El «Gran Hermano» de la Policía paraguaya para combatir delincuencia son las cámaras

Asunción, 22 ene (EFE).- Una dependencia en el centro de Asunción, donde se registran las imágenes de casi 700 cámaras de videovigilancia repartidas en el área metropolitana, es el «Gran Hermano» que utiliza la Policía Nacional para prevenir, intervenir y luchar contra la inseguridad de las calles. Se trata del centro de recepción de emergencias 911 de la Policía Nacional, punto neurálgico de coordinación entre los ciudadanos y los cuerpos de seguridad, y el ojo que vigila una zona en la que viven unos dos millones y medio de personas.
Desde allí, 50 oficiales trabajan en tres turnos 24 horas cada día del año para disuadir a los delincuentes ante la presencia de las cámaras o para registrar hechos delictivos en caso de que se produzcan, según explicó a Efe el comisario principal Enrique Benítez, responsable del sistema.
Una gran pantalla divida en múltiples monitores muestra una radiografía visual a tiempo real de la capital y sus alrededores, mientras los agentes rastrean a través de las diferentes cámaras en busca de alguna situación delictiva.
En caso de una denuncia telefónica, el operativo se pone en marcha, se da prioridad sobre la gran pantalla a las cámaras más cercanas al lugar indicado por el ciudadano, se moviliza a los agentes sobre el terreno, y se coordina todo el operativo mirando a través de los ojos digitales.
Benítez dijo que cada una de las cámaras es como un oficial más en la calle, al servir de ayuda a la Policía Nacional a la hora de coordinar las actuaciones cuando se comete un delito.