EL PUEBLO con Julio Alonso, el hacedor de «Los Viajes» por televisión

Entrevista a Julio Alonso

Tenía doce años cuando vi por primera vez «Los Viajes del 12», con la conducción de Julio Alonso. Desde entonces y por espacio de 36 años nos ha acompañado cada semana mostrándonos rincones del mundo por el que él y su camarógrafo han visitado.

Aprovechando su reciente visita a Salto para presentar su nueva empresa «Hiperviajes», la que alcanzó además un acuerdo empresarial con la agencia salteña «Ventus: Viajes & Turismo», dialogó brevemente con EL PUEBLO, donde contó el origen de «Los Viajes del 12», adelantando en carácter de primicia que este año vuelve a la pantalla de Teledoce su programa insignia.
Luego, cuando pasamos al perfil del entrevistado, comenzamos a hablar más íntimamente sobre la vida del propio Los-viajesJulio Alonso, presentándose una nota distinta, donde descubrimos que le encanta comer buseca, le gusta jugar al tenis cuando la rodilla se lo permite, que su esposa lo hizo hincha de Fénix, que no soporta la cumbia y que admira al pueblo cubano.

- Muchas generaciones conocimos gran parte del mundo gracias a usted. Después de tantos años, ¿qué le dejó tantos viajes por el mundo?
– Por lo general, experiencia, el poder conocer nuevas culturas, grandes paisajes de ensueño, gente. Es algo que realmente estoy muy conforme a esta edad luego de tantos años de tener reciprocidad de parte del público. O sea, que ha sido una experiencia muy bonita.

- Usted descubrió esta faceta en los medios televisivos, porque hoy se ve en la televisión, no solo de Uruguay, programas bastantes parecidos…
– Si, yo empecé, para ser exacto, en 1981. Por ese entonces yo estaba dedicado a la locución comercial y a la televisión, pero en ese momento estábamos cubriendo las eliminatorias del mundial del 82, para España, que tristemente quedamos eliminados, precisamente por el país que visitábamos, que era Perú. Y el Círculo de Periodistas Deportivos de Perú invitó a toda la prensa uruguaya y a toda la prensa internacional que estaba cubriendo, en ese caso, el partido de Uruguay – Perú, a visitar Machu Pichu. Allá fuimos, hicimos el Valle del Inca, nos quedamos dos días en Cuzco, llegamos a Machu Pichu, y maravillados un poquito por lo que estábamos observando, le pregunté a mi compañero camarógrafo de Canal 12, si había rollos, si teníamos material de sobra como para poder cubrir la selección uruguaya y también cubrir Machu Pichu. Y bueno, empezamos a tirar imágenes y más imágenes, llegamos a Montevideo luego del partido que recordamos fue el que nos eliminó con aquel cero a cero, y nos pusimos a editar, y yo me pertreché de muy buenos poemas de Neruda, de un escritor peruano muy bueno y también de música autóctona.
Entonces, estando ya en Montevideo, comenzamos a editar todo ese material, se lo presenté al dueño y director del canal, el ingeniero (Horacio) Scheck, lamentablemente hoy desaparecido, para nosotros un profesor en televisión, y me dijo, «el miércoles sale», y yo, «¿cómo?» (risas) Yo me asombré, tenía apenas cuarenta y ocho horas, «el miércoles sale». Y al otro día de salir, recuerdo que me llamó a mi oficina y me dijo, «andá aprontando otro para la semana que viene». Ahí nacieron «Los Viajes del 12».

- En esos viajes nos enseñó también con lujo de detalles lo que era el Carnaval de Río…
– También…

- Fue toda una experiencia mostrarnos lo que está detrás de cada carnaval en Río, aquello que no se ve en los desfiles televisados.
– La verdad que hicimos varias producciones, el carnaval es uno de ellos. La Oktoberfest de Munich la hice varias veces, es algo realmente inolvidable. Por ejemplo, la Fiesta del Vino en Francia también hicimos. Durante cinco años estuvimos haciendo la Tokio Motor Show, que se paralizó en 2001 cuando vino aquel problema económico en estas latitudes, pero hasta el 2001 hicimos muchos años la Tokio Motor Show que es la exposición más valiosa, la más importante que hay en el mundo en cuanto al futuro automovilístico. O sea que hay muchas cosas que se hicieron.

- No sé usted, pero el televidente extraña sus «Viajes»…
– Bueno, lamentablemente no somos los que programamos. Si soy consciente cuando mucha gente me para y me dice, «¿por qué tanta televisión fuera de aquí del país? ¿Por qué no se produce más aquí?», lo que pasa es que son importantes los costos. Por ejemplo, «Los Viajes…» es una producción sumamente cara, muy cara, no es solamente el personal humano que viaja, sino también el poder estar conviviendo en hoteles, las locaciones en las que nosotros filmamos. Por lo menos en el caso de lo que hace a Canal 12, las locaciones que nuestro programa filma son todas pagas, no es como en Uruguay que vienen de afuera con una cámara y filman lo que quieren. Si tú quieres filmar el Partenón en Grecia, tienes que preguntar cuánto es el cachet, si no, profesionalmente no puedes filmar. Es por eso que son producciones muy pero muy caras, y cada vez se han hecho más caras, lamentablemente. Es por eso que no sale más.
Sin embargo, no sé si te has dado cuenta que últimamente han aparecido muchísimos programas de viajes. Muchos de ellos, utilizando materiales de promoción que brindan las oficinas de turismo, que no es lo mismo. Otros no explican lo que estamos viendo, es que cada uno tiene su estilo. O sea, yo al hacedor lo aplaudo. El que juzga es el público, pero al hacedor, sea bueno, regular, malo, no soy quién para decirlo.

