Desde los clubes: “no hay que hacerle el caldo gordo a la Liga”

El lunes a la noche en el Consejo Superior de la Liga Salteña de Fútbol, entre otros aspectos, no solo se pactó la fecha para el próximo domingo. También con la mira puesta en la semana próxima. Hay que tener en cuenta que el 25 de agosto no se jugará fútbol, teniendo en cuenta el feriado. A los efectos de no resignar fechas, y evitar implícitamente la suspensión de la etapa, se acordó jugarla entre jueves y viernes.
Cuando se ingresó directo a la fijación, el presidente de la Liga Salteña de Fútbol, planteó que “hicimos una planificación para la fecha: dos partidos por noche en el Dickinson”, En lo inmediato, Luis Alberto Arreseigor encontró opositores en el camino. Ocurre que desde determinados clubes, por nada se pretendía perder el derecho de locatario. Lo real es que la intención de los neutrales, supo de un par de minutos de vida, para luego pasó a condenarse frente a las posiciones contrarias que fueron plasmándose.
LA POSTURA CLUBISTA
Aunque no se lo diga a cal y canto en el Consejo Superior, desde los clubes de la “A” existe una postura: “No hay que hacerle el caldo gordo a la liga y no jugar en el Dickinson, es la manera más concreta para amparar ese fin”. El objetivo de Arreseigor y sus compañeros neutrales fue concreto. Los clubes se alinearon claramente en la vereda de enfrente. Consecuencia: ninguno de los seis partidos de la séptima fecha se jugará en el Dickinson. De acuerdo a lo que se trasmitiera a cronistas de EL PUEBLO, “lo del domingo pasado con Universitario-Chaná y Ferro-Ceibal fue una excepción”, aludiéndose a “la buena voluntad de Ferro”. Pero de aquí al final del torneo “las excepciones serán mínimas”.

El lunes a la noche en el Consejo Superior de la Liga Salteña de Fútbol, entre otros aspectos, no solo se pactó la fecha para el próximo domingo. También con la mira puesta en la semana próxima. Hay que tener en cuenta que el 25 de agosto no se jugará fútbol, teniendo en cuenta el feriado. A los efectos de no resignar fechas, y evitar implícitamente la suspensión de la etapa, se acordó jugarla entre jueves y viernes.

Cuando se ingresó directo a la fijación, el presidente de la Liga Salteña de Fútbol, planteó que “hicimos una planificación para la fecha: dos partidos por noche en el Dickinson”, En lo inmediato, Luis Alberto Arreseigor encontró opositores en el camino. Ocurre que desde determinados clubes, por nada se pretendía perder el derecho de locatario. Lo real es que la intención de los neutrales, supo de un par de minutos de vida, para luego pasó a condenarse frente a las posiciones contrarias que fueron plasmándose.

LA POSTURA CLUBISTA

Aunque no se lo diga a cal y canto en el Consejo Superior, desde los clubes de la “A” existe una postura: “No hay que hacerle el caldo gordo a la liga y no jugar en el Dickinson, es la manera más concreta para amparar ese fin”. El objetivo de Arreseigor y sus compañeros neutrales fue concreto. Los clubes se alinearon claramente en la vereda de enfrente. Consecuencia: ninguno de los seis partidos de la séptima fecha se jugará en el Dickinson. De acuerdo a lo que se trasmitiera a cronistas de EL PUEBLO, “lo del domingo pasado con Universitario-Chaná y Ferro-Ceibal fue una excepción”, aludiéndose a “la buena voluntad de Ferro”. Pero de aquí al final del torneo “las excepciones serán mínimas”.