El Papa Francisco aprobó a la primera Santa de Uruguay

El milagro atribuido a ella, y que habilita su canonización, fue la curación de un uruguayo que tuvo un grave accidente

El Papa aprobó la canonización de la Beata Madre Francisca Rubatto, quien será la primera Santa de Uruguay.
La Madre Rubatto es fundadora de la Congregación de las Hermanas Capuchinas de la Madre Rubatto presente en Uruguay, y sus restos se encuentran en el Santuario ubicado en Belvedere.
El Papa Francisco autorizó a la Congregación para las Causas de los Santos promulgar el decreto que reconoce el milagro atribuido a la intercesión de la Beata María Francisca de Jesús. La noticia se difundió este sábado 22 de febrero a través de la Santa Sede. La canonización será en Roma a fecha de definir.
«El milagro que se atribuye a la Madre Francisca se refiere a un joven de Uruguay que en el año 2000 sufrió un accidente de moto que le produjo un trauma craneano con hemorragia y entró en un estado de coma grave. La invocación a la Madre Francisca fue muy fuerte y antecede a la curación. Es importante destacar que no le quedó a este joven ninguna secuela del accidente» detalla la Conferencia Episcopal del Uruguay en un comunicado.
SU VIDA
Nació en Carmagnola, Provincia del Piamonte (Italia) el 14 de febrero de 1844. Desde muy joven, siendo aún laica, se dedicó a las obras de caridad, a la enseñanza del catecismo a los niños, a la visita a los enfermos del Cottolengo y en los Oratorios de Don Bosco en Turín.
En 1885 dejó las tareas apostólicas de Turín y, estimulada por el Padre Angélico, capuchino, el 23 de enero de ese año fundó en Loano la Congregación de las Hermanas Capuchinas, dedicada a los enfermos y, especialmente, a los niños y jóvenes abandonados.
En 1892, con cuatro de hermanas de su congregación, partió hacia América Latina para ofrecer sus servicios en Uruguay, Argentina, y luego en el Nordeste de Brasil.
Con tres hermanas llegó a Uruguay y se instalaron en el barrio de Belvedere donde crearon un taller de costura, que con el tiempo se transformó en el Colegio San José de la Providencia. También realizó viajes misioneros a Argentina y Brasil.
Falleció en Montevideo en 1904. Sus restos fueron enterrados en el cementerio de La Teja, según el deseo expresado por ella en su testamento: «Mi cuerpo sea enterrado en medio de mis queridos pobres». Luego fueron trasladados a la capilla por ella construida que se convirtió en el año 2000 en el «Santuario de la Beata María Francisca Rubatto» ubicado en el Barrio Belvedere de Montevideo.
Hoy el Santuario es un lugar privilegiado de encuentro, recogimiento y oración.
El Papa Juan Pablo II la proclamó Beata en Roma el 10 de octubre de 1993 y la saludó como «PRIMERA BEATA DEL URUGUAY».