El retiro de los cuadros de De Nava y Loureiro que encendió la polémica

El retiro de los cuadros de los militares que ejercieron el gobierno departamental durante los años de la dictadura militar, los que fueron separados del resto de los intendentes, e instalados en otra pared con la leyenda “al servicio de la dictadura cívico-militar”, encendió la polémica entre defensores de la medida y opositores a la misma, no por ser defensores de la dictadura, sino porque entienden que tiene que ver con el respeto a las personas. Para conocer los argumentos de unos y otros, entrevistamos a políticos, presos políticos, gremialistas, exintendentes Py al Obispo de Salto, además de solicitar la opinión de algunos salteños al azar. Esto es lo que volcamos en las notas que publicamos a continuación.

Javier Miranda dice que si bien apoya “bajar los símbolos de la dictadura, no es bueno generar tiranteces sociales”

Para el Secretario de Derechos Humanos de la Presidencia de la República, el Dr. Javier Miranda, el retiro de los cuadros de los exgobernantes de la dictadura en Salto, los coroneles Guillermo de Nava y Alberto Loureiro, que gobernaron Salto como Intendentes Designados por el régimen militar entre los años 1977 y 1985, cuando retornó la democracia, son un tema que para opinar “hay que estar metido adentro de la sociedad salteña”.
Si bien sostiene que “es buena cosa que se bajen todos los símbolos” que tienen que ver con esa época oscura del país, la decisión del gobierno departamental en conjunto con otras instituciones públicas como la Universidad de la República y organizaciones sociales como Crysol y el PIT CNT, deben ser analizada por los salteños. “No me animo a pronunciarme categóricamente, pero simbólicamente me parece correcto no mantener las imágenes de aquellas personas que usurparon el poder en nombre de la dictadura”, dijo Miranda el pasado jueves al ser consultado por EL PUEBLO.
Consultado para este informe sobre el tema en su reciente visita a Salto, Javier Miranda dijo saber que este tema ha generado “situaciones ríspidas en la sociedad salteña” y que en ese marco “hay una parte de todo esto que me preocupa”. Sostuvo por tal motivo que si bien “le parece buena cosa que el gobierno departamental haya bajado los símbolos de todo lo que tiene que ver con la dictadura”, dijo que “tampoco me parece buena cosa generar tensiones, hacer cosas que den lugar a tiranteces sociales porque eso genera efectos contrarios a los deseados”. Y consideró que para evaluar este tipo de cosas, como el caso del retiro de los cuadros de los militares De Nava y Loureiro, él debería estar “metido más adentro de la sociedad salteña para poder hacerlo”. “Porque en este caso concreto hay algo que también es propio de cada sociedad, donde deciden cómo vivir estas cosas, pero de todas maneras, a nivel general creo que sí, que hay que bajar los símbolos de la dictadura siempre”, afirmó Miranda.
QUIÉN ES
Además de ser el Secretario de Derechos Humanos de la Presidencia de la República, Javier Miranda es abogado, profesor de Derecho Civil en la Universidad de la República, e hijo del escribano y profesor Grado 5 en Derecho Civil de la Facultad de Derecho de la Universidad de la República, Fernando Miranda, dirigente del Partido Comunista y detenido y desaparecido por los militares en los años 70. Sus restos fueron encontrados enterrados en los campos del Batallón Nº14, de la ciudad de Toledo en Canelones durante la primera administración de Tabaré Vázquez. Las pericias forenses determinaron que el escribano Miranda no soportó las torturas y murió en el mismo cuartel donde fue enterrado, a manos de soldados del Ejército de la época.

Gustavo Coronel: “es un error hacer una estigmatización”

