El recuerdo para Washington Roque Casal Lafón

EEl 1º de febrero último falleció Pocho Casal, es decir, el Profesor Washington Roque Casal Lafón. Fue la suya una figura que, ante todo, supo ganarse el respeto de todos en el ámbito de la docencia (desde sus clases de Dibujo durante varias décadas) y de la cultura salteña en general, ya que estuvo desde siempre vinculado al quehacer cultural desde distintas comisiones y grupos.  Dotado de una memoria prodigiosa, guardó en ella innumerables acontecimientos de la historia de Salto, pero también, se ocupó de plasmarlos en álbumes, que con esmero fue elaborando a lo largo de los años, con recortes de prensa.
Sobre Washington Casal Lafón, EL PUEBLO ha consultado a dos personas igualmente vinculadas a la cultura de nuestra ciudad, quienes además contaron con su amistad: la Maestra Myriam Albisu y el Escribano Enrique Cesio.
Myriam Albisu: “Fue un hombre que realizó múltiples actividades en el ámbito cultural, por lo que se hace difícil recordar todo y en forma ordenada”
Para comenzar a repasar datos biográficos de Pocho Casal, Myriam Albisu recuerda que “nació aquí en Salto un 7 de julio, hace 81 años… Hijo único; perdió a su madre tempranamente  y quedó a cargo de sus tías maternas, quienes le brindaron toda clase de atenciones”.
Fue a la Escuela Nº 1 (de varones en ese tiempo) y luego al Colegio Sagrada Familia. Una vez completados los estudios Secundarios, pasó a Facultad de Arquitectura, carrera que debió abandonar por problemas familiares.
Albisu recuerda además que “el domicilio en que nació y vivió por muchos años es en calle Vilardebó entre 18 de Julio y 25 de Agosto”.
“Pocho fue un hombre que realizó múltiples actividades en el ámbito cultural, por lo que se hace difícil recordar todo y en forma ordenada”, sostiene Albisu, pero “puedo decir por ejemplo que: fue profesor efectivo por Concurso en Secundaria; trabajó en casi todos los liceos, especialmente en el Osimani y Llerena, del que más adelante fuera Sub Director; fue fundador e integrante durante todo el tiempo que duró, de la Cámara Junior, desde donde organizó muchas actividades entre las que se destacaron los Salones de Primavera, antecesores de las Bienales de Arte que le siguieron después, donde también participó en la Directiva; perteneció a la Comisión Honoraria Municipal de Cultura; fue Director de los Museos de Salto, y fue pilar determinante con la Arquitecta María Mercedes Martin y Assuncao de la realización e inauguración del Museo del Hombre y la Tecnología; también trabajó en Crandon  y fue presidente de Rotary; formó parte del  Coro de Eric Simon  e intervino en la puesta en escena de la obra del Arquitecto Barbieri, “Campamento de Purificación”… Fue una vida muy llena de cosas”.
Albisu destaca asimismo “el respaldo que siempre tuvo para sus iniciativas, de la Comisión Honoraria de Cultura y de la Intendencia”.
En los últimos años elaboró un álbum en veinte tomos, con una “particular Historia de Salto”
“Es de destacar que en los últimos tiempos –prosigue narrando Myriam Albisu- obligado a estar en una silla de ruedas, empleaba su tiempo en buscar material (escritos, fotos, etc.) de todo aquello que durante su vida hubiera conocido o tenido que ver… Llegó a reunir veinte tomos armados artesanalmente. A partir de su nacimiento hasta nuestros días, desfilan por sus páginas cosas, personas, obras, etc., donde la gente de toda clase y ocupación aparece, en sus distintos aspectos. Fotocopias, originales, collages, dan paso a todos; es una especie muy particular de Historia de Salto, personal, parcial y muy interesante. Aparecen aquí cosas y personas que quizá no hubieran tenido cabida en textos o historias”.
Enrique Cesio: “Deja un legado de gestión cultural muy valioso”
En tanto el Escribano Enrique Cesio comienza recordando: “Conocí a Pocho en los patios del viejo Colegio Salesiano. Desde entonces, mantuvimos una relación sin interrupciones. En el Liceo IPOLL demostró su vocación plástica y arquitectónica y rápidamente avanzó hacia el profesorado de dibujo, en liceos públicos y privados, con disposición, calidad y exigencia, seguramente formadora de muchos… Integró el Comité del Centenario del IPOLL en 1973”.
“La acción de Casal salió con rapidez fuera de ese ámbito y formó parte de la Cámara Juniors, entidad que tuvo actividad transitoria en la ciudad, pero que sembró la idea de los Salones de Primavera, semilla de la cual se derivaron las Bienales de Primavera. Trabajó mucho en la Intendencia, primero como colaborador del Arquitecto Minutti, donde estuvo a cargo de los Museos y de la Comisión de Cultura. Su trabajo en la concreción del Museo del Hombre y la Tecnología fue decisivo. Es de enorme valor el archivo que con escrupulosa constancia, fue formando a través de toda su vida. Deja un legado de gestión cultural muy valioso”.
Otros recuerdos:
-Washington Casal fue además un decidido impulsor de la creación de la Plaza Eduardo Fabini (ubicada en Costanera Sur de nuestra ciudad).
-Participó, junto al Escribano Enrique Cesio, de la edición de una serie de fascículos del Museo de Bellas Artes y del Museo del Hombre y la Tecnología.
- Fue Presidente de Calsal.
- Más cerca en el tiempo, formó el grupo que llevó adelante la iniciativa para que el tramo de la Ruta Nacional de acceso a la represa de Salto Grande lleve el nombre del Doctor Nery Campos Texeira.

