El motociclista que atropelló a la niña de cinco años fue dejado en libertad gracias a la declaración de una testigo

Una vecina que se encontraba sentada en la vereda de su casa, a pocos metros del lugar donde el domingo pasado una motocicleta atropelló a una niña de cinco años en el barrio Malvasio, fue clave para que el juez penal de turno corroborara la versión del conductor del birrodado y decidiera dejarlo en libertad.
El conductor había declarado que la pequeña apareció de improviso frente a su vehículo y que no pudo verla descender a la calle porque una camioneta que estaba estacionada le impidió advertir las intenciones de la niña. Esto fue corroborado por la testigo, quien acotó que la pequeña se encontraba jugando con una bicicleta en la vereda, cuando en determinado momento bajó a la calle y fue embestida por la motocicleta Yumbo Max que conducía el hombre mayor de edad, que llevaba como acompañante a un menor.
La coincidencia en las declaraciones del conductor y la testigo fue decisivo para que el magistrado dejara el libertad al primero, quien luego del accidente fue indagado por la Policía y luego citado a declarar al Juzgado.
El siniestro se produjo en calle 17 Metros, entre Rivera y Varela, y la pequeña resultó con lesiones graves, que llevaron a que fuera trasladada directamente al hospital Pereira Rosell de Montevideo. En primera instancia se pensó en llevarla al hospital de Tacuarembó, pero finalmente se la trasladó a la capital. Al cierre de esta edición, la condición de la niña seguía siendo delicada.
HURTO POR DESCUIDO
Una dama se encontraba en un local de comidas rápidas ubicado en calle Cerrito, cuando en determinado momento descuidó su cartera, lo que fue aprovechado por dos hombres que circulaban en una motocicleta Honda 125 de color negro, quienes al pasar por el lugar manotearon el objeto en cuestión y se dieron a la fuga.
La cartera contenía dos llaves de moto, un monedero, un perfume, 600 pesos en efectivo y una tarjeta del Banco República.
El hecho fue denunciado en la seccional 2ª, donde se practican las averiguaciones del caso en pos de identificar y detener a los “motochorros”.
HURTO EN VILLA
CONSTITUCIÓN
El dueño de un bar ubicado en calle 25 de Agosto esquina 25 de Mayo de Villa Constitución denunció que su comercio fue visitado por los “amigos de lo ajeno”, quienes se llevaron varios litros de bebidas alcohólicas de diferentes marcas, una caja registradora y 90 pesos en monedas.
El damnificado, que dio cuenta del hecho a la seccional 7ª de la localidad, expresó que el robo se consumó entre la hora 0.00 y las 6.45 del lunes, lapso de tiempo en que el bar estuvo cerrado.
El hombre se percató de que una de las puertas se encontraba abierta y que el candado que aseguraba la misma había sido forzado por los malvivientes.
Los policías locales practicaron las averiguaciones del caso con vecinos de la zona, con resultado negativo, por lo que siguen investigando.
ROBO EN OBRA EN
CONSTRUCCIÓN
A las tres de la tarde del viernes pasado, un obrero procedió a realizar un control de herramientas de rutina en la obra en construcción en la que se encuentra trabajando en las Termas del Daymán.
Tras realizar dicho trabajo, el susodicho se percató del faltante de una amoladora y un taladro, ambos de marca Makita. Por dicho motivo, el trabajador procedió a denunciar el presunto hurto en la seccional 3ª, donde acotó que las herramientas se encontraban en un galpón cerrado bajo llave.
Tras presentarse en el lugar, los efectivos policiales constataron que no se registró ningún tipo de forzamiento en puertas ni paredes del galpón, y tras practicarse las indagaciones del caso con personas cercanas al lugar, no se obtuvo ninguna pista sobre el caso, por lo que se continúa trabajando.
HURTO EN INTERIOR
DE VEHÍCULO
Un hombre dejó su automóvil Renault en el estacionamiento de unas viviendas ubicadas en el barrio Mi Tío, en la noche del domingo. En la mañana del lunes, al ir a buscar el vehículo, descubrió que alguien había ingresado al mismo y le había hurtado una radio JVC con frente desmontable, después de haber forzado la cerradura de la puerta izquierda del coche.
El perjuicio fue valuado en 4.000 pesos en la seccional 2ª, donde se presentó el denunciante para dar cuenta de lo sucedido.
DOS ROBOS DE MOTOS
Los hurtos de motocicletas no cesan nunca, como certifican las continuas denuncias que se efectúan en las diferentes sedes policiales de la ciudad. El lunes, por ejemplo, un hombre se presentó en la seccional 3ª, donde comentó que a las 10.15 del mismo día había dejado estacionada su moto Ciao de color blanco, el lado de su finca ubicada en el barrio Horacio Quiroga. A las 11.15, cuando el susodicho fue a retirar el vehículo, se percató de que la misma había desaparecido, acotando de que la moto estaba sin ninguna traba de seguridad.
Y en la madrugada de ayer, mientras tanto, otro hombre se dirigió a la seccional 2ª para dar a conocer que a las 10.30 de la mañana del lunes había dejado su moto Yumbo c110 de color negra estacionada en la intersección de las calles Blanes y Brasil, y a las 2.00 de la madrugada de ayer, al ir a ocuparla, el birrodado ya no se encontraba en el lugar.
En ambos casos, las autoridades policiales realizan las averiguaciones del caso.

