Doble crimen de Quebracho. La Policía reanuda la búsqueda del asesino esta mañana, está armado y es conocedor de la zona

Doble crimen de Quebracho. La Policía reanuda la búsqueda del asesino esta mañana, está armado y es conocedor de la zona

Varios helicópteros y un dron se sumaron a la búsqueda del hombre. Se sabe que está fuertemente armado y hay cierre departamental, así como también alerta en los departamentos limítrofes.
Llegó en bicicleta, alcoholizado y con el rifle en la mano, varios vecinos lo vieron pasar por el lugar, sabían quién era y qué hacía, pero nadie pensó que iba a tomar una decisión de esa magnitud. Los habitantes de Quebracho no salen de su asombro, tienen miedo y se sienten impotentes ante tanta tragedia.
Ayer, ante la presencia de la prensa, todos querían decir algo. Muchos vecinos se arrimaron para expresar lo que sentían y así se lo hicieron saber a todo el que llegaba a preguntar qué fue lo que había pasado ante tanto desastre.
Según informaron los distintos medios de comunicación, el caso ocurrió en horas de la madrugada de ayer miércoles, cuando un hombre fue a la casa de su expareja, rompió la puerta de entrada, una moto que tenían y antes de irse la amenazó de muerte. La mujer y su actual pareja fueron a la comisaría para denunciar el hecho. En el lugar contó que tiempo atrás había sufrido violencia doméstica por parte del hombre pero que nunca lo había informado ante las autoridades.
En el momento en que ambos se encontraban en la comisaría, el hombre, identificado como Martín Israel Bantancour Ruiz Díaz, de 32 años, volvió a la casa armado. En el lugar solo estaba la madre de la mujer, que al verlo decidió avisar a la Policía. Al llamado acudió solo un efectivo que momentos antes estaba asistiendo un accidente de tránsito.
Al verlo amenazando a la mujer con un arma de fuego vio al hombre y tras forcejear recibió un disparo. El hombre también mató a su exsuegra y se fue del lugar con la moto y el arma del policía.
Inmediatamente después fue a la casa de la actual pareja de su exmujer y la incendió. Prendió fuego la casa, las cosechadoras y también la moto policial en la que circuló hasta el momento. En el lugar no había nadie, el dueño del establecimiento dijo ayer de mañana a El País que calcula que los daños se valúan en un millón de dólares.
Luego de prender fuego el lugar, el hombre escapó para el monte y hasta la noche de ayer no había sido capturado, aunque muchos lo catalogaron como un buen conocedor de todo el lugar y aducían que el sujeto podía estar ya en cualquier lado, menos en la zona.
Fuentes de El País confirmaron que está fuertemente armado, tiene un rifle con mira telescópica y el arma policial que robó. Anoche la Policía suspendió la búsqueda y continuarían esta mañana para tratar de hallarlo.
El Ministerio del Interior pidió el cierre departamental y se alertó a los departamentos limítrofes. Se solicitó apoyo aéreo: un helicóptero de la Policía Nacional, el Águila Uno de la Unidad Aérea y uno de los helicópteros Robinson 44 Raven II, así como también un dron.
En base al protocolo de actuación para casos de violencia doméstica, se determinó que los efectivos brinden protección tanto para la mujer como para su familia, incluida su pareja.
La Fiscalía de Paysandú autorizó divulgar la foto del presunto autor del doble homicidio: Martín Israel Bentancour Ruiz Díaz, de 32 años. Informa además que tiene un antecedente sin prisión por receptación, de agosto de 2008.
El policía asesinado era Juan Carlos Oviedo. Tenía 25 años y dentro de dos semanas se iba a casar. El Ministerio del Interior informó que lo velarán mañana «con los honores fúnebres dispuestos para los policías caídos en acto directo de servicio». El velorio será en la sala 10 de Cochería San José (25 de Mayo y José Pedro Varela), de Paysandú. Y el sepelio será mañana 29 de marzo, a las 11:15 horas en Cementerio Central.
La mujer asesinada era Nelly Goyeneche (41). Tenía cinco hijos, de entre 19 y 24 años. Trabajaba como auxiliar de servicio en la Escuela Nº 74. Según allegados, era muy apreciada y «buena vecina». Toda la familia está ahora en la comisaría de Quebracho por miedo.
(En base a EL PAÍS Y REDACCIÓN)

Consternación e indignación

En la localidad de Quebracho todavía no salen de su asombro. Dos crímenes impactaron en la población, el homicidio de un policía cuando quiso proteger a una mujer y un femicidio casi al mismo tiempo. El asesino sigue prófugo y fuertemente armado. La población está desolada y EL PUEBLO habló con los vecinos y conocidos de las víctimas.

