El fútbol no se paraliza

La cuota de intriga quedó planteada, respecto a la postura que podrían adoptar las gremiales de árbitros, tras lo sucedido el lunes a la noche en el Parque Dickinson, cuando fue agredido Marcelo Díaz. No faltaron especulaciones en cuanto a una eventual parálisis del fútbol, en todas las divisionales, como hecho puntual de protesta frente a la acción consumada.
Ello fue descartado de principio por el presidente de la Agrupación Salteña de Árbitros (ASA), Ruben Ricardo Boschetti, en diálogo con EL PUEBLO. Se analizará lo acaecido, pero ni la “B” ni la “C” ni el Consejo Único Juvenil, pagarán los platos rotos.

La cuota de intriga quedó planteada, respecto a la postura que podrían adoptar las gremiales de árbitros, tras lo sucedido el lunes a la noche en el Parque Dickinson, cuando fue agredido Marcelo Díaz. No faltaron especulaciones en cuanto a una eventual parálisis del fútbol, en todas las divisionales, como hecho puntual de protesta frente a la acción consumada.

Ello fue descartado de principio por el presidente de la Agrupación Salteña de Árbitros (ASA), Ruben Ricardo Boschetti, en diálogo con EL PUEBLO. Se analizará lo acaecido, pero ni la “B” ni la “C” ni el Consejo Único Juvenil, pagarán los platos rotos.