El Papa bautiza a 34 niños y anima a sus padres a transmitir la fe con amor

Ciudad del Vaticano, 7 ene (EFE).
El papa Francisco bautizó hoy a 34 niños en la Capilla Sixtina en una ceremonia con motivo de la festividad del Bautismo del Señor y en la que animó a sus padres a transmitirles la fe con el lenguaje del amor, y en la que se escucharon algunos llantos de los pequeños.
Es la quinta vez que Jorge Bergoglio preside esta ceremonia de administración del sacramento del bautismo durante su pontificado.
De esta forma, continúa la iniciativa impulsada por el santo Juan Pablo II para recordar el día en el calendario litúrgico en el que Jesús fue bautizado.
«Vuestra tarea es transmitir la fe en el amor de vuestra casa, de la familia», les dijo Francisco a las parejas durante la ceremonia.
El papa pronunció una homilía improvisada, breve, en la que destacó la importancia del amor de la familia y recordó a los progenitores participantes que el bautismo es «el primer paso en su tarea de transmitir la fe».
«La transmisión de la fe solo se puede hacer con el lenguaje de la familia, de papá y mamá, de abuelo y abuela. Después serán los catequistas quienes desarrollarán esta primera transmisión, con ideas y explicaciones», sostuvo.
Una transmisión de fe que será preciso que se inicie en el hogar de cada uno porque «si no se habla entre los padres la lengua del amor, la transmisión no es fácil».
El lenguaje de los padres debe ser el amor, pero también los niños tienen un dialecto propio, con el que se comunican y expresan, destacó el pontífice argentino.
En esta línea, bromeó sobre los llantos que se escucharon en varias ocasiones entre los altos muros de la Capilla Sixtina, bajo los frescos del gran genio Miguel Ángel.
«Ahora todos están callados, pero solo hace falta que uno dé el tono y después la orquesta sigue, es el dialecto de los niños», comentó, sonriendo.
Un lenguaje, valoró, que «hablan como pueden, pero que» gusta «a Jesús por su sencillez y autenticidad».
«Si comienzan con el concierto es porque tienen calor, no se sienten cómodos o tienen hambre. Si tienen hambre, denles el pecho, sin miedo, denles de comer, también esto es un lenguaje de amor», concedió Francisco, dirigiéndose a las madres.
Tras oficiar su homilía, el papa procedió a bautizar uno por uno a los 34 pequeños -16 niños y 18 niñas-, hijos de residentes o empleados de la Ciudad del Vaticano.
Bergoglio preguntó a cada una de las parejas ante la pila bautismal si aceptaban recibir el bautismo en la fe de la Iglesia católica.
Después, como en cualquier otra ceremonia bautismal que celebra la Iglesia católica en todo el mundo, Francisco fue vertiendo sobre cabeza de los pequeños el agua con el que fueron iniciados en la fe dentro del primero de sus siete sacramentos.
«Yo te bautizo, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo», fue la fórmula utilizada por Bergoglio.
Posteriormente los padres recibieron un pequeño paño blanco que colocaron sobre sus hijos y momentos después cada padre se acercó al Cirio Pascual situado cerca del papa para encender una vela por cada niño bautizado.
Tras la administración del bautismo, el pontífice ofició la eucaristía y lo hizo en el altar central y de espaldas a los asistentes, igual que se hacía en el rito antiguo y que fue modificado tras el Concilio Vaticano II (1962-1965).
Concluida la celebración, que comenzó en torno a las 09:30 hora local (8:30 GMT) y que duró casi dos horas, el papa abandonó la Capilla Sixtina en procesión, apoyado sobre su báculo papal.
EFE







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...