Destacaron la lucha y el coraje por lograr la existencia de una prensa libre en Venezuela, donde el régimen la ataca

Los Premios Ortega y Gasset se convierten en un clamor a favor de la libertad de expresión.
Una triste ausencia ha marcado el tono festivo en la entrega de los Premios Ortega y Gasset de Periodismo celebrados en la sede de CaixaForum en la ciudad de Madrid, España. Se trata de Teodoro Petkoff, de 83 años, símbolo de la resistencia democrática en el periodismo de Venezuela, quien se ha visto obligado a intervenir a la distancia a través de un vídeo.
El Gobierno de Nicolás Maduro le ha prohibido salir del país para recoger el premio a la trayectoria profesional, otorgado por unanimidad. “Tengo el país por cárcel”, ha clamado con voz potente y clara a través de un vídeo, el fundador del diario Tal Cual, una referencia política e informativa en favor de la libertad de expresión desde hace 15 años en Venezuela, que se vio forzado a cerrar en marzo pasado y lucha ahora por sobrevivir en el mundo digital.
Un diario que, en palabras de Petkoff, es “vocero de los mejores intereses y aspiraciones de los venezolanos que queremos vivir en un país democrático, abierto y seguro para todos”. Fueron pocas las palabras, pero contundentes, un clamor por la libertad y los derechos. El informador ha denunciado que el régimen chavista conculca derechos fundamentales. “Este es un premio a la Venezuela luchadora, empeñada en vivir democráticamente”, añadió.
Las palabras del combativo informador han marcado la entrega de la 32ª edición de los galardones que otorga el diario EL PAÍS, a la que asistieron destacadas personalidades del ámbito de la política, la cultura y la economía. Ha abierto el acto el director del diario EL PAÍS de Madrid (organizador de este evento cada año) el periodista Antonio Caño, quien ha ensalzado la profesión periodística como una herramienta para “conocer, innovar y contar su tiempo con valentía y sin nostalgia”.
Todos los focos han estado puestos en Venezuela. Una gran expectativa ha rodeado la presencia del expresidente del Gobierno Español a mediados de la década del 80, el socialista, Felipe González, quien se ha ofrecido a defender a los líderes de la oposición venezolana encarcelados, y que fue el encargado de recoger el premio otorgado a Petkoff.
Un hombre, según González, que es “la conciencia crítica irreductible de la izquierda, que cree en la libertad de los lectores y de los electores. Por eso molesta tanto y a tantos”. El líder socialista ha anunciado que días después de recibir el premio por el periodista venezolano viajó días después a Caracas, a pesar de haber sido declarado persona non grata por las autoridades del país latinoamericano.
PRENSA LIBRE Y DE DENUNCIA
La defensa de la prensa libre y la denuncia del autoritarismo del régimen chavista ha planeado sobre la ceremonia de entrega de los galardones. El escritor y premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, columnista del diario EL PAIS de España, encargado de la clausura del acto, ha tenido palabras emotivas ante la valentía de un hombre como Petkoff.
“Es un premio muy justo para alguien que es un símbolo de la resistencia democrática a un régimen que va cerrando cada vez más los espacios pequeños donde todavía podía funcionar un periodismo independiente y crítico. Nadie ha utilizado con más valentía y lucidez las convicciones democráticas”, ha dicho Vargas Llosa.
“Ha demostrado que el régimen de Chávez y ahora el de Maduro no es como pretenden, un régimen progresista y de grandes reformas sociales, sino que se trata de un régimen autoritario, caudillista y populista”, ha añadido.
Y ha considerado a Petkoff “un ejemplo de serenidad, acción democrática y espíritu de resistencia en un país donde la oposición está siendo acosada, perseguida, encarcelada, multada y enjuiciada. A él no le han quebrado”.
Tampoco a Gerardo Reyes, premio de periodismo digital por un reportaje sobre las mafias de la minería en Latinoamérica difundido en la web de Univisión, muy crítico con las amenazas que se ciernen sobre el periodismo de investigación. “El panorama es deprimente. Se elaboran leyes cada vez más sofisticadas, como, por ejemplo en Ecuador, donde se castiga no solo lo que se dice sino la intencionalidad”, ha señalado.
También en España la información sufre los efectos de un Gobierno cuyo presidente no contesta preguntas y comparece a través de un televisor de plasma. Es la crítica que hacen Pedro Simón y Alberto di Lolli, premio de periodismo impreso por la serie de reportajes “La España del despilfarro”, publicada por diario El Mundo de Madrid.
“Esto es gravísimo. Los periodistas seguimos acudiendo a esas comparecencias en las que no se nos permite preguntar; hemos asumido una norma aprobada en el Congreso por la que se nos prohíbe hacer fotos de los parlamentarios en sus escaños utilizando dispositivos electrónicos”, han destacado.
Simón ha querido resaltar la precariedad de un oficio que muchos han tenido que abandonar “para poner copas en los bares y poder sobrevivir”. “Es el precariodismo, que ha acabado con 12.000 puestos de trabajo desde que empezó la crisis en España”, ha deplorado el reportero en sus declaraciones durante la entrega del Premio.
El fotógrafo José Palazón ha animado a sus colegas a seguir haciendo fotos, a que nunca falte la tinta en la pluma. “Que no se apague la voz”, ha proclamado al recoger un premio que ha dedicado “a todos aquellos que han estado, codo con codo, en la valla de Melilla, oponiéndose a la política de fronteras hispanomarroquí: activistas, fotógrafos, plumillas, juristas…”.
El acto ha sido clausurado por el presidente del diario EL PAÍS de Madrid, el exdirector del periódico, Juan Luis Cebrián, quien evocando a Larra, ha hablado de paraperiódicos y ha resaltado que “no puede haber libertad de expresión si no hay un marco de libertades”.
Cebrián ha reivindicado el papel de la Transición, tan criticada hoy, por cuanto supuso la recuperación de la libertad por parte de presos encarcelados por sus ideas.
“La libertad es un bien escaso siempre amenazado.
Es un bien difícil de conseguir y fácil de perder.
Me satisface que esta sesión haya sido un reconocimiento a la libertad y que sirva de recuerdo a los españoles para cultivarla y conquistarla cada día”, ha dicho.