dejaron entrever que es igual de preocupante.

RAPIÑERO

Un sujeto fue rapiñado cuando aceptó la ayuda de un hombre que se propuso darle una mano, cuando caminaba con su moto averiada a un costado. El caso se registró en la jurisdicción de la Seccional Cuarta, según informaron a este diario fuentes policiales.

Fue en la madrugada del pasado viernes, que un hombre venía caminando con su moto, la que estaba averiada, al costado. Iba camino a su casa de regreso de una salida nocturna. Todo esto, cuando de repente apareció un sujeto que se ofreció a ayudarlo para trasladar el vehículo, a lo que el motonetista, que estaba de malas, aceptó.

Luego de caminar algunos metros con éste y darse cuenta que no tenía manera de defenderse, el sujeto que apareció como un buen vecino a darle una mano, extrajo un cuchillo de entre sus ropas y lo asaltó.

Ante la sorpresa de su víctima, que lo había aceptado como un alma caritativa, le pidió el dinero que llevara consigo y además que le diera el casco que tenía en la mano, producto de la imposibilidad de poder trasladarse en el birrodado.

El sujeto le entregó los 70 pesos que llevaba consigo y el casco solicitado al rapiñero, quien se retiró del lugar. Pero como cometió el hecho a cara descubierta, la víctima del delito ofreció a la Policía de la Seccional Cuarta, los datos del rapiñero lo que posibilitó que la Policía pudiera capturarlo en las inmediaciones.

Ayer, el sujeto fue capturado y lo trasladaron a la sede policial donde permanece detenido a la espera de ser remitido ante la Justicia. Además, la Policía pudo incautar el casco robado y el cuchillo empleado para consumar la rapiña. Según los datos aportados a este diario, el delincuente sería consumidor de drogas, y estaba negociando el casco robado para conseguir pasta base a cambio.