El desafío de los organizadores: «Que se sigan haciendo en Salto estas Bienales»

Hoy por: Jorge Pignataro

La Bienal de Arte se viene desarrollando en Salto de forma “exitosa” según coinciden los principales integrantes de la organización. No sólo por el concurso y exhibición de obras sino por la serie de actividades conexas que propone, y por la “movida” que genera en varios niveles, convirtiendo a la ciudad en referencia de la plástica nacional y de la región.

Los organizadores han demostrado satisfacción por el alto número y nivel de las obras presentadas, lo que los lleva a creer en una continuidad del evento a lo largo del tiempo, a pensar en la Bienal de Arte de Salto como evento institucionalizado, habitual de aquí en más. A propósito, hace pocos días la Presidenta de la Asociación de Plásticos Salteños (APLAS) manifestaba a EL PUEBLO: “Las obras realmente son de muy buen nivel y son muchísimas más obras de las que esperábamos. Eso nos da una satisfacción muy grande, poder mostrarlas en Salto.

Eso habla que tenemos que seguir adelante y procurar que se sigan haciendo en Salto estas Bienales, como lo dijo Germán Coutinho (en la inauguración del Salón principal, el fin de semana anterior).

Se comprometió tanto él como el Ministerio de Educación y Cultura a apoyar las Bienales. Para nosotros la gran satisfacción es ver que esto es un éxito y que lo vamos a poder seguir haciendo”.

El alto número de obras sin dudas que también responde a la gran motivación que generaban los premios a otorgarse. Un cifra en premios que supera los treinta mil dólares, nada menos: “Tuvimos también un gran apoyo de muchísimas instituciones con los premios, que fueron muchísimos y de mucho valor, entonces eso también motiva al artista a ya estar pensando en la siguiente Bienal, a esforzarse por ser seleccionado. Eso eleva el nivel de la próxima también”, sostuvo Ambrosoni.

Novedades editoriales:

«En este lugar maravilloso vive la tristeza», de Selva Casal y «Letras de proximidad», de Ricardo Pallares

7Hemos recibido en estos días dos libros provenientes de la capital, que fueron recientemente publicados. Por un lado, un poemario de Selva Casal –poeta de vasta trayectoria y reconocimiento – titulado “En este lugar maravilloso vive la tristeza”. Por otro, un conjunto de ensayos sobre poesía uruguaya contemporánea y actual, de Ricardo Pallares –crítico literario y poeta, miembro de la Academia Nacional de Letras – titulado “Letras de proximidad”. Este último fue enviado por el propio autor para la biblioteca de Casa Quiroga, y llegó a nosotros por gentileza del Profesor Garet, integrante de la Comisión Honoraria de dicha Casa.

“En este lugar maravilloso vive la tristeza” incluye un poema dedicado a Marosa y Nidia di Giorgio, con el título “Por no encontrar las llaves”. Además, la contratapa del libro ofrece estas palabras de Marosa: “Selva Casal, hija de Julio, poeta y creador de una revista que fue y es célebre: Alfar. Hermana de Julio, de Marynés, de Rafael, todos poetas. Selva trabajó, labró una vida y sus numerosos libros con recato y pasión, que son la clave de su personalidad. Vive aquí en Montevideo, en ‘la selva de asfalto’, y en Solymar con los pájaros de la libertad. Está como una paloma azul sobre sus cuatro hijos. Recato y pasión son sus signos. Lleva una granada, un sol bajo el vestido angélico”.

De “Letras de proximidad”, podemos adelantar que los autores estudiados son: Roberto Ibáñez, Álvaro Figueredo, Carlos Brandy, Selva Casal, Saúl Ibargoyen, Circe Maia, Jorge Arbeleche, Nancy Bacelo, Tatina Oroño, Rafael Gomensoro, Leonardo Garet, Álvaro Ojeda, Lía Schneck, Silvia Prida, Alfredo Villegas Oromí y Andrés Echeverría. 

LOS AUTORES

Selva Casal: Nació en Montevideo en 1930. Entre sus libros se destacan: “Días sobre la tierra” (1960), “Poemas 65” (traducido al inglés y publicado en la Poetry Review de la Universidad de Tampa, 1966), “Nadie ninguna soy” (premiado en Argentina y Uruguay en 1983 y 1984), “El infierno es una casa azul” (Premio Ministerio de Educación y Cultura, 1999), y el ensayo lírico documental “Mi padre Julio J. Casal” (1986). En 2010 la Fundación Loita Rubial le otorgó el Premio Morosoli de Poesía.

Ricardo Pallares: Nació en Montevideo en 1941. Ejerció la docencia de literatura por más de cuarenta años. Actualmente es miembro de la Academia Nacional de Letras, de la Casa de los escritores y de la fundación Vivian Trías. Dentro de la crítica literaria, algunas de sus publicaciones son: “Felisberto Hernández y las lámparas que nadie encendió” (1981), “La circunstancia rioplatense en la obra de Felisberto Hernández” (1982), “Narradores y poetas contemporáneos” (2000), entre varias más. En poesía publicó: “El lugar del vuelo” (2002), “Razón de olvido” (2004), “Ceniza de mar” (2007) y “Amante geología” (2010).