EL ADIÓS DE… JORGE GALEMIRE: EMBLEMA DE LA MÚSICA URUGUAYA

SE ESTABA REHABILITANDO
Estaba en su casa, recuperándose, tranquilo, visitado y atendido por sus familiares y muchos amigos que supo cosechar a lo largo de su vida. Había tenido un traspié siendo internado en un hospital público en el mes de marzo pasado. Lo llevó un infarto a sala CTI, afectado por su corazón y su cerebro, siendo grave la situación, pero pudo zafar. Pasaron largos días en el Maciel, hasta que le dieron el alta en abril. En su domicilio, de a poco, la estaba llevando adelante, lúcido y hasta pensaba en algún toque o concierto en un futuro cercano. El incierto destino, pagelamentablemente no lo quiso así. En la madrugada del sábado 6 de junio partió rumbo al cielo, donde seguramente lo estaban aguardando otras eminencias que se fueron antes, Osvaldo Fattoruso, Pablito Estramín, Gonzalo Farrugia, Roberto Capobianco, José Carbajal, Eduardo Mateo, Enrique Rey, Roberto Galletti, entre otros, para formar el súper-grupo de todos los tiempos y hacer música entre las nubes y las estrellas. Cómo ha pasado el tiempo… ¿Todo ésto ocurrió?… Jorge Galemire se fue a los 64 jóvenes años, cantante, guitarrista, trovador, arreglador, productor, compositor, y creador de títulos para tantas y tantas obras de grupos y solistas; emblema de los autores e intérpretes uruguayos. En el arte de combinar los sonidos con el tiempo su nombre quedará registrado, eternamente. Más allá de la nostalgia.
PROFUNDO ADMIRADOR DE LA ÉPOCA SESENTERA
Los sueños de los jóvenes de los años sesenta alcanzaron el delirio cuando irrumpieron en escena, aquellas agrupaciones de rock and roll en la llamada “British Invasion”, -“Invasión Británica” u “Ola inglesa”- tales como Beatles, Rolling, Dave Clark, Hermans Hermits, Animals o The Who, netamente influenciados por el blues, el rhythm & blues y el propio rock, a través de temas sencillos y casi siempre con melodías pegadizas. Jorge Galemire no se mantuvo ausente de ésta década en que le tocó crecer, siendo profundo admirador de las letras de Lennon & McCartney y de una banda compatriota líder en su estilo por el Río de la Plata: Los Shakers de los hermanos Fattoruso. También se hizo seguidor de los precursores Gatos de Dino Ciarlo y El Kinto de Rada y Mateo, pero ya en ese momento, había desarrollado bastante sus condiciones para tocar la guitarra y también entonando esas canciones que estaban de moda. Galemire nació en Montevideo, el 11 de marzo de 1951, integró varios conjuntos anónimos y en los setenta debuta en El Sindykato y se mantiene allí durante dos años: 1973-1974, siendo guitarra, voz. También estaban en ese momento en el grupo de Miguel A. Livichich -quien ya había partido con Miguel y el Comité en busca de otros horizontes- Juan des Crescenzio, guitarra, voz, Oscar Rial, percusión, Santiago Poggi, teclados, Mario Poggi, flauta dulce, Cacho Tejera, tumbas, Walter Venencio, bajo, y Buby Paolillo, en bajo, junto a quienes graba a través del Sello Macondo el álbum “Vuelve a tu país”, en 1974. Jorge, ya estaba dejando su sello de distinción, y si se quiere de protesta, en épocas de plena dictadura.
LOS QUE IBAN CANTANDO: POPULAR DE LUJO
Su ruta ascendente siempre, prosigue en Epílogo de Sueños, y Aguaragua. Más tarde, en 1975, lo llaman para ocupar un lugar en Canciones para no dormir la siesta, donde se queda por un breve lapso. Dos años después,en 1977, crea junto a Jorge Lazaroff y Jorge Bonaldi, Los que iban cantando, uno de los números más importantes del canto popular uruguayo de todos los tiempos. Inmediatamente, hace muy buenos arreglos de destacados discos de artistas del medio, entre los que se detallan: “Hoy canto” de Gastón Dino Ciarlo, y “Sansueña” de Eduardo Darnauchans. Junto a Darnauchans y a Eduardo Rivero, realizó en 1976 y 1993 un espectáculo llamado “Nosotros Tres”, de excelente convocatoria de público. Asimismo participó como instrumentista en álbumes de otros exponentes: Jorge Drexler y Tabaré Arapí.
Ya en 1981 Galemire produce su primer registro solista, “Presentación” y en 1983 lanza, “Segundos afuera”.
Paralelamente a su carrera solista, participa hacia 1984 en el grupo Repique integrado además por Jorge Vallejo, Alberto Magnone, Jaime Roos, Andrés Recagno, Gustavo Etchenique y Carlos “Boca” Ferreira. Antes de su alejamiento de esta banda, participa en la grabación de su primer fonograma, “Repique”. En 1991 aparece “Casa en el desierto”, “Ferrocarriles”, y posteriormente se radica en España regresando a Uruguay recién en el año 2004. En junio, 2005, se lanza, junto a la galesa Karen Ann, a la interpretación y composición de música celta, ofreciendo diferentes espectáculos en eventos nacionales en éste estilo. En mayo de 2008 es el ganador del premio “Graffiti” de Uruguay por su trayectoria.
SOCIO ACTIVO DE AGADU y SUDEI
Lo veía asiduamente haciendo algún trámite en AGADU, la sede de los autores, o en SUDEI, la casa de los intérpretes, en donde me comentaba brevemente en que andaba.
Fue el año pasado, la última vez donde estaba también otro grande de la industria nacional musiquera, Fernando Cabrera. Juntos realizaron varios recitales.
Todavía poseo los discos, cassettes y CD’s que me obsequió Jorge Galemire y que seguiré cuidando como un verdadero tesoro.
juanjoalberti@hotmail.com