“En estos casos las opiniones no son fáciles de darlas por un sector o un partido, creo que es mejor hacerlas a título personal, porque hay matices y diferencias en las percepciones de los hechos del pasado”, comenzó diciendo el Edil de la Lista 50 del Partido Nacional, Gustavo Coronel. “Yo creo que es un error hacer una estigmatización de esos dos ciudadanos porque forman parte se quiera o no, de la historia de este departamento. Ellos no fueron intendentes porque no contaron con la bendición de la ciudadanía, el voto popular, que es el más alto honor con que se puede llegar a ocupar un cargo, así como los integrantes de la junta de vecinos tampoco eran ediles. Me parece que este tipo de acciones (retirar sus retratos de la pared) eran innecesarias, bastaba con dejarlos en el lugar que cronológicamente correspondía bajo el título de interventores, que es lo que fueron”, comentó.
Además, para Coronel no se puede dejar de lado lo que estas personas hicieron en su paso por el departamento, “que en algunos casos y en otros lugares eso ha sido casi nulo y en otros han tenido una muy prolífera labor con la concreción de obras importantes como fue en su momento el Cnel. De Nava, con una significación especial y mejoras para el departamento”, agregó.
“Creo que sobran problemas a nivel departamental y nacional para ocuparnos por eso, me parece un error detenernos en esas pequeñas diferencias que siguen ahondando unas heridas sobra las cuales la mayoría de los uruguayos ya hace un buen tiempo nos expresamos, diciendo que no queríamos más continuar removiendo esas heridas”, concluyó.

Monseñor Pablo Galimberti. Exintegrante de la “Comisión para la Paz”: “Debemos procurar crear un clima de serenidad, de reencuentro”

El Obispo de Salto, manifestó respecto al retiro de los dos cuadros de los Intendentes al servicio del régimen de facto, “que es hora de que se haga un balance justo y no desparejo, en el que cada cual asuma su responsabilidad”.
Galimberti, quien formara parte de la Comisión para la Paz instaurada en el gobierno del Dr. Jorge Batlle, dio su parecer en base a su experiencia: “Opino que se debe dar un reencuentro lúcido entre los uruguayos, cordial, no con el dedo acusador, dividiendo entre buenos y malos, encasillando a unos y a otros, levantando muros invisibles que en vez de unir, lo que hacen es fragmentar a la sociedad aún más de lo que ya está, como en lo educativo, en la seguridad, en la salud, etc.
Debemos procurar crear un clima de serenidad, de reencuentro, de coincidencias, fomentar un Uruguay más reconciliado, tras haber pasado por momentos difíciles donde hubo un Uruguay al servicio del régimen de facto, y otro al servicio de una revolución, dualidades que dejaron muertos de un lado y del otro y heridas sin cicatrizar en la sociedad.
Es hora de que se haga un balance justo y no desparejo, que cada cual asuma su responsabilidad y que nos preguntemos, ¿hasta cuándo veremos enemigos?; porque encasillamos a los militares en “malos” pero al mismo tiempo les pedimos que limpien la basura, que patrullen las fronteras, que saquen a los inundados, y que brinden información sobre los desaparecidos, la que deben brindar porque hay que continuar con la búsqueda de lugares y encontrar la verdad, pero si no procuramos un reencuentro, será muy difícil”.

Exjerarca y preso político. Para el Dr. Eduardo Muguruza la actitud de Lima ha sido correcta

El exDirector de Higiene durante el gobierno de Fonticiella, exPresidente de la Mesa del Frente Amplio y preso político durante el período de la dictadura, Eduardo Muguruza – consultado sobre el retiro de los cuadros en Casa de Gobierno del Coronel De Nava y del Coronel Alberto Loureiro que fueron intendentes en esa época consideró que es evidente – para cualquier ciudadano democrático de este país – que no pueden figurar esas personas junto con aquellos jerarcas que fueron nombrados democráticamente.
“Creo que es correcta la actitud del intendente Lima desde el gobierno departamental de separar a estas personas del resto” – dentro de una expresión democrática.
En contribución a la reivindicación de la memoria reciente, el exjerarca sostiene que hay muchas cosas que hoy yacen en la ignorancia de la gente y es necesario continuar trabajando intensamente para encontrar las huellas de aquellos ciudadanos desaparecidos que sus familiares no tienen idea de dónde fueron a parar. Es primordial que aparezcan datos e información, que se haga énfasis en la investigación para que se pueda hallar mayor documentación fidedigna que reproduzca la realidad que se vivió y que existió para reconstruir esa historia.
Más allá que se ha escrito muchísimo en estos últimos 25 ó 30 años, aún quedan muchos cabos sueltos que deben ser resueltos.
“El gobierno del F.A. ha enfatizado bastante en el tema con respecto a otros gobiernos, si bien hay que seguir trabajando. El avance de la civilización actual nos compromete a imponer nuevos desafíos ante la necesidad de darle al ser humano mayores garantías de supervivencia y una vida digna. Amerita no bajar los brazos y seguir profundizando en los Derechos Humanos por parte de quienes son responsables de ejercitarlos y mantenerlos. Las organizaciones vinculadas deben continuar ahondando en esa realidad”. Lo cierto es que han surgido versiones contradictorias con respecto a quién se pronuncia, esto puede tener un vuelco positivo con la continuidad de las investigaciones. “No porque yo emita una información me deben de creer sino que tiene que estar respaldada por documentación e información fehaciente. También que las personas que opinan diferente puedan argumentar con pruebas” – reveló Muguruza.

