Denuncian maltrato, violencia doméstica y varios hurtos

A las 12.30 de la víspera, una mujer que aseveró ser mayor de edad se comunicó con la central telefónica de la Jefatura de Policía para denunciar la situación de maltrato que presuntamente sufren dos niños de tres y ocho años, respectivamente, de parte de su madre. De acuerdo a la denunciante, la dama agrede diariamente a sus vástagos, por lo que solicitó que se tomen las medidas del caso dado que teme por la integridad física y la vida de los pequeños, de acuerdo a lo que indicó textualmente. El caso fue derivado a la Unidad Especializada en Violencia Doméstica, quien dio cuenta a la justicia. Enterado del hecho, el magistrado actuante dispuso que se indague al padre de los menores sobre si tiene conocimiento de la situación de los mismos, como así también a la abuela materna, para luego ser vuelto a enterar.
OTRO CASO DE
VIOLENCIA DOMÉSTICA
Un joven mayor de edad denunció a su hermano, también mayor, por agresiones verbales y amenazas. De acuerdo al denunciante, su hermano siempre fue una persona agresiva y es consumidor de algún tipo de sustancia que le es desconocida. El denunciado habitualmente insulta al resto de la familia “con el más bajo vocabulario” y “siempre rompe algo”, al punto de que las puertas de la casa “están todas marcadas con sus golpes”, según el denunciante, quien solicita que su hermano cese las agresiones hacia su persona y los demás integrantes de la familia, ya que teme que “la cosa pase a mayores”. El caso está en la órbita de la Unidad Especializada en Violencia Doméstica.
ATRAPADO CON DOS
SILLAS PLEGABLES
Una patrulla de la seccional 2ª que se encontraba haciendo una recorrida por su jurisdicción, a las 6.30 de la mañana divisó a un hombre que se desplazaba transportando dos sillas plegables de madera. Al darse cuenta de la presencia policial, el sujeto lanzó las sillas y se dio a la fuga. Tras una rápida persecución, los agentes del orden detuvieron al indagado, quien tras no poder justificar la procedencia de las sillas que llevaba y ante la falta de respeto exhibida ante los policías, terminó detenido.  En la propia sede policial, el sujeto se contradijo varias veces en su intento por explicar de dónde había sacado los objetos en cuestión. Ante la presunción de que el indagado se encontraba alcoholizado, se le practicó un examen de espirometría, que arrojó como resultado que tenía 40 decigramos de alcohol por litro de sangre. Enterado del caso, el magistrado actuante dispuso la libertad del sujeto y que las sillas permanezcan incautadas en la seccional 2ª hasta que aparezca su presunto dueño a reclamarlas.
HURTO EN INTERIOR
DE VEHÍCULO
Un hombre denunció que cerca de las 10 de la noche del jueves dejó un vehículo de su propiedad estacionado frente a su domicilio, con traba de seguridad colocada. A las siete de la mañana, el susodicho fue alertado por un vecino de que un joven había salido de su vehículo llevando algo en sus manos, no pudiendo ver qué era exactamente. El damnificado constató que el vehículo había sido forzado y que el interior del mismo estaba en completo desorden, faltando un parlante de color negro que se encontraba en la parte trasera del vehículo y un parlante de color rojo con una franja de metal al medio que estaba ubicado en el frente. El ladrón “arrancó” los parlantes y dejó “todos los cables colgados”, según especificó el denunciante en la seccional 5ª, donde fue recibida la denuncia. El perjuicio económico fue valuado en 5.000 pesos, entre los daños ocasionados al vehículo y los bienes robados. El rodado no posee seguro.
PECULIAR ROBO
DE COMPUTADORA
La oportunidad hace al ladrón, dice un viejo refrán que podría aplicarse al caso de una dama, que dejó su computadora XO del Plan Ceibal en el baúl de su motocicleta, frente a su domicilio. Un delincuente que pasó por el lugar se llevó la notebook sin demasiado esfuerzo, dado que según la damnificada “el baúl se abre fácilmente”, por lo que no hubo necesidad de forzarlo. El hecho es investigado por la seccional 2ª.

