Dos cuatreros terminaron en prisión luego de cometer innumerables abigeatos en la localidad de San Antonio

Dos hombres cayeron en las manos de la Policía luego de carnear un sinnúmero de ovejas en varios predios de la localidad de San Antonio. Los cuatreros faenaban cuatro animales por turno, dejando el cuero, la cabeza y las vísceras en el lugar. Tras una extensa investigación llevada adelante por la Seccional Sexta, se logró capturar al par de delincuentes, quienes recién confesaron la autoría de los abigeatos cuando las pruebas en su contra fueron abrumadoras.
El juez penal de turno, tras estudiar detenidamente el caso, recabó las suficientes pruebas como para procesar al dúo con prisión, por cuatro delitos de abigeato especialmente agravado, en reiteración real. Empero, fuentes policiales confiaron a EL PUEBLO la convicción de que estos hombres cometieron muchísimos más delitos de los que pudieron ser probados en su contra.
Los delincuentes, E. S. P. de 29 años y A. L. B. de 20 años, fueron trasladados en la víspera al Centro de Rehabilitación local.
UN MAYOR FUE
PROCESADO Y
UN MENOR AL INAU
Una llamada anónima recibida por la Mesa Central de la Jefatura de Policía desató un operativo que terminó con la detención de un hombre mayor de edad y tres menores, y el posterior procesamiento sin prisión del mayor y la internación en el INAU de uno de los menores.
Una persona que prefirió no identificarse, denunció que en un predio de Colonia 18 de Julio había dos personas en motocicleta en actitud sospechosa. De inmediato se dispuso la concurrencia de un móvil de la sede policial de San Antonio, por su proximidad a la localidad en cuestión. Al divisar a los encargados de resguardar el orden, los dos jóvenes se dieron a la fuga, y tras una rápida persecución se logró detener a uno de ellos.
Se trataba de un adolescente de 17 años, de iniciales M. E. R. F., domiciliado en el asentamiento Andresito 2 de nuestra ciudad, y se le incautó una motocicleta marca Vital, que en el baúl tenía una masa de freno trasero, dos pipetas de carburador, un portaruedas completo, una tapa de cilindro, un cilindro con pistón y una computadora XO.
A través de las manifestaciones del detenido, se logró identificar y detener al segundo sujeto, un joven mayor de edad de iniciales A. F. S. S., a quien se le incautó una motocicleta marca Yumbo, con chapa réplica, que en el baúl tenía tres destornilladores, una tenaza, una llave boca, un pedal de arranque, dos carburadores y una tapa de cilindro.
Luego de ser indagado, el segundo joven reveló haberle comprado el birrodado a dos menores de edad, de iniciales F. E. A. y P. L. A., quienes posteriormente también fueron detenidos. Tras ser interrogados en presencia de sus padres, el segundo menor confesó la autoría del robo de la segunda motocicleta.
El otro vehículo, finalmente, resultó ser del padre del menor citado al comienzo de la crónica.
Tras ser puesto en conocimiento del caso y realizar las actuaciones correspondientes, el juez penal de turno dispuso el procesamiento sin prisión del detenido mayor de edad por la comisión de dos delitos de hurto, uno de ellos especialmente agravado y el otro en concurrencia fuera de la reiteración real, y un delito de receptación en reiteración real. A este individuo se le impuso como medida sustitutiva a la prisión, el arresto de fin de semana en la seccional correspondiente a su domicilio. La sanción se cumplirá desde cada sábado a las seis de la tarde hasta el domingo a las 12 de la noche, por espacio de 60 días.
El magistrado también dispuso el inicio de un procedimiento especial al menor F. E. A. M., previsto en el Código de la Niñez y la Adolescencia, tras haber incurrido en una infracción grave a la ley penal, por tres delitos de hurto, dos de ellos especialmente agravados y el restante en concurrencia fuera de la reiteración, y un delito de violación de domicilio. Como medida alternativa, el menor será internado en el hogar rural de varones del INAU por el término de 60 días, a efectos de que la directora de dicho organismo le asigne las tareas que crea conveniente.
A PRISIÓN POR HURTO
Como informó EL PUEBLO en su edición de la víspera, un joven de iniciales P. A. I. fue detenido tras haber robado en un carrito minigrill en calle Asencio entre Silvestre Blanco y Chile. El sujeto, que fue divisado en las inmediaciones del lugar por funcionarios policiales, se dio a la fuga apenas se percató de la presencia de estos. El hecho ocurrió en la madrugada del lunes, cuando una patrulla de la Seccional Quinta realizaba una recorrida de rigor por la zona.
Con la colaboración de personal de Radio Patrulla se logró dar con el paradero del delincuente, quien tras ser indagado fue puesto a disposición del juez penal de turno, quien lo procesó con prisión por un delito de hurto especialmente agravado en grado de tentativa.
El individuo, quien fue alojado en el Centro de Rehabilitación, rompió el vidrio del carrito, de unos dos metros de largo, para llevarse dos garrafas de 13 kilos. La dueña del comercio avaluó el perjuicio económico en 2.900 pesos.
ROBO EN UNA CHACRA
Un hombre domiciliado en una chacra ubicada en avenida Luis Batlle Berres, sobre el kilómetro 501, constató que personas extrañas le hurtaron la batería de su tractor, dos motosierras y varias llaves de boca, efectos que se encontraban dentro de un galpón ubicado a unos 200 metros de la casa principal. El hecho fue denunciado en la seccional 5a., donde se practican las averiguaciones correspondientes.
HURTO EN INTERIOR
DE VEHÍCULO
Un malhechor rompió el vidrio de un automóvil estacionado en calle Ramírez al 100, para llevarse la radio del vehículo, una silla para bebé de color roja y varios documentos del propietario, quien realizó la denuncia respectiva en la seccional 3a.