Coutinho y Malaquina.

Por diferentes motivos no aparecen en esta entrega las opiniones de los exintendentes Eduardo Malaquina y Germán Coutinho. En el primer caso por motivos de salud y recomendación médica. En cuando a Germán Coutinho no aceptó ofrecer declaraciones a EL PUEBLO.

Muchos salteños no están al tanto del tema ni les interesa hablar del mismo

El tema del retiro de los cuadros con los retratos de los gobernantes durante el período de facto no parece interesar al común de la gente, al menos así se reflejó en las entrevistas realizadas por EL PUEBLO a los transeúntes en las inmediaciones de plaza Artigas.
La mayoría mostró desconocimiento del tema y escaso interés en responder las preguntas.
PARA ROSARIO, DE BARRIO DOS NACIONES, “NO CAMBIA NADA” QUE LOS CUADROS ESTÉN O NO
“Yo no tengo mucha idea del tema, sé que sacaron los cuadros de los intendentes del período de facto. En mi opinión personal creo que no cambia en nada el hecho de sacar o poner esos cuadros. Se que fue una dura época la que se vivió y que estén o no esos cuadros no creo que cambie nada. Me parece que debe respetarse lo que fue en su momento, un período que pasó y que a nadie le gustaría repetir y que es una parte de la historia que no se puede desconocer”.
LA DECISIÓN DE LOS CUADROS ES DE LAS AUTORIDADES DIJO PEDRO
“Tengo alguna idea de que los colocaron aparte, pero son decisiones de las autoridades, si está bien o no es algo que ellos deciden. No sé si es un destaque como un escrache porque es la gente que estaba en la dictadura o no. Lo que sí me parece es que es un tema muy complejo. ¡Mirá que cuando la dictadura, hubo mucha gente acá que se alegró que lo sacaron a Bordaberry! A Bordaberry lo dejó sólo Sanguinetti, después Jorge Batlle y gobernó con el apoyo de Ferreira Aldunate. Dicen que Haedo le dijo -¿porqué no le pedís la banda presidencial también?-, porque era tanto lo que lo exprimía, pero son chismes y no sé qué tan así fue en realidad. De todas formas me parece que es un tema muy complejo y hoy a tanto tiempo se sigue discutiendo, es la historia del país. Pero lo que sí sé es que las luchas por el poder entre los distintos partidos políticos son siempre igual”, comentó.
Asimismo, Pedro agregó sobre el tema de los cuadros del Palacio Córdoba que “no significa nada el hecho de cambiar los cuadros. Acá la gente que se fue del país durante la dictadura se la arregló como pudo, otros estuvieron presos, otros se acomodaron y los tres millones de uruguayos sufrimos las consecuencias de los políticos antes de la dictadura, durante la dictadura y ahora seguimos sufriendo las mismas necesidades. Vivimos en este mundo que en realidad es un engaña pichanga porque seguimos siempre de la misma forma, con monarquías, leyes y gobiernos que no cambian nada. Lo único bueno es ver la lucha de los trabajadores organizándose y tratando de buscar alguna mejoría. Pero yo ya estoy viejo y no veo ninguna salida a esto”, concluyó.
MARIO, JUBILADO DE SALTO NUEVO VE “BIEN” EL CAMBIO DE LOS CUADROS
“No sé mucho de eso, nunca fui al Palacio Córdoba. Pero si es así que sacaron los cuadros me parece que está bien porque si gobernaron en un momento en que gran parte del pueblo sufrió, yo lo veo bien”.
A WASHINGTON DE PUEBLO VERA NO LE INTERESA EL TEMA
“Yo no sabía de eso. No voy a ese lugar. No me interesa el tema y sé poco de eso. Yo vivo afuera, en Vera, trabajo en el campo y vengo poco acá así que ese tema no me interesa”.
SANDRA DEL VILLA ESPAÑA OPINA QUE “ES UNA FALTA DE RESPETO”
“Para mí está mal que hayan sacado los cuadros, me parece una falta de respeto, porque a él no le gustaría que el día de mañana le sacaran el cuadro con su foto. Me parece que hay que respetar. La dictadura ya pasó, ahora hay que estar en el presente y mirar por el presente”.
“ME DA EXACTAMENTE LO MISMO”, DIJO LEONARDO DE BARRIO CABALLERO VIEJO
“Yo no estoy al tanto de eso y me da exactamente lo mismo lo que hagan con los cuadros. Siempre vamos a seguir en lo mismo y en la misma historia”.
A ROMINA DEL BARRIO INDEPENDENCIA NO LE INTERESA EL TEMA
“Yo no sé mucho del tema porque no he ido a ver. Pero si es que sacó los cuadros me parece que estuvo mal. El tema mucho no me interesa”.

