Después de la caída, que sea noche para renacer

Los males que Salto reveló en Guichón, debieran ser expulsados. La no repetición, es un síntoma a favor de una evolución del equipo, en secuencia clave de la llave que a excepción de Bella Unión, incluye a cuatro postulantes para dos plazas: Guichón, Artigas, Salto y Tacuarembó.
En el caso de la selección “naranjera” y Tacuarembó, con 8 puntos en la tabla, a 2 del sorprendente Guichón, ahora en condición de puntero exclusivo. Para Salto, tendrá que ser noche de renacer, porque además, enfrenta a un rival directo. El mismo Tacuarembó que en los últimos años, se fue transformando en sombra negra de Salto. No solo empatando en alguna ocasión, sino ganando también. El antecedente en sí mismo no pesa. La estadística no gana partidos, pero tampoco está demás apelar a esas historias adversas, no tan lejanas en el tiempo.
REFRESCANDO LA IDEA
Es cierto. La selección que orienta Alcides Edgardo Nieto ha sabido de vaivenes. Le ha costado una estabilidad real en materia de rendimiento, aunque en la mayoría de los partidos, no ha renegado nunca de la vocación ofensiva. La ha tenido, más allá de errores conceptuales, como frente a Bella Unión en casa y ante Guichón de visitante, con el centro aéreo transformándose en vehículo de llegada. En la pasada fecha, a Salto le costó localizar el rumbo y en algún momento pagó caro la insuficiencia defensiva. La ausencia de orden. Para el juego de esta noche, Nieto dispondrá de todo el plantel, por lo que podrá rearmar la estructura y tornarla viable, de acuerdo al imperativo que rige. Salto debe refrescar la idea. Es lo que debe importar como norte.
DE AQUEL PARTIDO EN TACUAREMBÓ
Fue 0 a 0 en el estadio 18 de Julio, en ocasión de la primera rueda. Fue un Salto inteligente, a tal punto que a veces disponiendo la pelota por menor tiempo, supo encandilar de contragolpe y provocar más de una situación. ¿La verdad?: hasta pudo vencer. Ese Salto, plasmó equilibrio y certeza argumental.
Hoy en el Dickinson, Salto debiera producir un rol protagónico, porque simplemente está obligado. ¡Pero también Tacuarembó lo está! O sea: lo de hoy en materia de necesidad rige para los dos. Eso está claro. Clave para Salto: menos torbellino y más razón. Al fin de cuentas: compaginarse mejor. Tendrá que adoptar recaudos. No exponerse.
Básico: vencer. Eso por sobre todo. Y si el rendimiento se transforma en plataforma, tanto mejor.
A Salto le restan 9 puntos. Hoy con Tacuarembó. Los dos últimos, fuera de casa. Primero en Bella Unión y después en Artigas. Pregunta: ¿existe un riesgo declarado, o simplemente no?

Con los 11

La inapelable base que dispone Alcides Edgardo Nieto, en materia de integración de cara al juego ante Tacuarembó, por la tercera fecha de la segunda rueda en la zona del Litoral-Norte de la Copa del Interior. Es día de retorno para quienes permanecieron al margen por suspensión, mientras Elbio José Conti, igualmente con la vía abierta tras la ausencia ante Guichón. Hay que apuntar a estos más que factibles 11 de arranque: Carlos Eduardo Regueira; Ricardo Javier Gómez, Christian Alberto Cavani, Elbio José Conti y Marcelo Adrián Cavani; José Andrés González, Juan Darío Rondán, Fabio Andrés Rondán, Ricardo Gabriel Laforcada; Luis Alfredo “Tití” Leguísamo y George dos Santos. Si la integración se confirma en estos términos, las consumadas reapariciones de Fabio Rondán y Christian Cavani, en tanto surge la afirmación de Ricardo Laforcada, tanto frente a Artigas como ante Guichón, la más saliente expresión individual. Con 3 goles a su vez, George dos Santos, como máximo goleador de Salto en lo que va transcurriendo de la zona Litoral Norte de la Copa Nacional de Selecciones.