Dos hombres cayeron en las manos de la Policía luego de carnear un sinnúmero de ovejas en varios predios de la localidad de San Antonio. Los cuatreros faenaban cuatro animales por turno, dejando el cuero, la cabeza y las vísceras en el lugar. Tras una extensa investigación llevada adelante por la Seccional Sexta, se logró capturar al par de delincuentes, quienes recién confesaron la autoría de los abigeatos cuando las pruebas en su contra fueron abrumadoras.

El juez penal de turno, tras estudiar detenidamente el caso, recabó las suficientes pruebas como para procesar al dúo con prisión, por cuatro delitos de abigeato especialmente agravado, en reiteración real. Empero, fuentes policiales confiaron a EL PUEBLO la convicción de que estos hombres cometieron muchísimos más delitos de los que pudieron ser probados en su contra.

Los delincuentes, E. S. P. de 29 años y A. L. B. de 20 años, fueron trasladados en la víspera al Centro de Rehabilitación local.

UN MAYOR FUE PROCESADO Y UN MENOR AL INAU

Una llamada anónima recibida por la Mesa Central de la Jefatura de Policía desató un operativo que terminó con la detención de un hombre mayor de edad y tres menores, y el posterior procesamiento sin prisión del mayor y la internación en el INAU de uno de los menores.

Una persona que prefirió no identificarse, denunció que en un predio de Colonia 18 de Julio había dos personas en motocicleta en actitud sospechosa. De inmediato se dispuso la concurrencia de un móvil de la sede policial de San Antonio, por su proximidad a la localidad en cuestión. Al divisar a los encargados de resguardar el orden, los dos jóvenes se dieron a la fuga, y tras una rápida persecución se logró detener a uno de ellos.

Se trataba de un adolescente de 17 años, de iniciales M. E. R. F., domiciliado en el asentamiento Andresito 2 de nuestra ciudad, y se le incautó una motocicleta marca Vital, que en el baúl tenía una masa de freno trasero, dos pipetas de carburador, un portaruedas completo, una tapa de cilindro, un cilindro con pistón y una computadora XO.

A través de las manifestaciones del detenido, se logró identificar y detener al segundo sujeto, un joven mayor de edad de iniciales A. F. S. S., a quien se le incautó una motocicleta marca Yumbo, con chapa réplica, que en el baúl tenía tres destornilladores, una tenaza, una llave boca, un pedal de arranque, dos carburadores y una tapa de cilindro.

Luego de ser indagado, el segundo joven reveló haberle comprado el birrodado a dos menores de edad, de iniciales F. E. A. y P. L. A., quienes posteriormente también fueron detenidos. Tras ser interrogados en presencia de sus padres, el segundo menor confesó la autoría del robo de la segunda motocicleta.

El otro vehículo, finalmente, resultó ser del padre del menor citado al comienzo de la crónica.

Tras ser puesto en conocimiento del caso y realizar las actuaciones correspondientes, el juez penal de turno dispuso el procesamiento sin prisión del detenido mayor de edad por la comisión de dos delitos de hurto, uno de ellos especialmente agravado y el otro en concurrencia fuera de la reiteración real, y un delito de receptación en reiteración real. A este individuo se le impuso como medida sustitutiva a la prisión, el arresto de fin de semana en la seccional correspondiente a su domicilio. La sanción se cumplirá desde cada sábado a las seis de la tarde hasta el domingo a las 12 de la noche, por espacio de 60 días.

El magistrado también dispuso el inicio de un procedimiento especial al menor F. E. A. M., previsto en el Código de la Niñez y la Adolescencia, tras haber incurrido en una infracción grave a la ley penal, por tres delitos de hurto, dos de ellos especialmente agravados y el restante en concurrencia fuera de la reiteración, y un delito de violación de domicilio. Como medida alternativa, el menor será internado en el hogar rural de varones del INAU por el término de 60 días, a efectos de que la directora de dicho organismo le asigne las tareas que crea conveniente.

A PRISIÓN POR HURTO

Como informó EL PUEBLO en su edición de la víspera, un joven de iniciales P. A. I. fue detenido tras haber robado en un carrito minigrill en calle Asencio entre Silvestre Blanco y Chile. El sujeto, que fue divisado en las inmediaciones del lugar por funcionarios policiales, se dio a la fuga apenas se percató de la presencia de estos. El hecho ocurrió en la madrugada del lunes, cuando una patrulla de la Seccional Quinta realizaba una recorrida de rigor por la zona.

Con la colaboración de personal de Radio Patrulla se logró dar con el paradero del delincuente, quien tras ser indagado fue puesto a disposición del juez penal de turno, quien lo procesó con prisión por un delito de hurto especialmente agravado en grado de tentativa.

El individuo, quien fue alojado en el Centro de Rehabilitación, rompió el vidrio del carrito, de unos dos metros de largo, para llevarse dos garrafas de 13 kilos. La dueña del comercio avaluó el perjuicio económico en 2.900 pesos.

ROBO EN UNA CHACRA

Un hombre domiciliado en una chacra ubicada en avenida Luis Batlle Berres, sobre el kilómetro 501, constató que personas extrañas le hurtaron la batería de su tractor, dos motosierras y varias llaves de boca, efectos que se encontraban dentro de un galpón ubicado a unos 200 metros de la casa principal. El hecho fue denunciado en la seccional 5a., donde se practican las averiguaciones correspondientes.

HURTO EN INTERIOR DE VEHÍCULO

Un malhechor rompió el vidrio de un automóvil estacionado en calle Ramírez al 100, para llevarse la radio del vehículo, una silla para bebé de color roja y varios documentos del propietario, quien realizó la denuncia respectiva en la seccional 3a.