Destino de Guichón y tiene un sueño para contar: ¡ser, Salto!

Es el día del estreno. Porque además nace la nueva edición del Campeonato del Interior y en la llave de Salto, las sumas de Liga Agraria, Paysandú y Guichón. Es una de las series en el mapa y de los cuatro, clasifican dos. Partidos de ida y vuelta. 12 puntos sobre la mesa. La historia deja en claro: con 8 unidades conquistadas al cabo de la primera fase, se puede avanzar a la segunda. Es por lo demás, el retorno del clásico entre Salto y Paysandú, el más añejo de todos en la historia.
Y como novedad, este retorno de la Liga de las Colonias Agrarias, después de algunos años de ausencia. Las motivaciones andan, se generan y buscan germinar sobre todo, desde la elocuencia de los resultados, más allá del rendimiento.
BAJANDO
EL LITORAL
El Salto en manos de Alcides Edgardo Nieto juega de visitante esta noche desde las 22 horas frente a Guichón, en aquel suelo del interior sanducero. Es el destino de Salto, en esta hora del debut. En la edición pasada, la derrota de los nuestros por 2 a 1. El «Bujía» DT no archiva de la memoria aquel antecedente.
No por nada mira de reojo a Guichón y no lo descalifica del radar. Sabe que tiene un enemigo capaz de comprometerlo.
LA DEUDA
DEL GOL
Frente a cronistas de este diario, el estratega «naranjero», planteó límites que el equipo establece, sobre todo, de mitad de cancha para arriba.
Para Nieto, «la clave de ir mejorando en esa materia, para ser eficaces, porque ganar pasa por esa condición».
La ausencia de Alexander Píriz en el combinado, supone no disponer del cañonero en la temporada. Y no solo por el gol, sino por la certeza de movimientos a los efectos mismos de perforar oposiciones. Si el gol por ahora es una deuda, hay que pensar en saldarla.
EL SUEÑO
PARA CONTAR
A esta selección salteña, a despecho de los rivales, no le vale otro sueño que el de campeón. Y es el sueño que tiene para contar y nada más potencial en el horizonte, que ser Salto desde la esencia primero, hasta desembocar en el tránsito después. Los cuatro volantes por el medio, acaso la zona más monolítica del combinado (Menoni, Darío y Fabio Rondán, más José González), en tanto Laforcada clama por el mejor socio posible: Pablo González o Luis Leguísamo. Es acaso el primer partido, un muestreo de opciones, perspectivas, tendencias de rendimientos o influencias.
A la hora de la teoría, Alcides Edgardo Nieto, invoca el «intentar ganar, pero tampoco un empate de visitante es mal resultado».
En tanto SER SALTO, se transforma en consigna ineludible. ¿También sostenible?