El diputado frenteamplista artiguense Silvio Ríos fue asaltado en tres ocasiones al llegar a Montevideo

A la hora de cometer sus ilícitos la delincuencia no le pregunta a su víctima a qué partido político pertenece. Son objetos de asaltos y rapiñas tanto frenteamplistas, como blancos, colorados, independientes y de Asamblea Popular. Una vez vaya y pase, dos puede darse, pero ser asaltado en tres ocasiones en la capital del país, ya «sicológicamente» golpea a cualquier ser humano. Y cómo no sentir miedo, cómo no sentir temor, claro que sí, nadie es de fierro. Es lo que le ha sucedido al diputado frenteamplista artiguense galeno Silvio Ríos, quien nos dijo que cuando llega a Montevideo siente miedo, siente temor.
DIPUTADO, HAY QUE SACAR EL EJÉRCITO A LA CALLE DEBIDO A LA INSEGURIDAD
«Mire, el gobierno ha apostado a una Policía actualizada, con los mismos instrumentos que pueda tener la delincuencia, para reprimirla como corresponde. La prueba de ello es que tenemos 10.000 presos. El promedio de presos por habitante que hay en el Uruguay es más alto que en cualquier lugar del mundo. Lo que le preocupa al senador Larrañaga es lo mismo que nos preocupa a nosotros».
USTED SIENTE TEMOR
«Sí. Le confieso que cuando yo voy llegando a Montevideo siento temor. Han habido asesinatos sin sentido alguno. Chiquilines que matan y que no les importa morir. Para ellos la vida no tiene ningún valor».
¿CÓMO SE MOVILIZA, EN AUTO O EN ÓMNIBUS?
«Las veces que puedo voy en auto desde Artigas, pero como es muy cansador, muchas veces voy en ómnibus y luego me muevo en taxi o en ómnibus. Yo conozco mucho Montevideo ya que viví varios años durante mi época de estudiante. Yo tomaba el 70 que era el ómnibus que me llevaba de mi casa hasta la Facultad y ahora es el 370 y me lleva al Parlamento».
EL TEMOR SIEMPRE ESTÁ
«Cuando voy en auto a Montevideo y voy a aprovisionarme de combustible en alguna agencia, siento temor. Estoy mirando para todos lados con temor a que asalten la agencia en ese preciso instante. Antes iba en auto a Montevideo y si tenía que poner combustible, no me pasaba por la cabeza el tema de un asalto, pero ahora sí. Estoy mirando para todos lados para ver quién viene, y cuál es la moto que llegó».
TRES VECES SER RAPIÑADO, ASALTADO, NO ES POCA COSA, CUÉNTENOS…
«Sí, fui rapiñado en tres oportunidades. Una vez venía con mi esposa caminando por calle Colonia, cuando de repente me meten la mano en un bolsillo. Yo le agarro la mano y caemos los dos. Él venía con un respaldo detrás, es decir otro rapiñero que lo acompañaba. Se levantó y se fue. Por suerte se llevó poco dinero. El celular se me cayó y se me rompió.
En otra oportunidad yo iba caminando por la explanada frente a Tres Cruces, venía del Colegio Médico que está enfrente y me hicieron la bayoneta como le dicen, y me sacaron todo lo que llevaba encima. En esta ocasión se llevaron todo lo que tenía en ese bolsillo.
La tercera vez que fui rapiñado, fue un domingo. Salí a hacer un mandado, venía con dos bolsas del supermercado, y esas bolsas lógico que me dejaban inmovilizado. Uno me agarró de atrás y el otro me revisó los bolsillos, llevándose todo lo que tenía.
Felizmente en ninguna de las tres ocasiones fui lastimado. Uno piensa, bueno estoy vivo. Hoy vemos que te piden dinero, se llevan el dinero pero te pegan un tiro que no tiene sentido ya que les habías dado el dinero».
«EN EUROPA ME SENTÍA TRANQUILO, HOY YA NO»
Agregó: -«Si uno compara el Uruguay con otras capitales, es diferente. Yo he ido a otros países y he estado en sus capitales, sobre todo en Europa. Allí yo me sentía tranquilo, pero hoy por hoy no voy a andar tranquilo debido al problema político internacional. Aquí en Sudamérica he estado en Buenos Aires, en San Pablo, y la verdad que es más bravo, hay que estar muy atentos».







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...