El intocable poder

Porque Universitario fue el poder en sí mismo. Y como todo poder: da la cartas. Y la dio. Ya incluso en el primer tiempo, con superior vuelo creativo y cauces ofensivos, a la medida de la pretensión. Pero fue el poder del que pudo, porque se lo propuso y fue tácticamente cerebral: descubrió las vacilaciones de Ferro, no haciendo más que explotarlas.
Fue apto en la mente y eso es una ventaja puntual para cualquier equipo. Aunque el 1-0 llegó por el penal de ejecución perfecta desde Alexander Píriz en los 30′ (la mano de Juan Pereira en el instintivo rechazo), ya con la madura convicción del que fue acentuando la mecánica colectiva suficiente.
Ferro llegó por dos veces y algún afinamiento ocasional en la llegada (Cavani-Vera). Pero a la franja le costó siempre. En los 32′ una bomba en tiro libre de Marcelo Menoni para que Vaz evitara y recién por los 44′, con un defensor rojo para el rechazo.
Pero desde en el campo visual, mucho más que una sensación: el poder de Universitario para ofrecerle más coherente destino a la pelota, sabiendo el cómo y sin dobles interpretaciones.
Fue a lo seguro. Ferro se fue partiendo, lejos de la expresión maciza. Entonces, ¿cómo combatir ese poder utilitario que fue la U”? Por eso fue el intocable poder.
CUANDO LE HIZO LA CRUZ
En los 5′ de la recta final. Cuando la “U” fue a la búsqueda y después del impacto en el poste, la aparición de Fernando Cruz. Estocada de la buena y perfección sentenciando: a las piolas y 2-0. Ferro pasó a línea de tres. Movió las piezas.
Christian Cavani fue líder natural en medio de la complicada madeja y el “Lobo” Cruz, más Vera, para asociar. Pero fue circunstancial. Cuando Vera ejecutó el tiro libre y la mandó al segundo palo a rastrón, sin que Diego llegase, pareció que Ferro se potenciaba en la actitud. Pero fue un relámpago y nada más.
Después, la calma del no se puede. El contraste con ese poder de Universitario. Para defender, para asumir la partida, para que en los 13′ el “Cunfi” Menoni obligara a Jonathan Vaz otra vez. Recién sobre el final, Ferro amenazó con un pelotazo vertical que Burgos evitó rescatando lo más válido y generoso de su encendida leyenda.
Cuando Vera descontó, Ferro se apagó. Una contradicción, barriendo el dictado de la lógica. Y Universitario, nunca admitió el desajuste táctico. El poder de su personalidad para no arriar banderas. Por eso, ganó con justicia no cuestionable. Con su poder intocable. Se quedó con la punta en soledad. Lo postergó a Ferro.
Bebió en su “etiqueta” roja. Un “trago” a la medida, de ese poder que reinó.
-ELEAZAR JOSÉ SILVA-
*********
ASÍ PASÓ
Campo de juego: Parque Luis T. Merazzi.
Partido correspondiente a la 9ª fecha de la primera rueda. Divisional “A”.
Árbitro central: Aníbal González (Bien). Asistentes: Walter Araújo-Rolando López.
Asistencia: 700 aficionados.
UNIVERSITARIO (2)- Diego Sebastián Burgos; Octavio Pintos, Matías Flores, Elbio Conti, Joaquín Burutarán; Marcelo Alexander Menoni, Franco Ávalos, Fabián Leytes (Valentín Fornaroli); Fernando Cruz; Alexander Píriz (Matías Laxague), George dos Santos (Luis Eduardo Facio). Director Técnico: Ramón Walter Rivas.
FERRO CARRIL (1)- Jonathan Vaz; Juan Coelho, Christian Alberto Cavani, Juan Pereira (Gabriel de Souza), Franco Suárez (Maximiliano Bérniz); Marcio Backes, José María di Nápoli, Juan Alberto Iriarte, Sergio Cruz; Leonardo Rivero, Rodrigo Quiroga (Carlos Alberto Vera).
Director Técnico: Octavio Espalter-José María di Nápoli.
GOLES: 30′ Alexander Píriz de penal (U). Segundo tiempo: 5′ Fernando Cruz (U); 20′ Carlos Alberto Vera (Ferro Carril).
EL MEJOR DE LA CANCHA: Matías Flores-Marcelo Menoni-Fernando Cruz.
EL MEJOR DE FERRO CARRIL: Jonathan Vaz-Christian Cavani.