Denunció a sus hermanos porque roban para comprar pasta base

En drama terrible vive una familia del barrio Calafí. Dos hermanos de una misma familia fueron denunciados ante la Policía por el resto de los integrantes de la familia, debido a que son personas dedicadas al ocio y que últimamente han ejercido violencia contra sus propios hermanos, para robarle sus pertenencias y así comprar pasta base. Ahora el caso está en manos de la Justicia.

ANOCHE

El arrebato de un bolso con dinero y documentos a una mujer mayor de edad se produjo en la noche de ayer en un supermercado de la zona oeste de la ciudad, cerca de la Costanera Sur. Los autores de este hecho delictivo, andaban en moto, a cara descubierta y estarían plenamente identificados por la Policía.

Se registró en un supermercado de la calle San Martín sobre las inmediaciones del barrio del mismo nombre. Sobre las nueve y cuarto de la noche de ayer, una mujer salía del supermercado cuando se le apersonó un sujeto, alto, delgado, de pelo largo y morocho, según declaró la víctima minutos después de haber sido robada a la Policía.

Al parecer el sujeto estaba con un acompañante que lo aguardaba en moto cuando éste se lanzó sobre una mujer que salía del lugar y le arrebató su bolso, se subió rápidamente a la moto y fugó con su compañero mientras la víctima se levantaba del suelo.

Estos se desplazaban en una moto Yumbo Max de color negro y andaban sin casco. La Policía los tiene identificados por sus apodos.

ROBARON

EN UNA CASA

El robo en una finca fue denunciado el pasado fin de semana ante la Seccional Quinta de Policía. La denuncia provino de un hombre de 45 años de edad, domiciliado en la calle Bolivia al 1300, quien expresó que dejó sola su vivienda cerca de las cuatro de la tarde del domingo y a su regreso, sobre las nueve de la noche, notó que le habían forzado la reja de una ventana, que está ubicada al fondo de la finca, al tiempo que encontró el interior de la misma en completo desorden.

Al revisar sus pertenencias, pudo constatar la falta de una computadora Notebook de color negro, dos teléfonos celulares marca Sony Ericsson, un celular marca Motorola modelo W 220, un celular marca Alcatel y un cuchillo marca tramontina de 35 centímetros de hoja. No se localizaron testigos de lo ocurrido y la Policía continúa con las averiguaciones correspondientes al caso.

A LA CÁRCEL

Dos personas fueron procesadas con prisión preventiva por estar vinculadas al tráfico de estupefacientes. El procedimiento fue realizado el pasado 5 de noviembre por el personal de la Dirección de Investigaciones de la Jefatura de Policía.

El procedimiento comenzó cuando el personal de la mencionada repartición policial luego de averiguaciones realizadas y de datos obtenidos, procedió a la detención de dos hombres de 22 y 23 años de edad respectivamente, incautándoles a los mismos tres envoltorios con marihuana.

En ese momento, estas personas fueron trasladadas hasta la sede policial donde fueron averiguados al respecto. Allí continuaron con las actuaciones y  procedieron a la detención de varias personas mayores de edad, quienes fueron indagadas sobre su relación con el tráfico de drogas que se sospechaba de los dos detenidos anteriores.

Este caso fue puesto en conocimiento de la Justicia competente quien dispuso la conducción de los detenidos hasta la Sede Judicial, donde culminadas las actuaciones el pasado domingo, ya que la magistrado actuante solicitó que se le diligenciaran diversos medios probatorios, dispuso el procesamiento con prisión, de un hombre de 20 años de edad, de iniciales J.S.A  y de un hombre de 26 años de edad, de iniciales A.S.P.M, por la comisión de “un delito continuado de suministro de estupefacientes”.

COMPRAN DROGA

Un nuevo caso de agresiones verbales y físicas en una misma familia fue denunciado ante la unidad de violencia doméstica de la Policía el pasado fin de semana.

La denuncia la formuló una mujer de 27 años de edad, domiciliada en Barrio Calafi I, contra sus dos hermanos, expresando que ambos son agresivos en forma verbal y física contra la familia. Uno de los principales problemas es que  además ambos serían consumidores de pasta base, no estudian ni trabajan y continuamente le sustraen los bienes de la casa para venderlos y obtener dinero para comprar drogas. Solicitando el retiro de los mismos del hogar ya que se ha vuelto imposible la convivencia con estos. La Policía puso el caso en manos de la Justicia competente quien actúa al respecto.