Detección de Anemia

Con la Dra. María José Rodríguez Cabalgante.Prof. Adj. Clínica Pediátrica – Regional Norte y las Licenciadas en Enfermería: Marcela Fernández y Patricia Pinasco.
Un estudio de investigación detectó Anemia en el 17% de los niños de ocho meses, asistidos en el Centro Pediátrico del Centro de Asistencia Médica de Salto

El grupo conformado por las Licenciadas en Enfermería Marcela Fernández y Patricia Pinasco, junto a la Pediatra Dra. María José Rodríguez, han realizado un estudio de investigación para determinar la incidencia de anemia y los factores de riesgo que se asocian con esta enfermedad, en el año 2016.
Encontraron en el mencionado estudio, que la anemia se encuentra presente en diecisiete, de cada cien niños asistidos.
Dialogaron en exclusiva con EL PUEBLO, para dar a conocer junto a la importancia del tema, cómo es que se llega a alcanzar en este preocupante diagnóstico, una prevención, tan acertada en estos casos:

Dra. Mª José Rodríguez y Licenciadas en Enfermería Marcela Frenández y Patricia Pinasco

Dra. Mª José Rodríguez y Licenciadas en Enfermería Marcela Fernández y Patricia Pinasco

¿Por qué realizó el equipo, este estudio sobre anemia?
La deficiencia de hierro incluíida la anemia, es la deficiencia nutricional más frecuente y más grave a nivel mundial.
Tanto en países en vías de desarrollo, como industrializados.
Las adolescentes, las embarazadas y los niños/as menores de dos años constituyen los grupos más vulnerables para su desarrollo.
La anemia es una enfermedad multifactorial, donde interactúan muchos factores que empiezan a actuar incluso antes de que el niño crezca y su importancia radica en sus efectos, que permanecen durante toda la vida.
¿Cuál es la importancia que debemos darle al tema?
Datos previos en nuestro país mostraron cifras alarmantes.
Por ejemplo un estudio realizado por el programa Uruguay Crece Contigo, mostró una prevalencia de 39% en niños de hogares de menos ingresos y de 12% en aquellos con ingresos más altos. Según la región del país, se detectó un 24% en Montevideo contra 39% en el interior del país.
Motivadas por conocer nuestra realidad, e identificar factores de riesgo en los cuales poder actuar, para evitarlos y fomentar aquellos protectores, fue que diseñamos el presente estudio.
¿En qué consiste la Anemia?
La anemia se define por la disminución de la Hemoglobina (proteína que transporta el hierro en la sangre); que siguiendo la definición de la Organización Mundial de la Salud, se diagnostica: cuando es menor, a 11 gr/dl.
Y se clasifica: como leve, cuando su valor está entre 11 y 10; moderada cuando su valor está entre 10 y 7 y es severa, cuando es menor a 7.
¿Cuáles son los efectos negativos que tiene sobre el individuo?
Diferentes estudios en animales y humanos han mostrado el efecto negativo de la anemia sobre el desarrollo; el aprendizaje y la conducta.
El hierro participa en diferentes procesos del desarrollo cerebral: metabolismo de las neuronas, la función de los neurotransmisores y la mielinización. Se entiende entonces que el tiempo en el que se da la anemia es crítico, ya que es durante el primer año de vida cuando ocurre el mayor desarrollo cerebral.
Otro dato muy importante es que estos efectos son irreversibles a pesar de la corrección de la anemia. Hay estudios que tomaron en cuánta el coeficiente intelectual de niños que habían tenido anemia en los primeros años de vida y los compararon contra los que no y encontraron una diferencia de diez puntos como promedio por debajo en aquellos que habían tenido anemia.
¿Cómo podemos evitar la aparición de la anemia y sus efectos en nuestros niños?
Como dijimos, la anemia es multifactorial y debemos tomar conciencia de ello.
Como mujeres, debemos recibir hierro durante el embarazo de forma preventiva ya que el feto va a llenar sus depósitos de hierro, a partir de los depósitos maternos.
Una vez nacido el niño, se debe administrar hierro de forma preventiva ya que la cantidad que recibe de la dieta, no es suficiente para mantener los niveles en valores adecuados.
