Dos hurtos, uno cometido por una compañera y el otro por una meretriz

Se fue con el celular dejándolo en el motel

En este caso dos oportunistas se aprovecharon de la situación para llevarse un billetera con dinero y un celular, dos casos similares fueron denunciados el miércoles en seccional primera, según informe de la misma:

COMPAÑERA DE TRABAJO LE ROBA LA BILLETERA.

A la hora 16:10 del mencionado día, radicó denuncia una persona del sexo femenino, de 23 años de edad, manifestando que próximo a la hora 10:30, momentos que se encontraba trabajando en un gimnasio sito en calle Sarandí entre calles José Pedro Varela y Rivera, llegó allí una persona del sexo femenino, de 30 años de edad, la cual es compañera suya, estuvo por el término de una hora, donde pasó un lapso de tiempo sola, ya que la denunciante estaba atendiendo a sus clientes.

A la media hora que su compañera se retiró recibió un mensaje de texto a su teléfono celular procedente de un número desconocido, en el que decía que la femenina que la acompañaba en la mañana le había hurtado su billetera de la mochila.

Al revisar la mochila constata que efectivamente no tenía la billetera, la cual contenía, documentos personales y la suma de $U 3.040 (pesos uruguayos tres mil cuarenta). Por tal motivo la llama a su compañera, la cual reconoce que tiene la billetera, citándola para devolvérsela, al momento de la devolución constata la falta de $U 1.050 (pesos uruguayos mil cincuenta), por lo que no la recibe y efectúa la denuncia.

Se practican las averiguaciones del caso.

SE VOLO «LA PALOMA» LLEVANDOSE   EL CELULAR

A las 02:10 de la fecha efectuó denuncia una persona del sexo masculino, de 21 años de edad, domiciliado en el departamento de Tacuarembó, expresando que a la hora 00:00 junto a una meretriz, se encontraba en un bar ubicado en calle 18 de Julio entre calles Cervantes y José Pedro Varela, se dirigieron en taxi a un motel, donde estuvieron por el término de una hora.

Al pagarle acordaron en quedarse una hora más, por lo que le paga adelantado, solicitándole luego al denunciante su teléfono celular marca Nokia, color blanco, el cual le prestó, ésta salió a realizar una llamada, no regresando más a la pieza, enterándose posteriormente por la recepcionista que la referida se había retirado del motel, constatando así el hurto de su teléfono celular.

Se practican las averiguaciones del caso.