El Hecho de la Víctima, un aspecto importante de la culpabilidad

El Hecho de la Víctima es un instituto importante del Derecho Penal cuya vigencia pauta la existencia del concepto de que la víctima, también puede ser culpable por su acción. Y además esa acción puede ser dolosa y probado esto,

Hugo Lemos

Hugo Lemos

exculpa al presunto ofensor o victimario.
Ese instituto previsto por la legislación penal, establece la responsabilidad de la víctima en los casos en los que se ve involucrada. Se trata de los hechos en los que las víctimas terminan siendo las culpables de los casos que determinaron resultados en los que ellas mismas se llevaron la peor parte y por los cuales hay otros terceros que pasan a estar en el ojo de la tormenta.
Según lo resume el reconocido catedrático en Derecho Penal, el Dr. Pedro Montano, “el hecho de la víctima no es indiferente para el Derecho Penal. Este puede ser de tal entidad que haga decaer el delito totalmente por falta de acción. Hecho de la víctima, caso fortuito y fuerza mayor, impiden el elemento acción. La diferencia es que en el hecho de la víctima hay normalmente ejercicio de libertad por parte de ésta. En el caso fortuito y fuerza mayor hay imprevisibilidad absoluta, o irresistibilidad absoluta. Para que exista hecho de la víctima debe haber acción y por lo tanto “acto humano”, dice Montano.
“Si hay acto humano, éste podrá ser calificado desde el punto de vista de la intencionalidad y por eso queda habilitado el análisis del elemento culpabilidad. El acto de la víctima podrá ser entonces, doloso, culposo o ultraintencional. Y, de acuerdo a criterios de imputación objetiva, si su conducta supuso la creación ilícita de un riesgo o su incremento, y luego se concretó en los hechos, debe responder”.
Esto quiere decir que quien por ejemplo participa de un accidente y se lleva la peor parte, pero teniendo la culpa por haber actuado de una manera que originó el episodio, asume la responsabilidad del caso y exculpa de pena al otro actor involucrado. Hay ejemplos claros de este tipo de situaciones, pero los más elocuentes han sido los accidentes de tránsito.
También están los casos en los que si una persona se arroja a las vías del tren y el maquinista no tiene tiempo de frenar, no comete homicidio, porque allí hubo una acción deliberada de la víctima por quitarse la vida a manos del tren. El mismo caso para una autopista en la que circulan autos a gran velocidad. Y también con algunas salvedades según el caso, para aquellos hechos en los que una persona cruza a mitad de cuadras, sin mirar, exponiéndose a recibir lesiones o incluso perder su vida, por poder ser atropellada por un vehículo que viene circulando en forma correcta.
Para que se cumpla deben determinarse algunos aspectos concretos, como la cabal intervención de la víctima en la producción del hecho y sobre todas las cosas en la facilitación de la generación del resultado.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...