El grito liberado

Ferro Carril 2 Ideal 1
El grito liberado

Ferro Carril 2 Ideal 1

No jugó bien. Pero terminó ganando bien.

No alcanzó plenitud en el funcionamiento, pero situó perfiles básicos para alcanzar el 2 a 1 definitivo. Y fue definitivo parapage ese rescate de victoria que vino como anillo al dedo. Porque al fin de cuentas, Ferro tenía que vencer y venció.

Por ese 2 a 0 transitorio que nadie discutió. Por el balazo del “Juanchi” Iriarte en los 5’, bárbaro y frontal y por ese rebote que capitalizó Paolo Patritti en 39’, después del remate de Marcelo Menoni.

El “pay” del gol, fue terminante: llegó y mató.

¿Qué mal trance de Ferro Carril?: el hecho de no haber sostenido el 2 a 0. Dos minutos después, cuando flaqueó el fondo albinegro, con las contenciones vacilando y la ausencia de reacción también. Hasta que Juan Ottón llegó limpito  para resolver: el 2 a 1.

Pero claro, costó siempre y le costó a los dos. Pero en el caso de Ferro, la elaboración más o menos cerebral, pero tornándose decadente en los metros finales. A tal punto que en la recta final, un remate de Marcelo Menoni y poco más.

Escasamente poco más.

DEL ARRANQUE PARA RECUADRAR

Acaso la primera media hora de Ferro Carril. No solo por el gol de Iriarte, sino por el tendido de redes ofensivas, por las variantes que asomaron y por esas chances de Albano primero y Patritti después. Ese arranque de Ferro, a la medida de lo posible.

Posible fue el desnivel general y posible la autoridad con que manejó el partido.

Ese Ferro sí. El que desniveló. No tanto el Ferro del tiempo final, más allá de las limitantes por Ideal. Porque después de todo, ¿cuántas exigencias de Diego Burgos?. ¿Cuántas?.

Ideal de Canelones partió con algún coraje en la actitud y se quedó a mitad de ruta. Varado y sin señales de auxilio.

ESO DE LA MADUREZ…

Ferro se hizo cerebral en el manejo de la pelota, pero fue enquistando complicaciones en los metros finales. La verdad sea dicha: profundizar fue un cuesta arriba.

Por más que Patritti buscó.

Por más que Vera no dejó de persistir.

Por más que Di Nápoli fue regularidad en la partida.

Por más que Iriarte fue eje inalterable y generoso.

Al fin de cuentas, la impotencia ofensiva de los dos. Ideal no pudo encontrarle la vuelta al trámite para olfatear el empate y Ferro condimentó con lo justo. No se pasó de la raya.

Después de todo, no era cosa de volverse inocente en la actitud.

Este Ferro Carril sabe demasiado bien, que la madurez lo rige.

Lo potencia.

Y no lo disminuirá nunca.

…Y ESO DE ALCANZAR

La saludable propiedad de Ferro en el primer tiempo cuando JUGÓ. Después se fue recostando en el imperativo del RESULTADO. Acaso, el vaivén propio de una situación. O de una necesidad. La expulsión de Ribero en los 24’ de la recta final, abrochó la duda. Tensó la cuerda. Cuando fue Ideal. Cuando Ferro se hizo espera y con alguna pretensión aislada. Es que definitivamente en ese segundo tiempo, nada le resultó fácil al equipo de Ramón. Por eso, el apretado 2 a 1. Por eso, al Ferro que no le sobró nada.

Que concluye admitiendo hasta en la actitud de los jugadores, esa liberación por lo padecido. El grito liberado de ese rey finalista. Hasta por una cuestión de derecho.

De su legítimo derecho. Inapelablemente.

-ELEAZAR JOSÉ SILVA-

Así pasó…

Campo de juego: Parque Ernesto Dickinson. Partido de vuelta, semifinal de la Copa Nacional de Clubes Campeones. Árbitros de Durazno Capital: Guillermo Arismendi (Discreto), Adhemar Morán y Julio Rojas (Asistentes), Walter Araújo (Cuarto Arbitro). Asistencia: 2.500 aficionados.

FERRO CARRIL (2)- Diego Sebastián Burgos; Enzo Sebastián Albano, Juan Viera, Sergio Matías Suárez, Juan Carlos Ribero; Sebastián Silveira; Marcelo Alexander Menoni, Rodrigo Quiroga (José María Di Nápoli), Juan Alberto Iriarte; Carlos Alberto Vera (Jorge Luis Alvez), Paolo Giancarlo Patritti (Fabricio José Lairihoy).

Director Técnico: Ramón Walter Rivas.

IDEAL de Canelones (1)- Diego Clarici; Javier Ortiz, Gonzalo Barreto, Richard Guelmo, Santiago Varela (Candelaresi); Giovanni Barreto, Diego Bazallo, Pablo Medina, Jonhatan Martínez; Juan Ottón, Richard Fonseca. Director Técnico: José Espino.

GOLES: 5’ Juan Alberto Iriarte (FC); 39’ Paolo Patritti (FC); 41’ Juan Ottón (I).

Expulsados: Segundo tiempo- 24’ Juan Carlos Ribero (FC); 43’ Pablo Medina (I).

EL MEJOR DE LA CANCHA: Juan Alberto Iriarte.

EL MEJOR DE IDEAL: Gonzalo Barreto.