A las 12.30 de la víspera, una mujer que aseveró ser mayor de edad se comunicó con la central telefónica de la Jefatura de Policía para denunciar la situación de maltrato que presuntamente sufren dos niños de tres y ocho años, respectivamente, de parte de su madre. De acuerdo a la denunciante, la dama agrede diariamente a sus vástagos, por lo que solicitó que se tomen las medidas del caso dado que teme por la integridad física y la vida de los pequeños, de acuerdo a lo que indicó textualmente. El caso fue derivado a la Unidad Especializada en Violencia Doméstica, quien dio cuenta a la justicia. Enterado del hecho, el magistrado actuante dispuso que se indague al padre de los menores sobre si tiene conocimiento de la situación de los mismos, como así también a la abuela materna, para luego ser vuelto a enterar.

OTRO CASO DE VIOLENCIA DOMÉSTICA

Un joven mayor de edad denunció a su hermano, también mayor, por agresiones verbales y amenazas. De acuerdo al denunciante, su hermano siempre fue una persona agresiva y es consumidor de algún tipo de sustancia que le es desconocida. El denunciado habitualmente insulta al resto de la familia “con el más bajo vocabulario” y “siempre rompe algo”, al punto de que las puertas de la casa “están todas marcadas con sus golpes”, según el denunciante, quien solicita que su hermano cese las agresiones hacia su persona y los demás integrantes de la familia, ya que teme que “la cosa pase a mayores”. El caso está en la órbita de la Unidad Especializada en Violencia Doméstica.

ATRAPADO CON DOS SILLAS PLEGABLES

Una patrulla de la seccional 2ª que se encontraba haciendo una recorrida por su jurisdicción, a las 6.30 de la mañana divisó a un hombre que se desplazaba transportando dos sillas plegables de madera. Al darse cuenta de la presencia policial, el sujeto lanzó las sillas y se dio a la fuga. Tras una rápida persecución, los agentes del orden detuvieron al indagado, quien tras no poder justificar la procedencia de las sillas que llevaba y ante la falta de respeto exhibida ante los policías, terminó detenido.  En la propia sede policial, el sujeto se contradijo varias veces en su intento por explicar de dónde había sacado los objetos en cuestión. Ante la presunción de que el indagado se encontraba alcoholizado, se le practicó un examen de espirometría, que arrojó como resultado que tenía 40 decigramos de alcohol por litro de sangre. Enterado del caso, el magistrado actuante dispuso la libertad del sujeto y que las sillas permanezcan incautadas en la seccional 2ª hasta que aparezca su presunto dueño a reclamarlas.

HURTO EN INTERIOR DE VEHÍCULO

Un hombre denunció que cerca de las 10 de la noche del jueves dejó un vehículo de su propiedad estacionado frente a su domicilio, con traba de seguridad colocada. A las siete de la mañana, el susodicho fue alertado por un vecino de que un joven había salido de su vehículo llevando algo en sus manos, no pudiendo ver qué era exactamente. El damnificado constató que el vehículo había sido forzado y que el interior del mismo estaba en completo desorden, faltando un parlante de color negro que se encontraba en la parte trasera del vehículo y un parlante de color rojo con una franja de metal al medio que estaba ubicado en el frente. El ladrón “arrancó” los parlantes y dejó “todos los cables colgados”, según especificó el denunciante en la seccional 5ª, donde fue recibida la denuncia. El perjuicio económico fue valuado en 5.000 pesos, entre los daños ocasionados al vehículo y los bienes robados. El rodado no posee seguro.

PECULIAR ROBO DE COMPUTADORA

La oportunidad hace al ladrón, dice un viejo refrán que podría aplicarse al caso de una dama, que dejó su computadora XO del Plan Ceibal en el baúl de su motocicleta, frente a su domicilio. Un delincuente que pasó por el lugar se llevó la notebook sin demasiado esfuerzo, dado que según la damnificada “el baúl se abre fácilmente”, por lo que no hubo necesidad de forzarlo. El hecho es investigado por la seccional 2ª.