- Usted demostró que había que estudiar para luego poder contarnos y transmitirnos lo que se mostraba en imágenes.
– Por eso, es fundamental explicar lo que estamos viendo. Y además, también lo tiene que conocer quien filma. Tú miras un ornato del Partenón y lo tienes que explicar, por lo menos para que se entienda. Creo que hay diferencias, cada uno en su estilo.

- ¿Dónde está hoy Julio Alonso?
– Un poco más en mi casa. En este momento no lo digo porque estoy un poco lesionado de una rodilla, pero jugando al tenis a la mañana porque me gusta hacer deportes, y si Dios quiere regresando a un nuevo ciclo de «Los Viajes…».

- ¿Para cuándo? ¿Tiene fecha?
– Si, ya había fecha hace dos domingos atrás, por eso es que en estos momentos Canal 12 estaba pasando repeticiones nuestras y ahora hubo que recurrir a videos argentinos de un colega, pero ya hay previstos más o menos ocho programas para comenzar.

- ¿Por dónde va a andar?
– Es un secreto, no puedo decirlo porque ahora hay cuatro colegas también haciendo viajes (risas).

Perfil de
Julio Alonso

Está casado hace 56 años. Tiene tres hijos y siete nietos. Es del signo de Cáncer. De chiquito quería ser arquitecto.

- ¿Hincha de…?
– En un momento, por herencia, a muerte aurinegro. Pero quiso el destino que comenzara a formalizar amistad con un grupo en Capurro, de amigos del Bar El Once, y conocí a una señora que hoy es mi mujer, mi esposa, y me hice muy fanático de Fénix. Fui directivo de Fénix durante nueve años, fui delegado en la Asociación (Uruguaya de Fútbol) defendiendo a Fénix, sobre todo de la presión de los grandes. Entonces hoy, tengo mucho de Capurro, mucho de Fénix y un poquitito aurinegro.

- ¿Alguna asignatura pendiente?
– Siempre el ser humano tiene alguna, pero más vale ni recordarlas.
- ¿Su comida preferida?
– Si te das cuenta, estoy bastante obeso en este momento, engordé bastante…

- ¿Por falta de tenis?
– (Risas) Lo que pasa es que cuando uno viaja, de noche, antes de acostarse, come, y no hay que comer de noche, hay que comer de día para luego quemar calorías, y sin embargo de día no tenemos tiempo, porque la mejor luz que tenemos para grabar es la luz del mediodía, y muchas veces hay gente que me pregunta, «dígame Alonso, cuando usted sale de viaje, en los lugares a los que usted va, ¿nunca llueve?» (risas) Lo que pasa es que nosotros filmamos siempre cuando hay sol…

- ¿Y cuál es su comida preferida?
– (Luego de pensar) Tengo varias, la buseca es una de ellas, y después algún plato de pastas también.

- ¿Una película?
– Sabés que voy poquísimo al cine, no tengo tiempo, pero recuerdo muy buenas películas. Por lo general me gustan las películas de acción, aunque recuerdo mucho «El Padrino».

- ¿Un libro?
– En este momento estoy leyendo un libro de un gran publicitario argentino, que se titula, «La publicidad que me parió», y que es realmente redactado por un doctor, por un científico de la publicidad, (Gabriel) Dreyfus.

- ¿Qué música le gusta escuchar?
– Antes que nada me gusta el jazz, me gusta el blues. No me gusta nada, nada la cumbia. Yo sé que puedo tener muchos contras, pero no me gusta la cumbia.

- ¿Qué es lo que más le gusta de la gente?
– Cuando me preguntan sobre gente del exterior, siempre recuerdo junto a mi colega (Bismar) Pombo, y estamos muy de acuerdo, elijo al cubano por su calidez, por la manera de ser de los cubanos, su alegría espontánea, gente que requiere de muchas cosas, que padece muchas cosas, sin embargo siempre hay alegría, siempre hay un canto, siempre hay una bondad, una gratitud y sobre todo con los extranjeros, hay que ver cómo te tratan en Cuba. Es maravilloso.

- ¿Y lo que menos le gusta de la gente?
– La envidia, sobre todo la copia, el hablar mal del prójimo cuando no está. Hay muchas cosas. Ojo, cuidado que hice estudios motivacionales porque tuve cuarenta y cinco años una agencia de publicidad, y he tenido que estudiar mucho sobre los uruguayos.
Tenemos muchísimos defectos, a veces no los sabemos ver, pero hay gente buena también.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...