Destacado seminario de sociología habrá en Montevideo

Con la participación de docentes de la sede Salto de la Universidad de la República, tanto en la organización como en las ponencias, los próximos días 9 y 10 de julio, en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República (sede Montevideo), se realizará el XXVII Seminario Internacional de AISOC (Asociación Iberoamericana de Sociología de las Organizaciones y Comunicación) 2015.
En esta oportunidad el Seminario abordará la temática: organizaciones – sociedad, una relación compleja: nuevas estrategias, nuevos actores.
La AISOC, es presidida actualmente por el Dr. Alejandro Noboa, su Junta Directiva es integrada por la docente de la sede Salto de UdelaR, Lic. Natalie Robaina.
Los destacados docentes que integran el comité científico nacional son: Natalie Robaina (Universidad de la República), Fernando Alonso (Universidad de la República), Natalia Bisio (Universidad de la República), Mariano Suárez (Universidad de la República), Leticia Pou (Universidad de la República), Marisabina Minteguiaga (Universidad de la República), Ana Abarno (Universidad de la República) Cristina Rundie (Universidad de la República), Rosmary Negrín (Universidad de la República) y Alejandro Noboa (Universidad de la República).
LAS CIENCIAS SOCIALES PARA EL ESTADO Y
EL MERCADO
En este seminario, la AISOC pone a discusión un fenómeno que se está extendiendo por toda Iberoamérica, sea por la adopción que de ellas hacen los gobiernos, los ciudadanos y/o las instituciones que desarrollan actividades en los territorios. La intensificación de los procesos de implicación de la ciudadanía en la gestión pública tanto en la toma de decisiones, como en la ejecución y la evaluación de las políticas públicas ha estimulado el debate en torno a las estrategias y mecanismos más adecuados para ello. A veces el debate se centra en el diseño de los procesos, otras veces en la motivación de los participantes y otras en la participación de actores fuertes.
Lo cierto es que estos procesos se han puesto a andar en todo el mundo iberoamericano y los impactos sociales son múltiples en las instituciones públicas. Reflexionar sobre estas cuestiones es hoy una tarea imprescindible. La política pública o el desempeño de una institución pública están exigidas por el mandato de implicar a sus públicos en la gestión de sus asuntos, tanto en la toma de decisiones sobre ella como en la implementación y en la ejecución.
Transparencia, eficacia y sostenimiento de la propuesta, parecen ser las motivaciones principales que amparan este tipo de emprendimientos participativos a nivel de las instituciones públicas. Lo cierto es que desde el Estado se están generando estos procesos de manera intensa incluso dotándolos de sumas presupuestales interesantes para la realización de mejoras que impacten en la calidad de vida de los ciudadanos.
Por otro lado y en el mundo del mercado, las empresas también se han visto compelidas a pensar en las comunidades que les acceden por diversos motivos, ya no en los términos tradicionales que aquel describe (oferta y demanda de productos y servicios), sino que a través de sus propios trabajadores, por su ubicación geográfica cercana a comunidades de vecinos, o con el objeto de fidelizar a sus clientes, se han disparado los programas que involucran a las empresas en eventos y prácticas sociales relevantes conocidos como Planes de Responsabilidad Social Empresarial que asumen infinidad de modalidades que merece la pena sopesar y debatir.