El pediatra recomendará el inicio de hierro al mes de vida si fue gemelar, prematuro o bajo peso o a los cuatro meses de vida si no cumple con estos criterios y la misma debe prolongarse hasta los veinticuatro meses (aunque no tenga anemia, ya que es a dosis preventivas). En caso de detectar anemia se aumentará la cantidad de Hierro que debe administrar, por un período de seis meses, volviendo luego a las dosis preventivas hasta los dos años.
La dieta.
La dieta que recibe el niño, es otro factor importantísimo.
La lactancia materna hasta los seis meses de forma exclusiva y luego como complementaria a los alimentos sólidos, es fundamental.
Otros factores importantes son la introducción precoz, a los seis meses de carnes (roja, blanca e hígado) y restringir la leche de vaca a 750 ml por día, en el niño menor de un año y a 500 ml por día en el mayor de un año.
Las proteínas de la leche de vaca determina pérdidas intestinales de hierro por micro-sangrados (que no lo vemos a simple vista), pero tienen un papel importante en el desarrollo de la anemia en el niño pequeño.
Otro factor a tener en cuenta es que el hierro a veces está presente de una forma que el intestino no lo puede absorber pero contamos con factores que favorecen su absorción como es la vitamina C. Por lo tanto su pediatra le recomendará el administrar jugo de naranja o de limón con las comidas con este fin: potenciar la mayor cantidad de absorción de hierro de los alimentos.
¿Cuáles son los datos de su estudio, a compartir con la población?
En primer lugar, decir que se detectó anemia en el 17% de los niños estudiados, que no es una mala cifra.
Estamos dentro de la media nacional; pero que es un desafío corregir los factores que la determinan y lograr bajar esta cifra. Fue leve en el 75 % de los casos y moderada en el 25%; no detectándose casos de anemia severa en el período estudiado.
En segundo lugar: contarle a la población, cuáles fueron los factores de riesgo (aumentan la incidencia de anemia cuando están presentes) y los factores protectores (disminuyen).
Se realizaron pruebas estadísticas y encontramos que los siguientes factores tienen significancia estadística.
Esto quiere decir, que no fue un hallazgo por el azar, sino que aumentan o disminuyen el riesgo SIEMPRE.
Factores Protectores:
Escolaridad materna (a mayor escolaridad, menor detección de anemia).
Administración de hierro durante el embarazo.
Incorporación precoz de carne, a la dieta del lactante (seis meses).
Factores de Riesgo
No administrar hierro preventivo.
Aporte de más de un litro de leche de vaca por día.
Anemia durante el embarazo.
Cordón Umbilical
La ligadura tardía del cordón umbilical, que no fue evaluada en nuestro estudio, también es otro factor con mucha importancia ya que esa transfusión madre-hijo es de radical importancia en los depósitos de hierro del recién nacido.
El cordón se debe ligar cuando deja de latir, como promedio entre los 30 – 60 segundos luego de nacer.
Queremos hacer una mención especial a las adolescentes de sexo femenino que inician pérdidas sanguíneas a nivel genital con las menstruaciones.
Si bien es un proceso fisiológico, debemos estar atentos a la magnitud del sangrado y fomentar hábitos saludables de alimentación con ingesta de alimentos ricos en hierro de forma diaria. Es una edad, donde confluye el inicio de pérdidas con restricciones dietéticas (presión social) que la exponen al desarrollo de anemia.
¿Consejos o sugerencias para las mamás con niños pequeños?
Finalizamos, diciendo que nuestros niños/as adolescentes deben acudir al control de los niños y acatar las recomendaciones establecidas por el pediatra, según lo establecido por la Sociedad Uruguaya de Pediatría y el Ministerio de Salud Pública para fomentar el correcto crecimiento y desarrollo.
Siendo esta la mejor manera de evitar enfermedades que son prevenibles y tan frecuentes como la anemia, la desnutrición/obesidad y los accidentes.
Mary Olivera.







El tiempo

Ediciones anteriores

abril 2017
L M X J V S D
« mar    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930