El juicio final

La conclusión de consignas en la “A” y en la “B”. La consagración de Ferro Carril en la “A”. Su retorno a la gloria en el año de los 100 años. Las caídas a la “B” de Deportivo Artigas y Parque Solari, mientras se produjo el ascenso de Chaná y Cerro.
En el caso de Cerro, había avanzando de la “B” a la “A” en el año 2003, hasta su retorno inmediato al círculo de ascenso. Desde la “B” a la “”C”, hubo dos casos que no dejaron de impactar y sorprender: los de Peñarol y Tigre.  Pero lo cierto es que más allá de las consecuencias a ese nivel, no son pocos los aspectos que hacen a la historia intima de las reflexiones finales. Lo bueno y lo malo.
Lo admitible y lo rechazable.
Lo que dignificó y lo que empalideció.
Más que balance, es desde EL PUEBLO pensar en voz alta. Al fin de cuentas cada integrante del staff tiene a mano su propio enfoque.
Su propia óptica.
Cada quien es cada quien. Y cada cual es cada cual desde una pasión dominguera vestida de fútbol.
¡Qué de eso se trata!.

La conclusión de consignas en la “A” y en la “B”. La consagración de Ferro Carril en la “A”. Su retorno a la gloria en el año de los 100 años. Las caídas a la “B” de Deportivo Artigas y Parque Solari, mientras se produjo el ascenso de Chaná y Cerro.

En el caso de Cerro, había avanzando de la “B” a la “A” en el año 2003, hasta su retorno inmediato al círculo de ascenso. Desde la “B” a la “”C”, hubo dos casos que no dejaron de impactar y sorprender: los de Peñarol y Tigre.  Pero lo cierto es que más allá de las consecuencias a ese nivel, no son pocos los aspectos que hacen a la historia intima de las reflexiones finales. Lo bueno y lo malo.

Lo admitible y lo rechazable.

Lo que dignificó y lo que empalideció.

Más que balance, es desde EL PUEBLO pensar en voz alta. Al fin de cuentas cada integrante del staff tiene a mano su propio enfoque.

Su propia óptica.

Cada quien es cada quien. Y cada cual es cada cual desde una pasión dominguera vestida de fútbol.

¡Qué de eso se trata!.

Algo está fallando

LO BUENO- Ya se apagaron las luces del escenario mayor de nuestro fútbol, se bajó el telón y con ello una nueva temporada. Finalizaron las Div “A” y “B” y ya está promediando la temporada de la “C”. Hablando de lo bueno y es para destacar, que ambas divisionales finalizaron una temporada sin problemas, como en el año pasado en el que se auguró que el campeonato quedaría trunco, cargando todas las tintas en las actuaciones de los árbitros.

Este año no fue la excepción, pero todo fue por el cauce normal, en el caso de la Div “A”  con una liguilla apasionante, en la que se coronó campeón Ferro Carril y no fue novedad ni casualidad, todo terminó en festejos y sin incidentes.

LO MALO- En algunos es imposible ingresar, llenos de agua, no están en condiciones higiénicas, las damas no tienen baños adecuados. Si tenemos en cuenta que el aficionado paga el ingreso -que no es módico – y no cuenta con servicios adecuados algo está fallando.

228433_128707247204588_2306864_n

Por otra parte, si hablamos de un aspecto malo me voy a referir a las condiciones de los baños de algunos escenarios que realmente impactan negativamente.

No podemos olvidarnos que antes de cada temporada los escenarios son inspeccionados por una comisión de field que es la que da el OK, habilitando las distintas canchas, pero al parecer no inspeccionan los baños, vulnerando los derechos del público que paga pero no cuenta con gabinetes

higiénicos en condiciones, se les cobra , se aumentan los precios de las entradas pero en cuanto a los baños de los distintos escenarios, todo sigue igual.

Escribe: Luis Díaz

¡Basta de fútbol resultado!

