Egidio Arévalo Ríos: «¡Peñarol es lo más grande que hay!…»

El «Cacha»,el volante central del año

Una nota exclusiva de Juanjo Alberti, desde Montevideo.

En una de las tardes más frías y húmedas de este cruel invierno, luego de finalizada la práctica de fútbol en Los Aromos, entre los primeros equipos de Peñarol y Rampla Jrs., en los interiores de la concentración aurinegra nos encontramos con el «Cacha», Egidio Arévalo Ríos. El equipo aurinegro que ganó 1 a 0 con conquista de «Tony» Pacheco, se movió bien, con un Jonathan Ramis sumamente luchador y más retrasado, unas buenas tapadas de Sebastián «Pantera» Sosa en el arco que atraviesa gran momento,  el «Pato» Sosa con grandes quites y el «Cacha» como siempre dictando cátedra como volante central, marcando y apoyando en forma continuada. Parece que fue ayer, cuando lo observamos en Sudáfrica vistiendo la blusa celeste, cuando le coloca el pase a Diego Forlán, para que éste convierta el top gol del mundial, para la FIFA y para el mundo. Egidio, emana simpatía y humildad, es sumamente respetuoso, ubicado y alegre. En 1999-2001 debutó en Paysandú Bella Vista, luego Bella Vista de Montevideo 2002-2006, más tarde Peñarol -en su primera etapa- agosto 2006-2007,  hizo las valijas y se fue a México para integrar Monterrey 2007-2008, Danubio en 2008, retornó a territorio azteca a San Luis Potosí 2009, retornando a Peñarol 2010, institución donde se encuentra actualmente. Se comenta de que su pase «está cantado» para la tierra de Los Beatles: Inglaterra, donde Newcastle United abonaría tres millones y medio de euros. O para Grecia el Olympiakos en una cifra récord. De repente para el Cagliari itálico. Pero, la verdad que su futuro es incierto… Ese tema al «Cacha» dice no preocuparle… y solo piensa por ahora en los mirasoles. Mientras la lluvia caía copiosamente en el km. 23 del Camino Maldonado, el sanducero conversó bajo techo en exclusiva con EL PUEBLO.

-¿Nombres y apellidos?

-Egidio Raúl Arévalo Ríos

-¿Fecha de nacimiento?

-1º de enero de 1982.

-¿Barrio de Paysandú?

-INVE, cerca de la cancha de Paysandú-Bella Vista.

-¿Altura?

-1.68 mts.

-¿Nombre de tus padres?

-Miguel y Martha.

-¿Hermanos?

-Seis. Dos son gemelos, Vanesa y Sebastián de 24 años.

-¿Esposa?

-Carla.

-Sin hijos aún… ¿verdad?

-No, por ahora no….

-¿Se vienen en cualquier momento?

-Bueno… Pero te cuento, por ahora estamos tranquilos. Vamos al cine, miramos tele en casa… Con el tiempo como está no se puede salir mucho.

-¿Escuchás música?

– Si, escuchamos cuando se puede.

-¿Acá o en casa?

-Acá y en casa…

-¿Qué escuchás?

-Variado,

-¿Por ejemplo?

– Preferentemente tropical… Salsa, de todo, lo que venga.

-En la próxima te traigo el mp3 que siempre regalamos con una buena selección de temas…

-(Risas varias) Será bien recibido…

-¿Cómo nace lo de «Cacha»?

-Es un apodo que me lo pusieron mis padres cuando era muy niño y quedó hasta ahora.

-¿Cómo arrancás en el fútbol?

– A los cuatro años en las inferiores de Paysandú Bella Vista junto con mi hermano; nos llevaban mis padres a todos los entrenamientos tratando de que a uno le llegara el fútbol, le tomara el gusto, la verdad que a uno le agradó desde muy chico, eh… siempre me encariñé con el fútbol, tanto en las prácticas como en la calle, ya que en el barrio y en la escuela siempre estábamos en eso y a medida que fueron pasando los años nos fuimos agarrando bien de ésta profesión hasta que llegó el momento de debutar en primera división.

-¿Tus padres fueron consejeros cuando comenzaste a jugar de botija?

-Si, si, ellos siempre trataron de darnos lo mejor en todo. Quizás en el momento que éramos gurises no nos podían brindar todo lo que queríamos, pero nos trataban de dar lo que estaba al alcance de ellos, apoyarnos en el fútbol y en lo que sea, lo que precisáramos lo salían a trabajar para lograrlo, pero la verdad que siempre al lado nuestro. Estoy muy agradecido a ellos.

-¿Todo lo qué te ha pasado en tu carrera es un sueño realizado?

