Dos policías atacados a cascotazos, mientras se denunciaron varios robos

Distintos robos fueron denunciados en las últimas horas en las respectivas dependencias policiales, según surge de las novedades recabadas.
Por un lado, el propietario del comercio ubicado en la intersección de calles Brasil y Errandonea, convocó a la policía en oportunidad que tres personas desconocidas ingresaron al local robándole 3 desodorantes y un shampoo.
A uno de los intrusos pudo detener, tratándose de un menor, el que luego de las actuaciones correspondientes, fue entregado a su padre.
Por otra parte, una señora que se encontraba en la sala de juegos del Salto Shopping presentó denuncia de que le habían robado una cartera en cuyo interior se encontraba su Cédula de Identidad, tarjetas de crédito, Cédula de Identidad de su hijo así como la suma de $ 1.000 y U$S 800, junto a papeles varios.

EN FINCA Y
EN UN AUTO
Mientras tanto, el propietario de una finca ubicada en calle Brasil al 2500 cometió el error de dejarla sin poner llave.
En tales circunstancias le robaron una campera que se encontraba sobre un sofá, en uno de cuyos bolsillos había una billetera con documentos y $ 30.
El hombre dejó el auto en el predio de su domicilio el que tenía traba de seguridad.
Tras forzar la puerta del lado izquierdo le llevaron la radio marca Pionner digital y dos parlantes.
Otra información tiene que ver con la agresión que sufrieron dos policías que realizaban recorrida en moto.
Se informa que varios menores les arrojaron pedazos de escombro que impactaron en el cuerpo de los mismos, haciéndoles perder el dominio del rodado.
No tuvo andamiento la solicitud de allanamiento para detener a los autores del hecho y la Justicia optó por convocar a los padres de los responsables del hecho.

LE ABRIERON
LA PUERTA
Un accidente que felizmente no tuvo consecuencias graves sufrió un motociclista en las últimas horas.
Se trata de Ruben Ney Da Costa Campodónico, quien circulaba por calle 19 de Abril con dirección al Oeste, conduciendo la moto Baccio con matrícula HIG 523, cuando alguien en un vehículo estacionado abrió la puerta que daba a la calle, provocando la aparatosa caída.
El diagnóstico médico señala que resultó con traumatismo de miembro inferior derecho, erosiones en rodilla y pierna, pasando a domicilio.