“No me voy a detener en si De Nava estaba ahí y si hizo bien o mal sino en que no deben estar los dictadores”, dijo Duarte

El edil Gabriel Duarte del Frente Amplio, prefirió no referirse a las personas involucradas en el tema (los gobernantes durante el período de facto), sobre todo “por respeto a sus familiares”. Sin embargo, en su opinión “no podemos igualar a las personas que fueron electas por su pueblo de las que no lo fueron porque no pueden estar en el mismo sitial que quienes fueron electos por el voto popular”, comenzó diciendo Duarte.
“Hay una cuestión de jerarquía institucional y las personas de cualquier partido político que ocuparon un cargo de gobierno por elección popular deben tener una mayor jerarquía frente a las personas que ocuparon su cargo por una orden militar”, comentó.
“Me parece de absoluta justicia que se haya retirado de esa galería de cuadros de gobernantes a quienes fueron interventores del gobierno porque no es lo mismo. Además, me parece que la Intendencia debe transmitir un mensaje de que es mejor ser gobernante en una elección democrática que por decisión militar y en ese caso la figura de De Nava no merecía estar en el mismo lugar que el resto de los intendentes”, agregó.
Duarte volvió a referirse a su interés en no emitir opinión sobre las figuras que participaron en el gobierno durante la dictadura al decir “no me voy a detener en el otro tipo de repercusiones, si De Nava estaba ahí y si hizo bien o mal. Me parece que los gobernantes deben ser electos por su pueblo”, explicó.
Incluso, recordó que él fue muy crítico en su momento por la invitación que el Senador Coutinho le cursó a De Nava para participar de su asunción en el gobierno “porque ese acto es una fiesta de la democracia y allí no deben estar los dictadores. De Nava ocupó un lugar en la dictadura, pudo haberse negado. Me consta que hay muchos ciudadanos que se negaron a colaborar con la dictadura, De Nava no se negó y me parece que debe asumir sus responsabilidades, que es una responsabilidad histórica. Por eso creo que de alguna manera está bien lo que se hizo con los cuadros porque es responder a un hecho de la historia”, concluyó.

Edila Márquez: “para el 2020 podíamos buscar una pared para intendentes procesados”

“Yo creo que fue algo inadecuado”, señaló la edil del Partido Colorado, María de los Ángeles Márquez a EL PUEBLO, al ser consultada por el tema de este informe.
Incluso señaló que formó parte de la Comisión de Derechos Humanos y Género de la Junta Departamental donde se planteó el tema “y recuerdo muy bien que lo que planteamos fue que si había tanta necesidad de marcar esa diferencia lo que se podía hacer era que los cuadros se dejaran donde estaban y se colocara debajo alguna nota distintiva. Evidentemente no se tuvo en cuenta lo que opinó esa comisión”, puntualizó la edil.
“Por otro lado, nos parece que al hacer eso no se tiene una memoria completa y se marcan algunas diferencias cuando les conviene”, comentó. Asimismo, agregó “por otro lado nos parece que hay otras cosas más importantes para hacer que andar cambiando cuadros de lugar”.
Márquez fue más allá todavía y apuntó contra el actual mandatario departamental “porque si no cada intendente que viene va a estar viendo qué cuadros se colocan en la pared y qué cuadros no. Hasta nos parece un poco infantil, y el día de mañana podemos pensar que en el 2020 se puede estar buscando una pared para los intendentes procesados y otra para los que actuaron en dictadura y otra para los demás”, señaló. “Nos parece que eso no corresponde y que hay cosas más importantes para hacer como para andar cambiando cuadros de pared. Pero bueno, ellos lo fundamentan y nosotros no lo compartimos”, concluyó la edil.