-He pasado momentos muy lindos, un sueño… La verdad que llegar a debutar en Peñarol, primera división, me dejó muy contento. Pasar por México estar en Monterrey, también en un año muy bueno. Venir otra vez a Uruguay, a Danubio, estar tres meses, ir a México nuevamente, después quedar libre, pasando siete meses sin jugar, amargándome mucho. Con el apoyo de la familia, los amigos, seguí adelante y después resurgió la posibilidad de volver a Peñarol a jugar, se venía el mundial… y yo quería tener actividad, ponerme en ritmo para alcanzar la posibilidad de estar en la selección.  Y lo logré.

-¿Un balance del mundial?

-Y… la verdad que muy positivo. Debutar como titular, jugar todos los partidos, todos los minutos, me dejó tranquilo por la confianza que me dió el técnico y los muchachos también… Fue algo inolvidable para mí, estar dentro, vivir el mundial desde la cancha, quizás en ese momento no te das cuenta de lo que se estaba logrando, pero a medida que van pasando los días, me he dado cuenta de la euforia, de todo lo que se ha conseguido para el país; realmente fue memorable para todos.

- ¿Fuiste a Paysandú después de Sudáfrica?

-No, vos sabés que no pude ir. No me dio el tiempo.

-¡Te están extrañando, allá!

-Si, lo sabía. Sinceramente me da pena no poder ir. Después de las vacaciones, llegué acá a Peñarol y me puse a las órdenes. Pensaba ir éste fin de semana, pero me voy con la selección a Portugal, después el arranque del campeonato uruguayo, yo creo que vamos a tener que hacer un tiempito en la semana acá, para ir a Paysandú.

-¿Qué significa Peñarol para el «Cacha»?

-Es lo más grande que hay! Sin dudas. Ha quedado compenetrado en cada encuentro, llenamos el estadio, perdimos finales y la gente siempre ahí apoyando. Lo veíamos por la ventana del vestuario que la parcialidad de Peñarol alentaba a como diera lugar, por más que fuimos derrotados. Me tocó vivir la otra parte también, el festejo… le dimos esa alegría que se merecían los hinchas después de muchos años que no salíamos campeones.

-¿Te molesta que te pongan un precio por tu supuesto pase al exterior?

-Noooo, yo estoy tranquilo.

-¿Te vas o te quedás?

-Mirá, estoy muy a gusto aquí en Uruguay, en Peñarol. Estoy en casa… Que tengo un precio, que me voy para un lado, que me voy para otro, no me preocupa. Eso lo manejan mis representantes, yo tengo que estar tranquilo, tengo que tener la cabeza fría. Si aparece algo -ellos dicen que si-  lo van a analizar conmigo. Me dedico a entrenar y a jugar nada más.

-¿Quiénes son tus representantes?

-Chijane y Gerardo Rabajda.

- ¿ Cómo naciste con «siete pulmones»?

-Jajajaja… No, no, son dos nomás, nací igual que todos. Es la preparación que uno tiene en la parte física, la pretemporada me deja muy acelerado y eso después eso se demuestra en la cancha.

-Vos que provenís del interior ¿Qué consejo le darías a todos esos jóvenes jugadores con ambiciones que están en Salto y Paysandú y que se están preparando para llegar a la capital?

-Prepararse bien, la conducta personal es muy importante. Yo me cuidaba desde muy pequeño, trataba de estar temprano en casa, me alimentaba con una comida bastante rigurosa y entrenaba continuamente. Acá en Montevideo cambia mucha la preparación en comparación con el interior.

- ¿Una comida?

-Me encantan las milanesas.

-¿Quién las prepara?

-Mi señora, las hace espectaculares. Si estoy en casa a veces me toca a mí…

-(Risas otra vez) ¿Te agrada cocinar?

-Si, me gusta mucho la cocina.

- ¿Algún menú en especial?

– Bueno, pasta casera con tuco, torta de fiambre…  Se pueden comer…

-Vas a tener que invitar, «Cacha»  jajaja

– Estás invitado… El pollo y el asado compartido con los amigos es fundamental.

- ¿Tenés muchos amigos?

-Sí, muchísimos. Hago amigos en cada lugar que estoy.

-¿Otras metas?

– Y… pegar otra vez un salto e ir a jugar al exterior sería bueno. Pero, no estoy apurado, de a poco se va a cumplir.

¡Arriba Cacha!  Te debo el cd con los mejores de la salsa.

-Ah, no te olvides. Dale muchos saludos a todos los salteños. Y gracias a EL PUEBLO y a vos por la oportunidad de expresarme.

Nos saludamos y se fue rápidamente…  En la puerta del bunker de Los Aromos -donde reza un cartel de «Prohibido pasar»- a pesar del clima decenas de fanáticos le aguardan para conseguir tan solo un saludo, un apretón de manos, un beso, un autógrafo y hasta una camiseta. Sin dudas, el «Cacha» Egidio Arévalo Ríos es un pequeño gigante del fútbol y de la vida.