El FMI avala que la deuda argentina no es sostenible y pasa presión a los privados

El Fondo Monetario Internacional (FMI) concluyó el miércoles su primera visita a Argentina desde la asunción de Alberto Fernández y avaló el análisis del Gobierno de que la deuda del país «no es sostenible», al tiempo que pidió una «contribución» a los acreedores privados, que ahora deben decidir.

Los analistas económicos coinciden en que, basándose en la petición del Fondo, el Gobierno solicitará a los acreedores una quita de la deuda que podría rondar el 40 %, aunque serán los tenedores quienes decidan si «aceptan o no» esta propuesta.

LA PELOTA, EN EL TEJADO DE LOS ACREEDORES
El director de la Consultora Focus Market, Damián Di Pace, señaló a Efe que «la propuesta a los acreedores será en relación de los niveles de paridad de los bonos, actualmente entre 40 % y 50 %. Se pedirá quita de capital, interés y alargamiento de plazo, sin embargo los acreedores en definitiva son los que negocian y aceptan o no lo propuesto por Argentina».
El analista detalló que «las negociaciones con el FMI luego de la declaración del organismo se adelantan y hay sendero recorrido», unos avances que no ve «con los acreedores privados», aunque afirmó que «no se puede juzgar por lo que aún no ha comenzado, que es negociar con los bonistas».
»Es muy probable que los bonistas respondan de manera negativa «, subrayó el analista Patricio Giusto, quien recordó que «113.000 millones de dólares de deuda están en mano de bonistas privados», para quienes el Gobierno lanzará una oferta en marzo que puede llegar antes de que se cierre el acuerdo con el Fondo.
»Desde que asumió, Alberto tiene esta visión que primero hay que cerrar con los privados, y eso va a ser la señal más fuerte que se le puede dar al mercado, incluso más fuerte que renegociar con el FMI, que podría ser lo más sencillo», agregó.

EL COMUNICADO DEL FONDO, UN «FAVOR POLÍTICO»
En la Casa Rosada celebraron el miércoles el comunicado del FMI, ya que les «dio la razón», en palabras de este jueves del presidente Fernández,, sobre los reclamos que desde hace meses sostienen sobre la situación de la deuda del país, algo que Giusto interpretó como «una suerte de favor político» que fue llamativo en muchos aspectos.
Buenos Aires, 20 feb (EFE).-