El “Bocha” Santín… en el Perú estallando

Más allá de los tres salteños celestes

Sin paralelismos posibles. Suárez y Cavani se robaron la noche del Centenario, cuando jugando por la octava fecha de la zona de clasificación para el Mundial 2018 de Rusia, estallaron en clase y calidad, para que Paraguay se convirtiese en una víctima sin más trámite. Pero el hecho es que otro salteño, igualmente alcanzó nombradía en la etapa que bochadospasó, a partir de Perú venciendo a Ecuador 2 a 1.
Ocurre que SERGIO SANTÍN es uno de los dos ayudantes de campo de Ricardo Gareca, junto a Nolberto Solano y para el “Bocha” seguro que igualmente resultó velada de recompensa, la del Estadio Nacional de Lima. Sangre “naranjera” también en el mando de los incaicos.
AQUEL SANTÍN DE LA “U”
En los inicios de los años 70, el “Bocha” Santín comenzó a resonar en la Escuela de Fútbol que funcionaba en Universitario, con el Profesor Harley Lizcano.
Después, el meteórico ascenso, para llegar a la Primera de los rojos y conformar una delantera inolvidable con Alcides Edgardo Nieto, Ricardo Cardozo, Jorge Correa y Luis Arzaguet. Después, el traspaso a Danubio de Montevideo, la hora de emigrar y un equipo que lo potenció: América de Cali.
Ahí conoció a Gareca. La amistad nació sobre finales de la década de los 80. Santín jugó Copas Américas y el Mundial de 1986 en México. Ahora el “Bocha” en la tierra de los incaicos y más allá de los salteños frente a Paraguay, un cuarto “naranjero” acudió a la cita. Con recompensa incluida: también ganador.