“El hincha es clubista y no de las selecciones”

La paliza de la indiferencia

En los últimos años y pese a puntuales consagraciones de combinados salteños, el promedio de entradas en el Parque Ernesto Dickinson, no ha superado las 700. Incluso, en aquellos certámenes donde los resultados a favor implicaron jugadauna constante. Por ejemplo en el 2015, cuando Salto fue Campeón del Interior en Sub 14, Sub 18 y mayores. De todas maneras no se trata de abrir el cauce en torno al poder o no de convocatoria de selecciones, sino que la situación en nuestro medio aparece a todas luces concreta.
Un par de años atrás, un DT ya fallecido y que supo ser de primera línea, solía refrendar sin más trámite que “en nuestro medio el hincha es clubista y no de las selecciones. Es hincha de su equipo y poco le importa si Salto responde o no responde en la categoría que fuese”.
Esa tendencia se fue acentuando en el tiempo. Y existen algo más que señales.
De varios años a esta parte, fueron desapareciendo como opción, “las excursiones para acompañar a Salto”. Puede suponerse bien que el ciclo de Gustavo Ferraz supo de un determinado respaldo popular, pero coincidiendo con las últimas ediciones del Campeonato del Litoral, finalmente sometido a variantes que lo eclipsaron. Ya no más aquel fuego sagrado.
De ultima, no han faltado algunas iniciativas, contratándose minibuses, con 14 asientos y no más. Aún así, la misión concluyendo en fracaso. La indiferencia gana por paliza. Escribe definitivamente, su propia historia.