LO BUENO…Dentro de una temporada relativamente pareja, y donde la incógnita estuvo planteada hasta el final en lo que tiene que ver  con dos de los cuatro que definieron en la Liguilla, fueron muy pocos los aspectos positivos que dejó la competencia en la divisional de privilegio. Una es la seriedad que le puso la mayoría desde el inicio, haciendo el esfuerzo, y dentro de las posibilidades de cada uno reforzando a sus planteles y preparando a sus equipos para encarar la temporada de la mejor manera. Tanto en la “B”, con Chaná ascendido en forma directa y anticipada, y Sportivo Cerro haciéndolo luego en la Liguilla, y el equipo de Ferro Carril (ganador del Acumulado) como flamante campeón Salteño en  la “A”, se hizo justicia por ambos lados. Lo otro, y en un tema del que mucho se habla, la llegada la recta final del campeonato…la dignidad de los equipos, acerca de aquello que se dice, “fulano arregló con zutano…”, “aquel parece que arregló su partido con el otro…”, en fin, cosas que siempre se dicen, pero que esta vez, y como debería ser siempre, por otra parte, los resultados, y como se dieron más que nada en las dos últimas fechas, dejaron demostrado, y echaron por tierra con todas la habladurías, y eso está bueno…todos entraron a la cancha a ganar.

LO MALO- Y aquí sí,  debemos decir lo que venimos pensando desde hace un buen tiempo a esta parte, en lo que tiene que ver con el fútbol salteño, y que incluso después se ha visto reflejado a nivel de selecciones, sea

407297_168534079922992_1923455169_n

cuál fuere el entrenador de turno en cada uno de de los procesos… cada vez se juega menos al fútbol, señores. ¡Basta de fútbol – resultado por favor!… Queremos ver tres pases seguidos, un par de cambios de frente por partido, un par de paredes al borde del área, un

jugador parando una pelota y dejándola “muerta” debajo de su botín, equipos que ingresen a la cancha mirando el arco de enfrente y no realizando los cambios defensa por delantero según el resultado del partido… ¿Será ,mucho pedir?… Se protesta bastante más de lo que se juega, se destruye más de lo que arma de mitad de cancha hacia adelante, y podríamos seguir marcando aspectos, pero sabemos que será inútil, sabemos que seguirán en la misma. Hemos sido testigos en más de una ocasión de una frase repetida…¿Para ver esto tuve que pagar “80 pesos…?… Y sí amigo, es lo que hay.

Escribe: Daniel Silveira

Delegados que atiendan y entiendan la función

LO BUENO- Habría muchas cosas para destacar de esta temporada de las dos principales divisionales de nuestro fútbol. En primer lugar la titulación de Ferro Carril como el mejor equipo de la temporada y sumando así su “corona” 41 en la historia de la franja. Segundo, el comprobar que cuando hay buenos espectáculos, la gente concurre y apoya. Un salteño (que jugó en Ferro Carril) radicado desde hace años en la capital, no podía creer que en tres fechas de la liguilla se pasó el millón de pesos de recaudaciones.

Pero lo que para mí es más que importante, es el comprobar que este año fue pródigo en “mostrar” chicos con un futuro interesante. Hay varios valores para nombrar, pero voy a hacerlo con uno solo y este chico es Cristian Ramos de Hindú que solo tiene 17 años y ya mostró lo mucho que sabe.-

LO MALO- Dentro de lo negativo que nos dejó esta temporada, fue el comprobar que cada año que pasa, se hace más 111109 030difícil conseguir gente para trabajar en los clubes. Pero más difícil aún es el conseguir delegados que entiendan y atiendan su función. Lo dijimos en más de una oportunidad, el delegado es la persona más importante de toda institución. Todo esto a cuenta de lo que le pasó a Deportivo Artigas que  llegó alguien y le vendió “un paquete” con dos jugadores de Concordia adentro y que según él, estaban en calidad de libres. Sin consultar, sin chequear la gente “militar” fue y los inscribió. Salto Nuevo y Saladero sí chequearon y consiguieron algo. Y ese error les costó 6 puntos y el descenso a la “B” al Deportivo. Lo del año anterior con los colombianos salió bien, ¿este año nadie del club se preocupó por hacer una simple llamada a la Liga de Fútbol de Concordia?