“Todos estamos conmocionados y consternados”, dijeron los pobladores del lugar consultados por EL PUEBLO

La ciudad de “Villa Quebracho” está realmente conmovida por el doble homicidio que en la víspera acaeció en la tranquila Semana Santa o de Turismo. En la medianoche de ayer las sirenas de las ambulancias advertían de un hecho de emergencia. Pero nadie sospechaba lo que tomó luz al amanecer, cuando en el pequeño pueblo del interior de Paysandú, corría la información de que habían matado a la “Ina” Goyeneche y que un joven policía había también caído muerto en dicho episodio. “Todos estamos conmocionados y consternados”. Esas palabras fueron comunes y ratificadas por pobladores del lugar a EL PUEBLO.
“INA”, UN JOVEN AGENTE POLICIAL Y UN PRÓFUGO
La fallecida es Nelly Elizabeth Goyeneche Pintos (de 41 años) conocida en la Villa como “Ina”. El policía, Juan Carlos Oviedo (de 25 años), estaba por salir de licencia y el 14 de abril próximo contraería matrimonio con una joven quebrachense. El asesino es Martín Israel Bentancourt, de 31 años. Hacía un tiempo que había terminado una relación amorosa con Valeria, la hija de “Ina”, con quien tiene una hija de siete años. Bentancourt había concurrido en horas de la tarde a la vivienda ubicada en calle Lavalleja, a metros de calle 18 de Julio (una de las arterias principales de la localidad), donde en el pasado vivió con Valeria, y que otrora fuera la “vieja casa de la Familia Goyeneche”, abuelos maternos de la que fue su pareja. Dicha presencia fue denunciada a la Policía, que cuando nuevamente fue advertida de la presencia de Bentancourt en la citada vivienda en la madrugada, se hizo presente en la persona del agente Oviedo, el que fue asesinado por el joven Martín Bentancourt en el momento de ofrecer resistencia a sus agresiones. En ese momento también es asesinada “Ina”, madre de Valeria.
INCENDIO EN PREDIO RURAL
Luego de ocurrido el doble crimen el agresor toma la motocicleta del agente policial y se dirige al establecimiento rural donde vive la actual pareja de Valeria, un predio ubicado a unos 15 kilómetros de Quebracho, propiedad de Ruben “Coto” Latapié, un conocido tambero y productor, que contaba con herramientas, tractores, maquinaria para la cosecha, automotores en el lugar, además de considerables instalaciones para llevar adelante la práctica de la lechería.
Una vez en el campo, Bentancourt procede a incendiar prácticamente todo lo que puede. Latapié dijo a los medios que no estaban en el establecimiento, ‘sino nos mataba”. Comentó que perdieron “todo”, expresando que el valor de dichos bienes sumaba un millón de dólares. Algunos vecinos indicaron a EL PUEBLO que “el Coto tenía un tractor que hacía muy poco había comprado”, además de la “cosechadora y una camioneta grande”. En la Villa no hay destacamento de Bomberos, lo que sumado a la no presencia de personas en el lugar, permitió que se produjera la pérdida total de los bienes.
GENTE COMÚN
Nelly Goyeneche era hija (menor) de Rogelio “Ruye” Goyeneche, un conocido poblador de Quebracho, vinculado laboralmente por mucho tiempo a OSE, y un ciudadano con participación en diversas organizaciones sociales vinculadas al deporte. Martín Israel Bentancourt Ruiz Díaz es un joven “normal y tranquilo”, dijeron algunos vecinos a EL PUEBLO. Trabajaba con un empresario agropecuario de la zona y otros productores.
Su entorno manifestó a este diario que Martín estaba muy afectado por la separación de su ex pareja, que incluía aspectos vinculados a la relación con su pequeña hija, y otros aspectos patrimoniales. En tanto que Juan Carlos Oviedo Custodio era un joven agente, que vivía en Paysandú pero trabajaba en Quebracho. Todos los días llegaba hasta la seccional 6ta. al ingreso mismo de la ciudad sanducera. Estaba de novio con una joven lugareña, con la que dentro de 16 días contraería casamiento. Su profesor de Derecho en el liceo Nocturno de Paysandú, durante el 2015 y el 2016, José Noriega, dijo a EL PUEBLO que “era un muchacho que viene de familia policial. Fue al nocturno un par de años. Terminando el turno se iba de noche y siempre llevaba mate. Buen tipo y medio carismático; siempre con una sonrisa, afable. Estudió a cuestas, con el esfuerzo de los que van de noche. Tenía un poco más de físico y altura que el promedio por eso siempre fue para adelante en uno que otro procedimiento. Lo conocían todos los compañeros”.
ARDUO TRABAJO POLICIAL
En Quebracho se hizo presente una considerable cantidad de efectivos policiales, que hasta la noche de ayer no habían dado con el agresor aún, el que se fugó “monte adentro”, y nadie descarta que por su conocimiento del lugar, haya cruzado la frontera hacia Argentina. Helicópteros, drones, efectivos de la Guardia Republicana y de otras seccionales sanduceras están en plena tarea de búsqueda. También hay una fuerte custodia de la familia de las víctimas. “Hay mucha Policía en la vuelta”, nos indica el periodista local Hugo Weber, que a renglón seguido, nos indica que “es lamentable que estemos en el ojo de la tormenta por estas cosas”.
CONSTERNACIÓN
Las familias involucradas en el hecho, los Goyeneche y los Bentancourt son muy apreciadas dentro del pueblo quebrachense. Se trata de los hijos “del Ruye Goyeneche y del Gordo Bentancourt”.
“Estamos todos consternados, son todos conocidos” le indican a EL PUEBLO.
Así se pudo apreciar en los momentos del sepelio de “Ina”, desarrollado en la tarde de ayer a escasas tres cuadras de la vivienda en donde se produjeron los crímenes.

 







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...