Fonticiella: Otras prioridades le impidieron ocuparse del tema

El exintendente frenteamplista Ramón Fonticiella, durante su administración quitó todos los cuadros con los retratos de los anteriores intendentes porque tampoco estaba de acuerdo en que estuvieran en el mismo lugar intendentes electos por el pueblo junto a quienes fueron designados durante el período de facto. Sin embargo, vio como acertada la decisión tomada por Andrés Lima a raíz de la propuesta de la edil Mariana Centrón.
En este sentido puntualizó, “nosotros retiramos los cuadros de la galería porque nos parecía que no era correcto que estuvieran los retratos de quienes habían sido electos por el pueblo con quienes fueron puestos por la dictadura. Estábamos en un camino de generar una alternativa, pero reconozco que tuvimos escaso tiempo para hallarla porque siempre hubo otras prioridades menos sociales y más constructivas y no nos dio tiempo para solucionar eso”, dijo el exintendente.
Sobre la decisión adoptada recientemente por la actual administración dijo “nosotros retiramos a todos en busca de una solución, pero siempre tuvimos algo más urgente que hacer. Para nosotros no era algo decisivo, sino más bien un acto social, nunca le pusimos una dedicación total al tema y ahora el intendente Lima le dio una solución que nos parece que fue la correcta”, puntualizó.
Asimismo, agregó: “vimos con buenos ojos la propuesta que hizo en la Junta Departamental de Salto la edil Mariana Centrón, de que se realizara una división entre los intendentes que fueron electos por el pueblo y los que fueron designados por la dictadura que fue finalmente lo que el intendente Lima decidió y que creo que fue una buena salida para que no queden fuera de la galería quienes también ejercieron la función (de gobernar el departamento) aunque fuera al margen de la ley”, concluyó.

Retirar los cuadros de De Nava y Loureiro “es un acto injusto y una ofensa innecesaria”, dijo Carlos Orihuela

Exsecretario general y exintendente suplente afirmó que con ese mismo criterio tendrían que haber quitado el de Néstor Minutti. El Dr. Carlos Orihuela, fue Secretario General de la Intendencia de Salto entre 1985 y 1990, y también entre los años 2000 y 2005, durante dos de las tres administraciones que encabezó el exintendente colorado Eduardo Malaquina. Al ser consultado para este informe, Orihuela, junto al entonces intendente de Salto en el año 2000, conformaron la Galería de Cuadros de los Intendentes Municipales de Salto, desde el primero, que con la reforma constitucional pasó a denominarse así, al hasta ese entonces era Jefe Político.
Entre ellos incluyeron a quienes gobernaron durante la dictadura militar bajo el rótulo de Intendente Designado, para diferenciarlos de los intendentes que fueron elegidos por el voto popular. Al ser preguntado por este tema, Orihuela dejó en claro su “distanciamiento con De Nava y su buena relación con Loureiro, pese a que ellos sabían que no aceptaba el proceso cívico – militar”.
Dijo que cuando trabajó para el voto por el NO en el plebiscito del 80, De Nava marcó su diferencia con él y que en cambio Loureiro le ofreció ayudar a la Intendencia durante su mandato, a lo cual se negó porque no compartía el régimen. Pero dijo que lo que hicieron con el retiro de los cuadros de ambos exintendentes del proceso, de la galería de intendentes “fue una ofensa gratuita e injusta”. Y aclaró que con ese criterio “debían haber retirado el de Néstor “Pitín” Minutti, que también trabajó bajo el proceso, lo cual también habría sido tremendamente injusto”.
DESACUERDO
“Yo leí en el diario de ustedes una nota del hijo de Guillermo de Nava, quien hace especial mención de la trayectoria que había tenido el padre. Tanto durante el período de la Intendencia como con posterioridad, donde tuvo una actuación destacada durante el gobierno de (Julio María) Sanguinetti y en la apertura democrática. Entonces más allá de que coincido en las apreciaciones que hace el hijo de De Nava, en cuanto a que le parece injusto e incorrecto no solo el tema de retirar el cuadro de la galería sino el hecho en sí de que él aceptó el cargo de intendente en esa oportunidad porque consideraba que era una obligación ciudadana en el lugar que ocupaba, me pareció muy bien enfocada la nota de De Nava hijo”, expresó Orihuela.
El exsecretario general y exintendente suplente de Salto, dijo que “recuerdo que con (el coronel Alberto) Loureiro tuvimos una relación bastante estrecha sin perjuicio de que yo nunca fui una persona que estuviera allegada al gobierno militar, sino todo lo contrario, con De Nava tuvimos un distanciamiento cuando el plebiscito (del año 80, donde se puso a consideración de la ciudadanía la continuidad del régimen) porque él no aceptaba (que la oposición al régimen) no era un acto contra él, sino contra el proceso cívico militar en sí. Pero a pesar de eso mantuve una relación con ambos, pese a que ellos sabían que yo no simpatizaba con el proceso”.

