Dos “motochorros” arrebataron a una dama de 55 años, robándole un litro de leche, un par de lentes y un inhalador

Los “motochorros” volvieron a decir presente en las calles de la ciudad, en perjuicio de una mujer de 55 años. La víctima caminaba por Agraciada en la noche del sábado, cuando al llegar a la esquina de calle Irazoqui, apareció una motocicleta con dos individuos. Uno de ellos se bajó del vehículo y le arrebató el bolso a la dama, para subirse nuevamente al birrodado y retirarse del lugar.

En el bolso, la quincuagenaria llevaba un litro de leche, un par de lentes de receta y un inhalador que utiliza en caso de problemas respiratorios.

La mujer, visiblemente afectada por lo sucedido, concurrió inmediatamente a la seccional con jurisdicción en la zona para realizar la denuncia correspondiente, por lo que la Policía practica las averiguaciones del caso en pos de dar con el paradero de los “motochorros”.

ATRAPARON A DOS LADRONES

Dos hombres fueron atrapados con las manos en la masa, cuando se llevaban varias chapas de una finca ubicada en calle Ferrocarrilera al 900.

Los maleantes aprovecharon que el dueño de casa no se encontraba en el lugar, para ingresar al fondo de la propiedad y constatar que lo único de valor eran las chapas en cuestión. Para su infortunio fueron vistos por un vecino, quien inmediatamente llamó al dueño. Éste alertó a las autoridades policiales, que acudieron al lugar a los pocos minutos, encontrándose con los dos ladrones en plena tarea.

Los malhechores dejaron tiradas las chapas y se dieron a la fuga, por lo que la Policía montó un operativo de persecución, con el que finalmente pudieron atrapar a los dos hombres en el Parque Solari. Ambos serán trasladados hoy al Juzgado Penal de turno, donde el magistrado actuante decidirá qué castigo les aplicará por el intento de hurto.

HURTO EN CASA DESHABITADA

Una finca que se encuentra deshabitada en calle Julio Herrera y Obes al 500 fue visitada por los “amigos de lo ajeno”, quienes se llevaron lo poco que había en el interior de la misma.

Los ladrones desconectaron el calefón que estaba ubicado en el baño y lo hurtaron junto a dos colillas. Además, también robaron tres latas con pintura y una silla plegable.

La pintura había sido dejada unos días antes por el dueño de la casa, quien pretendía pintarla antes de ofrecerla en alquiler.

LOS CLÁSICOS ROBOS DE MOTOS

Los ladrones de motocicleta andan rondando las calles de la ciudad en busca de una nueva víctima. Y cuando ven un birrodado solo y no divisan moros en la costa, proceden a llevárselo. Las modalidades delictivas son variadas: algunos arrancan el vehículo con una habilidad especial y se lo llevan, otros lo arrastran junto a un cómplice que anda en otra motocicleta.

En la víspera, se registraron varias denuncias de motos que fueron robadas en escasos minutos. Por ejemplo, un hombre estacionó su Baccio X3M en calle 6 de abril al 1800, desde las 20.40 a las 21.20 del sábado, con el resultado que puede presumirse.

Un joven, por su parte, dejó su motocicleta Yumbo Max en la intersección de las calles Artigas y 25 de Agosto en la madrugada de ayer. Se ausentó por apenas 30 minutos (de 0.00 a 0.30), pero ese tiempo fue suficiente para que el vehículo desapareciera. En el baúl del rodado había una campera y un portafolios con documentos varios.

os “motochorros” volvieron a decir presente en las calles de la ciudad, en perjuicio de una mujer de 55 años. La víctima caminaba por Agraciada en la noche del sábado, cuando al llegar a la esquina de calle Irazoqui, apareció una motocicleta con dos individuos. Uno de ellos se bajó del vehículo y le arrebató el bolso a la dama, para subirse nuevamente al birrodado y retirarse del lugar.
En el bolso, la quincuagenaria llevaba un litro de leche, un par de lentes de receta y un inhalador que utiliza en caso de problemas respiratorios.
La mujer, visiblemente afectada por lo sucedido, concurrió inmediatamente a la seccional con jurisdicción en la zona para realizar la denuncia correspondiente, por lo que la Policía practica las averiguaciones del caso en pos de dar con el paradero de los “motochorros”.
ATRAPARON A
DOS LADRONES
Dos hombres fueron atrapados con las manos en la masa, cuando se llevaban varias chapas de una finca ubicada en calle Ferrocarrilera al 900.
Los maleantes aprovecharon que el dueño de casa no se encontraba en el lugar, para ingresar al fondo de la propiedad y constatar que lo único de valor eran las chapas en cuestión. Para su infortunio fueron vistos por un vecino, quien inmediatamente llamó al dueño. Éste alertó a las autoridades policiales, que acudieron al lugar a los pocos minutos, encontrándose con los dos ladrones en plena tarea.
Los malhechores dejaron tiradas las chapas y se dieron a la fuga, por lo que la Policía montó un operativo de persecución, con el que finalmente pudieron atrapar a los dos hombres en el Parque Solari. Ambos serán trasladados hoy al Juzgado Penal de turno, donde el magistrado actuante decidirá qué castigo les aplicará por el intento de hurto.
HURTO EN CASA
DESHABITADA
Una finca que se encuentra deshabitada en calle Julio Herrera y Obes al 500 fue visitada por los “amigos de lo ajeno”, quienes se llevaron lo poco que había en el interior de la misma.
Los ladrones desconectaron el calefón que estaba ubicado en el baño y lo hurtaron junto a dos colillas. Además, también robaron tres latas con pintura y una silla plegable.
La pintura había sido dejada unos días antes por el dueño de la casa, quien pretendía pintarla antes de ofrecerla en alquiler.
LOS CLÁSICOS
ROBOS DE MOTOS
Los ladrones de motocicleta andan rondando las calles de la ciudad en busca de una nueva víctima. Y cuando ven un birrodado solo y no divisan moros en la costa, proceden a llevárselo. Las modalidades delictivas son variadas: algunos arrancan el vehículo con una habilidad especial y se lo llevan, otros lo arrastran junto a un cómplice que anda en otra motocicleta.
En la víspera, se registraron varias denuncias de motos que fueron robadas en escasos minutos. Por ejemplo, un hombre estacionó su Baccio X3M en calle 6 de abril al 1800, desde las 20.40 a las 21.20 del sábado, con el resultado que puede presumirse.
Un joven, por su parte, dejó su motocicleta Yumbo Max en la intersección de las calles Artigas y 25 de Agosto en la madrugada de ayer. Se ausentó por apenas 30 minutos (de 0.00 a 0.30), pero ese tiempo fue suficiente para que el vehículo desapareciera. En el baúl del rodado había una campera y un portafolios con documentos varios.






El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...