El MGAP descarta posibilidad de cambiar de estrategia en lucha contra la Aftosa, por novedades de recientes ensayos

El Dr. Francisco Muzio salió al cruce en el tema

El Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca a través de la Dirección

General de Servicios Ganaderos informó que de acuerdo a un estudio publicado hoy en la revista Science1 – que fuera tomado por varios medios de prensa de nuestro país-, se expresa que el ganado infectado experimentalmente con virus de Fiebre Aftosa (FA) sólo es capaz de transmitir el virus por un breve intervalo de tiempo, alrededor de la mitad de lo que se pensaba anteriormente.

Según los autores del Pirbright Laboratory, de Surrey y la Universidad de Edimburgo de Reino Unido, en estas condiciones se detectó que el período de contagio es más corto (promedio de 1,7 días) de lo que actualmente se cree, y los animales no son infecciosos hasta 0,5 días después (promedio) de que aparezcan síntomas clínicos.

Los conocimientos actuales de la epidemiología de la enfermedad en bovinos, sostienen que entre el ingreso del virus y la aparición de las lesiones clínicas transcurre un período máximo de 12 a 14 días.

La fase virémica -que antecede a la aparición de lesiones típicas de fiebre

aftosa- se denomina fase prodrómica y los animales presentan síntomas

inespecíficos.

Esta etapa tiene gran importancia en el control de la enfermedad debido a que el virus se encuentra presente en saliva, heces, leche, mucus vaginal y semen, 1 Relationship Between Clinical Signs and Transmission of an Infectious Disease and the Implications for Control Autores: Bryan Charleston, Bartlomies M. Bankowski, Simon Gubbins, Margo E. Chase-Topping, David Schley, Richard Howey, Paul V. Barnett, Debi Gibson, Nicholas D. Juleff, Mark E. J. Woolhouse hecho éste que ha sido demostrado por muchos trabajos a nivel de laboratorio y de campo.

Este estado de portador asintomático complica muchas veces el control de la enfermedad, ya que el animal se encuentra aparentemente sano y sin embargo puede ser fuente de infección para otros animales susceptibles.

Los ensayos experimentales de laboratorio son importantes como primera

etapa en la investigación científica, luego, la misma debe continuarse con

estudios de campo que abarquen las condiciones naturales de evolución de la enfermedad y estar aplicada a un número importante de animales a los efectos de poder conocer el modelo de la enfermedad.

Por otro lado, este modelo debe abarcar diferentes tipos y cepas de virus, que como está demostrado tienen desiguales comportamientos que a su vez pueden variar en diferentes ecosistemas.

De esto se desprende que, a partir de un ensayo realizado sobre pocos

animales y en laboratorio, no se pueden sacar conclusiones definitivas que

modifiquen estrategias que han resultado ampliamente exitosas para erradicar la enfermedad como es el caso de las aplicadas en el Cono Sur de América.

Dr. Francisco Muzio

Director General de Servicios Ganaderos