Prof . José Buslón, representante de FENAPES, “los cuadros de los dictadores deben ser retirados”.

El representante de FENAPES Prof. José Buslón – con respecto a las medidas adoptadas por el intendente Lima – de retirar – en Casa de Gobierno – los cuadros de los intendentes que gobernaron el departamento en el período de facto, expresó que si bien comparte esas acciones “para reconstruir la memoria reciente es necesario que se conozcan las razones sobre por qué los hechos de ese momento marcaron una etapa negativa de nuestra historia. No basta solamente con bajar los cuadros sino dar a conocer cómo fueron esos gobiernos en nuestro departamento y en el Uruguay”.
El hecho de retirar los cuadros – en la lectura de Buslón es una forma simbólica y que es necesario ir más allá. Por otra parte si bien esas personas cumplieron la labor de ser intendentes, no fueron electos en forma democrática sino al margen de la Constitución y de la Ley. “Al estar presentes esos cuadros se les está rindiendo un honor que no les corresponde porque más allá de las expresiones político partidarias, es este un marco que da lugar a un episodio escrito de nuestra historia que debe ser puesto en tela de reflexión”.
Buslón reafirma que la medida tiene que ir acompañada de una fundamentación y de reconstruir la historia a través del relato de lo que fue la dictadura y el alcance jurídico y la violación que este sistema ejerció.
En cuanto a la promoción de los Derechos Humanos, Buslón apunta a que el abordaje histórico debe partir de una concepción lo más objetiva posible que trascienda a los partidos políticos; muchas veces se han hecho categorizaciones erróneas. No podemos decir – por ejemplo – que todo el Partido Colorado fue golpista; ya que no todos los sectores de este partido apoyaron estos hechos. “Queda mucho por hacer en el plano jurídico. No debemos desconocer que hubo dos plebiscitos donde la población se expidió, dando la potestad para que los casos deban ser investigados. Es algo que queda en el debe”. Si por otra parte se entorpecen las investigaciones – como han ocurrido por parte de mandos militares – difícilmente se pueda reconstruir el camino para reconstruir la verdad, que pasaría por el hallazgo de restos que permitan ensamblar las piezas del rompecabezas. Esta historia también debe ser conocida a nivel de la Educación, ya que se da una negativa de los docentes ante la posibilidad de abordar estos temas. Cuando se habla de Derechos Humanos no se pueden adoptar dos posturas. El debe se da en el ámbito político, educativo y jurídico. Cuando se hizo el plebiscito por segunda vez – cuando se postuló Mujica a la presidencia – el Frente Amplio no hizo campaña por el plebiscito de la anulación de la Ley de Caducidad, como sí lo hizo por la no privatización de las empresas y evaluó el caro costo que se podría revelar en las urnas, priorizando lo político partidario por sobre un principio de Derechos Humanos. Hete aquí un gran debe.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...