El Plan Agropecuario menciona medidas clave a tener en cuenta en esta época para tomar decisiones

Ing. Agr. Marcelo Pereira

En el marco de la Emergencia Sanitaria que nos afecta a todos, los funcionarios del Plan Agropecuario cumpliendo con el distanciamiento social recomendado por el Gobierno continúan trabajando desde sus hogares.

Frente a esta situación, los técnicos del Plan Agropecuario realizan transmisiones en vivo a través de la página de Facebook de la institución. En esta oportunidad el Ing. Agr. Marcelo Pereira Machín, se refirió a la estado de los campos de la Región Litoral Norte (Artigas, Salto, Paysandú y Río Negro) y las medidas a tomar frente a este escenario forrajero. 23 4 14 197
Pereira indicó que en esta zona hay tres departamentos que tienen una situación parecida; son Salto, Paysandú y Río Negro, donde hay buena disponibilidad de pasto, lo cual es consecuencia de que el trimestre de noviembre, diciembre y enero, hubo muy buenas tasas de crecimiento. Recordó que noviembre fue el mes de crecimiento récord de los últimos 20 años, con tasas de crecimiento de un 12% por encima del promedio de estos 20 años; diciembre fue un 18% por encima y enero un 26% lo que determinó que haya buena disponibilidad de pasto, si bien la calidad ha bajado notoriamente.
El ingeniero explicó que esta región tiene problemas de aguadas, ya que las aguadas temporarias se han retirado y esa es la problemática mayor.
Lo que marca la diferencia en esta zona, es el este del departamento de Artigas, donde hay predominancia de suelos superficiales, donde hay grandes peladales con presencia de bancos de forraje o manchones de canutillo y que son los que van quedando para el invierno.
Pereira explicó que de no haber llovido (la semana pasada), esta situación estaría en graves problemas, y aún los predios que no tienen esos bancos de forraje están en una situación bastante problematizada y que se podría titular de crisis forrajera.
A propósito de esto, el ingeniero mencionó que particularmente en Artigas, se registraron dos lluvias de 40 mm que “alivian la psicología del productor” y en el resto de los departamentos, las lluvias han solucionado parcialmente los problemas de aguada.

MEDIDAS DE BAJO COSTO
“En una situación de déficit hídrico que se puede transformar en crisis forrajera, es donde queremos hacer una serie de apreciaciones para ayudar a pensar esta temática”, indicó y mencionó que una de las medidas de corto plazo, es bajar los requerimientos, para ello, la primer medida es el ajuste de carga. En este sentido indicó que en establecimientos con énfasis criador que son los que dominan en el basalto, hoy las empresas van a tener que hacer tactos o ecografías, lo cual implica una gran oportunidad para priorizar aquellos animales que tengan mayores requerimientos como son las vacas preñadas y de allí saldrán las vacas falladas.
Por otra parte, recordó que está la venta de terneros que se realiza en otoño. En este sentido Pereira mencionó el remate realizado la semana pasada por Plazarural donde los precios fueron interesantes lo cual “no es menor al estar realizando el ajuste de la carga, fundamentalmente hoy que tenemos un dólar que está valiendo muchos pesos”.
La tercer medida es realizar los destetes. Pereira resaltó que una vaca que está con ternero al pie, consume 12 kilos de pasto seco, y si la destetamos, pasa a consumir 6 kilos, y todo lo que consuma por encima de 6 kilos, va destinado a mejorar su condición corporal.
De esta forma, explicó que el otoño es una estación clave para tomar decisiones, ya que es la antesala del invierno y es la última oportunidad que tenemos “de enfardar pasto en el lomo de las vacas”.
Por otra parte indicó que luego de las lluvias, es importante poder cerrar algún potrero para capitalizar el crecimiento de pasto que podamos tener en el otoño.
“Es la última oportunidad de juntar pasto ya que en el invierno las pasturas no crecen”, insistió.