Escribe: Enrique Tourn (colaborador)

La discriminación

de los desubicad

os

LO MALO- La violencia, siempre presente. Todos los domingos. No hubo un domingo que no hubiera actos de violencia en algunas de las canchas. Hasta en la misma liguilla hubo actos de violencia; por parte de los jugadores, hinchas, directores técnicos y hasta de la misma policía, que aunque sabemos que su trabajo es evitar la violencia, en algunos casos la alimentó con sus actitudes. Falta de comodidad tanto para los hinchas como para los que trabajamos en los medios de prensa. Más de una vez nos tenemos que bancar a algún que otro “desubicado” que nos grita o se sienta al lado de nosotros para decir que tenemos que escribir y que no. La DISCRIMINACIÓN, y lo escribo con mayúscula, porque es hora de decir ¡basta!; en la época en que vivimos muchas mujeres realizamos trabajos que antes eran “solo para hombres”. En mi caso y como mujer, más de una vez en la cancha tuve que aguantar a personas que me decían de muy mala manera y despectivamente cosas como: “esto es un trabajo de hombres, anda a cocinar”, entre otras c aun peores. Lo que les digo en esta opinión a esas “personas” es que hoy en día ya no hay trabajos para hombres o para mujeres, y ¿por qué una mujer no puede realizar la cobertura de algún partido de fútbol?

LO BUENO- Las hinchadas que iban a la cancha a alentar a sus equipos y no a buscar problemas, a esos hinchas que si

297536_3121547497068_226946827_nganaban se iban con una sonrisa dibujada en su rostro y a esos que aunque perdieran, se retiraban sin generar ningún tipo de problemas, quiero destacar esas hinchadas que le ponían todo el color y la viveza a esas tardes de domingos de fútbol. Quiero destacar a esa gente que acompaño a su equipo en todo momento, en las buenas y en las malas. Así como dentro delas cosas malas enumeré la falta de comodidad en algunas canchas, debo destacar la amabilidad con la que fuimos atendidas en otras, donde los delegados y encargados de las canchas se pusieron todo el tiempo a las órdenes para lo que necesitáramos. Dentro de la cancha, destacar a aquellos jugadores y técnicos que después de un partido, iban a saludar al equipo rival, sin ningún tipo de problemas y sin olvidar nunca que el fútbol es un juego. Una de las cosas mas importantes es agradecerle a la gente que nos ayudó y nos sacó algunas dudas y con quienes en mi caso, tuve la oportunidad de aprender muchas cosas.

Escribe: Eugenia Aguirre Nessi

La agria impotencia de no poder cambiar

LO BUENO- La temporada supo de picos altos en la primera rueda. No por nada en algunas fechas, el promedio de venta orilló las 2.000 entradas. O sea: franca y generosa respuesta de los aficionados. Ya en la recta final, la progresiva merma. Son de esas paradojas que suelen acompañar al fútbol salteño. Cuando las definiciones van ganando espacios, la recesión se convierte en compañera fiel. Bueno también, el protagonismo alcanzado por Saladero, sin dudas el equipo revelación del año. Por la suma de goles que produjo, porque hasta la última fecha fue postulante liguillero y porque afincó la base de proyección en el tiempo. Lo de Ferro Carril campeón, asociado a la lógica misma: ganó el mejor. No siempre el rey, es el de más sabio contenido. Con Ferro Carril, esa doble situación: proponiendo y alcanzado. Mientras Paolo Patritti fue de los aspectos refrescantes en la temporada, por la clase, por repertorio, por estética, por goles. Un sanducero en la cima de los aptos.
LO MALO- Prolongación de un esquema de campeonato, que cada vez produce menos sensación placentera en el aficionado. Dos ruedas y liguilla. Dos ruedas y liguilla. Dos ruedas y liguilla…. ¿Hasta cuándo? El fútbol de la “A” debiera situar perfiles de recambio a ese nivel. Ese “algo” a la cuenta misma de los representantes de clubes, que a principio de

111109 030

temporada amenazan con variar, pero todo después se va convirtiendo en lánguida y gris impotencia. Por sobre todo, lo malo otra vez. ¿Cuándo será el momento de cambiar? Pero además y definitivamente el cuestionamiento de no pocos, el exceso en el valor de las entradas en la liguilla. 100 a field y 50 a tribuna, un exceso para la clase media hacia abajo. Se expendieron menos boletos en relación a la liguilla 2011, testimonio elocuente al cabo, de lo admitido líneas arriba. El fútbol no puede ni debiera transformarse en deporte de élite. Debiera ser parte de ese consumo popular que a veces flaquea, cuando la sinrazón golpea la puerta. La sinrazón misma de lo excesivo.
Escribe: Eleazar Jose Silva