El 1º de febrero último falleció Pocho Casal, es decir, el Profesor Washington Roque Casal Lafón. Fue la suya una figura que, ante todo, supo ganarse el respeto de todos en el ámbito de la docencia (desde sus clases de Dibujo durante varias décadas) y de la cultura salteña en general, ya que estuvo desde siempre vinculado al quehacer cultural desde distintas comisiones y grupos.  Dotado de una memoria prodigiosa, guardó en ella innumerables acontecimientos de la historia de Salto, pero también, se ocupó de plasmarlos en álbumes, que con esmero fue elaborando a lo largo de los años, con recortes de prensa.

Sobre Washington Casal Lafón, EL PUEBLO ha consultado a dos personas igualmente vinculadas a la cultura de nuestra ciudad, quienes además contaron con su amistad: la Maestra Myriam Albisu y el Escribano Enrique Cesio.

Myriam Albisu: “Fue un hombre que realizó múltiples actividades en el ámbito cultural, por lo que se hace difícil recordar todo y en forma ordenada”

Para comenzar a repasar datos biográficos de Pocho Casal, Myriam Albisu recuerda que “nació aquí en Salto un 7 de julio, hace 81Foto años… Hijo único; perdió a su madre tempranamente  y quedó a cargo de sus tías maternas, quienes le brindaron toda clase de atenciones”.

Fue a la Escuela Nº 1 (de varones en ese tiempo) y luego al Colegio Sagrada Familia. Una vez completados los estudios Secundarios, pasó a Facultad de Arquitectura, carrera que debió abandonar por problemas familiares.

Albisu recuerda además que “el domicilio en que nació y vivió por muchos años es en calle Vilardebó entre 18 de Julio y 25 de Agosto”.

“Pocho fue un hombre que realizó múltiples actividades en el ámbito cultural, por lo que se hace difícil recordar todo y en forma ordenada”, sostiene Albisu, pero “puedo decir por ejemplo que: fue profesor efectivo por Concurso en Secundaria; trabajó en casi todos los liceos, especialmente en el Osimani y Llerena, del que más adelante fuera Sub Director; fue fundador e integrante durante todo el tiempo que duró, de la Cámara Junior, desde donde organizó muchas actividades entre las que se destacaron los Salones de Primavera, antecesores de las Bienales de Arte que le siguieron después, donde también participó en la Directiva; perteneció a la Comisión Honoraria Municipal de Cultura; fue Director de los Museos de Salto, y fue pilar determinante con la Arquitecta María Mercedes Martin y Assuncao de la realización e inauguración del Museo del Hombre y la Tecnología; también trabajó en Crandon  y fue presidente de Rotary; formó parte del  Coro de Eric Simon  e intervino en la puesta en escena de la obra del Arquitecto Barbieri, “Campamento de Purificación”… Fue una vida muy llena de cosas”.

Albisu destaca asimismo “el respaldo que siempre tuvo para sus iniciativas, de la Comisión Honoraria de Cultura y de la Intendencia”.

En los últimos años elaboró un álbum en veinte tomos, con una “particular Historia de Salto”

“Es de destacar que en los últimos tiempos –prosigue narrando Myriam Albisu- obligado a estar en una silla de ruedas, empleaba su tiempo en buscar material (escritos, fotos, etc.) de todo aquello que durante su vida hubiera conocido o tenido que ver… Llegó a reunir veinte tomos armados artesanalmente. A partir de su nacimiento hasta nuestros días, desfilan por sus páginas cosas, personas, obras, etc., donde la gente de toda clase y ocupación aparece, en sus distintos aspectos. Fotocopias, originales, collages, dan paso a todos; es una especie muy particular de Historia de Salto, personal, parcial y muy interesante. Aparecen aquí cosas y personas que quizá no hubieran tenido cabida en textos o historias”.

Enrique Cesio: “Deja un legado de gestión cultural muy valioso”

En tanto el Escribano Enrique Cesio comienza recordando: “Conocí a Pocho en los patios del viejo Colegio Salesiano. Desde entonces, mantuvimos una relación sin interrupciones. En el Liceo IPOLL demostró su vocación plástica y arquitectónica y rápidamente avanzó hacia el profesorado de dibujo, en liceos públicos y privados, con disposición, calidad y exigencia, seguramente formadora de muchos… Integró el Comité del Centenario del IPOLL en 1973”.

“La acción de Casal salió con rapidez fuera de ese ámbito y formó parte de la Cámara Juniors, entidad que tuvo actividad transitoria en la ciudad, pero que sembró la idea de los Salones de Primavera, semilla de la cual se derivaron las Bienales de Primavera. Trabajó mucho en la Intendencia, primero como colaborador del Arquitecto Minutti, donde estuvo a cargo de los Museos y de la Comisión de Cultura. Su trabajo en la concreción del Museo del Hombre y la Tecnología fue decisivo. Es de enorme valor el archivo que con escrupulosa constancia, fue formando a través de toda su vida. Deja un legado de gestión cultural muy valioso”.

Otros recuerdos:

-Washington Casal fue además un decidido impulsor de la creación de la Plaza Eduardo Fabini (ubicada en Costanera Sur de nuestra ciudad).

-Participó, junto al Escribano Enrique Cesio, de la edición de una serie de fascículos del Museo de Bellas Artes y del Museo del Hombre y la Tecnología.

– Fue Presidente de Calsal.

– Más cerca en el tiempo, formó el grupo que llevó adelante la iniciativa para que el tramo de la Ruta Nacional de acceso a la represa de Salto Grande lleve el nombre del Doctor Nery Campos Texeira.