El 18 a 0…¡flor de paliza!

Aquello tan lejos y esto, tan de hora con la frente marchita

La derrota de Wanderers frente a Corinthians el jueves a la noche, clavó el definitivo puñal. Lo hundió en la desventura otra vez al fútbol uruguayo y sus ambiciones flacas de alguna figuración más o menos digna.
El martes fue Peñarol. El miércoles fue Nacional. De última fue Wanderers.
En hilera, fueron cayendo a manos de los brasileños de Fluminense, Internacional y Corinthians. La paliza fue terminante. Los equipos nuestros, no rescataron un solo punto sobre los seis juegos disputados. Ni siquiera a nivel local un posible reparto de puntos.
El imperio de los equipos de Brasil resultó atronador. Otra vez, la esperanza desarmada. Señal de impotencia oriental, absoluta otra vez.
***********
Peñarol 1 Fluminense 2.
Fluminense 3 Peñarol 1.
************
Nacional 0 Internacional 1
Internacional 2 Nacional 0.
*************
Corinthians 2 Wanderers 0.
Wanderers 1 Corinthians 2.
**************
Desde EL PUEBLO, una manera de apelar a esa historia reciente.
Los seis partidos. Los seis resultados. A manera de síntesis, de los 18 puntos en disputa, los 18 ganados entre Fluminense, Inter y Corinthians. Ninguno a cuenta de los nuestros.
Por lo tanto, fuminante 18 a 0.
Igualmente en materia de goles, la diferencia fue abrumadora: los 12 goles brasileños y los 3 goles uruguayos. Nacional por ejemplo, no llegó al gol en 180 minutos jugados ante Inter.
Es real que se acopla a la estadística un año más sin que el fútbol uruguayo alcance una consagración a nivel internacional. La última vez de un Peñarol Campeón de América ocurrió en 1987 y Nacional en 1988. Tras ello, el silencio inexorable de la postergación.

En el ciclo del Peñarol 1987, un salteño: JOSÉ BATLLE “Chueco” PERDOMO.
En Nacional 1988, dos salteños: JOSÉ ENRIQUE “Joselo” GARCÍA y SERGIO GUSTAVO “Pitufo” OLIVERA.
No queda otra que recalar en ese ayer. Entonces, la entonación de campeones. El hoy se carga de penumbras. La historia no oculta. Revela a rajatabla: el no poder.