Una vecina que se encontraba sentada en la vereda de su casa, a pocos metros del lugar donde el domingo pasado una motocicleta atropelló a una niña de cinco años en el barrio Malvasio, fue clave para que el juez penal de turno corroborara la versión del conductor del birrodado y decidiera dejarlo en libertad.

El conductor había declarado que la pequeña apareció de improviso frente a su vehículo y que no pudo verla descender a la calle porque una camioneta que estaba estacionada le impidió advertir las intenciones de la niña. Esto fue corroborado por la testigo, quien acotó que la pequeña se encontraba jugando con una bicicleta en la vereda, cuando en determinado momento bajó a la calle y fue embestida por la motocicleta Yumbo Max que conducía el hombre mayor de edad, que llevaba como acompañante a un menor.

La coincidencia en las declaraciones del conductor y la testigo fue decisivo para que el magistrado dejara el libertad al primero, quien luego del accidente fue indagado por la Policía y luego citado a declarar al Juzgado.

El siniestro se produjo en calle 17 Metros, entre Rivera y Varela, y la pequeña resultó con lesiones graves, que llevaron a que fuera trasladada directamente al hospital Pereira Rosell de Montevideo. En primera instancia se pensó en llevarla al hospital de Tacuarembó, pero finalmente se la trasladó a la capital. Al cierre de esta edición, la condición de la niña seguía siendo delicada.

HURTO POR DESCUIDO

Una dama se encontraba en un local de comidas rápidas ubicado en calle Cerrito, cuando en determinado momento descuidó su cartera, lo que fue aprovechado por dos hombres que circulaban en una motocicleta Honda 125 de color negro, quienes al pasar por el lugar manotearon el objeto en cuestión y se dieron a la fuga.

La cartera contenía dos llaves de moto, un monedero, un perfume, 600 pesos en efectivo y una tarjeta del Banco República.

El hecho fue denunciado en la seccional 2ª, donde se practican las averiguaciones del caso en pos de identificar y detener a los “motochorros”.

HURTO EN VILLA CONSTITUCIÓN

El dueño de un bar ubicado en calle 25 de Agosto esquina 25 de Mayo de Villa Constitución denunció que su comercio fue visitado por los “amigos de lo ajeno”, quienes se llevaron varios litros de bebidas alcohólicas de diferentes marcas, una caja registradora y 90 pesos en monedas.

El damnificado, que dio cuenta del hecho a la seccional 7ª de la localidad, expresó que el robo se consumó entre la hora 0.00 y las 6.45 del lunes, lapso de tiempo en que el bar estuvo cerrado.

El hombre se percató de que una de las puertas se encontraba abierta y que el candado que aseguraba la misma había sido forzado por los malvivientes.

Los policías locales practicaron las averiguaciones del caso con vecinos de la zona, con resultado negativo, por lo que siguen investigando.

ROBO EN OBRA EN CONSTRUCCIÓN

A las tres de la tarde del viernes pasado, un obrero procedió a realizar un control de herramientas de rutina en la obra en construcción en la que se encuentra trabajando en las Termas del Daymán.

Tras realizar dicho trabajo, el susodicho se percató del faltante de una amoladora y un taladro, ambos de marca Makita. Por dicho motivo, el trabajador procedió a denunciar el presunto hurto en la seccional 3ª, donde acotó que las herramientas se encontraban en un galpón cerrado bajo llave.

Tras presentarse en el lugar, los efectivos policiales constataron que no se registró ningún tipo de forzamiento en puertas ni paredes del galpón, y tras practicarse las indagaciones del caso con personas cercanas al lugar, no se obtuvo ninguna pista sobre el caso, por lo que se continúa trabajando.

HURTO EN INTERIOR DE VEHÍCULO

Un hombre dejó su automóvil Renault en el estacionamiento de unas viviendas ubicadas en el barrio Mi Tío, en la noche del domingo. En la mañana del lunes, al ir a buscar el vehículo, descubrió que alguien había ingresado al mismo y le había hurtado una radio JVC con frente desmontable, después de haber forzado la cerradura de la puerta izquierda del coche.

El perjuicio fue valuado en 4.000 pesos en la seccional 2ª, donde se presentó el denunciante para dar cuenta de lo sucedido.

DOS ROBOS DE MOTOS

Los hurtos de motocicletas no cesan nunca, como certifican las continuas denuncias que se efectúan en las diferentes sedes policiales de la ciudad. El lunes, por ejemplo, un hombre se presentó en la seccional 3ª, donde comentó que a las 10.15 del mismo día había dejado estacionada su moto Ciao de color blanco, el lado de su finca ubicada en el barrio Horacio Quiroga. A las 11.15, cuando el susodicho fue a retirar el vehículo, se percató de que la misma había desaparecido, acotando de que la moto estaba sin ninguna traba de seguridad.

Y en la madrugada de ayer, mientras tanto, otro hombre se dirigió a la seccional 2ª para dar a conocer que a las 10.30 de la mañana del lunes había dejado su moto Yumbo c110 de color negra estacionada en la intersección de las calles Blanes y Brasil, y a las 2.00 de la madrugada de ayer, al ir a ocuparla, el birrodado ya no se encontraba en el lugar.

En ambos casos, las autoridades policiales realizan las averiguaciones del caso.