Edil oficialista dijo que Lima está trabajando con los palos en las “pocas ruedas que le dejó Coutinho”

Pasaron solamente algunas horas de que Andrés Lima ganara la elección departamental el pasado 10 de mayo, cuando tuvo su primer llamado como gobernante. Salto era un caos, la gestión que estaba terminando había anunciado que “no tenía dinero ni para pagar los sueldos de los funcionarios”, a esto se le sumaba un problema de desfinanciamiento de la Intendencia por un estado de endeudamiento histórico, con el que terminaba la gestión de Germán Coutinho y el panorama para los trabajadores en primer lugar y para el resto de la población, era absolutamente sombrío.
Así relata el edil de la Lista 888 del Frente Amplio, Leo de Paula, cuáles fueron los primeros momentos que les tocó asumir a un recientemente electo jefe comunal y a su equipo político, entre los que él se encontraba en ese momento.
Tras esto, De Paula dijo que Lima tuvo que salir a la cancha cuanto antes y comenzar el período de transición de inmediato, con la finalidad de conocer a cabalidad cuán grave era la situación de la Intendencia, ya que hasta el día de las elecciones nada se había dicho y todos los candidatos y partidos políticos habían armado su esquema de trabajo en función de la información sesgada que tenían del funcionamiento municipal.
“Pero cuando comenzó la transición empezó a caer la mentira y afloró el estado de endeudamiento histórico e impactante que habían dejado los que se estaban yendo. La Intendencia era ingobernable, sus arcas estaban vacías, los trabajadores no solo que no iban a cobrar el sueldo, sino que tampoco podían trabajar, porque no tenían materiales de ninguna índole para hacer sus tareas y la ciudad estaba totalmente destrozada y abandonada”, comentó el edil.
LIDERAZGO
De Paula afirma que “afortunadamente, Lima es un político con liderazgo y don de mando, comenzó a hacer gestiones de inmediato sin ser el intendente y habló al más alto nivel con la OPP y las autoridades accedieron a tener una reunión con él y con los que se estaban yendo, incluso con Coutinho, a quien le hicieron notar que sabían cómo dejaba las cuentas de Salto y que Barreiro cargaba con el resto”.
Dijo que “fue a Lima que le dieron una línea de crédito que es la que se está usando de a poco para tapar agujeros, no hay 1.000 millones de pesos en una cuenta en un banco, sino que la Intendencia puede sacar préstamos hasta por ese monto para tapar los agujeros que dejó Coutinho y eso lo sabe él, y lo saben los blancos que participaron en su gobierno, y si bien quizás Albisu no prendió el fuego, durante tres años ayudó arrimando leña, y ahora no puede hacerse el distraído”.
“Albisu se equivoca criticando lo que se ha hecho, porque nos estábamos enfrentando a un nivel de desmantelamiento de la Intendencia de Salto nunca antes visto, no hay solamente que pararse a ver dónde se está pisando, esto es un rompecabezas y hay que armarlo primero para hacerlo andar después, y en eso estamos y hay que ser guapos para agarrar un gobierno en este estado. Esto fue hecho adrede, para que se tuvieran estas dificultades y para culpar a Lima de no hacer, se lo puede criticar por lo que todavía no hizo, pero nunca por lo que hizo hasta ahora”, expresó el edil Leo de Paula.
EN PROBLEMAS
El legislador suplente de la Lista 888, reconoció que “Salto está en problemas, todo lo sabemos, el intendente lo sabe y todo el gobierno lo sabe, el tema es poder encontrar soluciones”.
El edil dijo enérgicamente: “Cómo no va a haber pozos en las calles, si dejaron de arreglar las calles hace muchísimos meses para ocuparse de las elecciones y encima, desmantelaron la maquinaria y dejaron vacíos los galpones, y la caja seca, con deudas, y por lo tanto no hay ni para comprar pedregullo. Ahora se consiguieron préstamos y se están pagando las deudas y a la vez se está consiguiendo algo de material y de repuestos para la maquinaria para poder tapar los pozos. Lo mismo pasa con la basura y nadie nos dijo que la Intendencia quedaba de esa manera, si lo hubiéramos sabido, si no nos hubieran mentido, quizás antes de las elecciones habríamos hecho gestiones para conseguir las cosas que faltaban. Porque los rehenes de estos desmemoriados, siguen siendo los salteños”.
Por último señaló que “es muy fácil criticar desde una silla de político como lo hace Albisu, pero es más difícil tener que gobernar sin dinero y con palos en las pocas ruedas que nos dejaron”.