El retiro de los grupos kosher en algunas plantas desaceleró la demanda de ganado gordo

Martín Olaverry, en gentileza con Actualidad Agropecuaria, dio a conocer como está la operativa de venta de ganado con destino a la industria frigorífica, en diálogo con el consignatario de ganado del departamento de Florida, Walter Hugo Abelenda.
¿Cómo está hoy el mercado del ganado gordo?
Hoy el mercado en general tiene un elemento importantísimo y difícil de manejar a favor que es el clima.
Uno como productor ha aprendido que si los precios son buenos pero no podés producir, el negocio no cierra y ni hablar si los precios son malos y se juntan las dos cosas.
En general uno pudiendo meterle kilos a los ganados mucha cosa se soslaya y se vuelve positiva aún con problemas de mercado,
Hoy en el mercado de haciendas gordas está ocurriendo algo que preveíamos que iba a ocurrir, que es que frente al retiro en prácticamente todas las plantas frigoríficas de los grupos kosher que eran quienes le imprimían a la industria la obligación de tener determinado número de novillos buenos con determinadas condiciones todos los días, la demanda no es que bajó pero sí se desaceleró, perdió esa urgencia que tenía de cumplir todos los días con determinadas normas de compras y sin ninguna duda justamente el buen clima ha hecho que los ganados de a poco se vayan preparando y eso va a hacer que la oferta vaya apareciendo.
¿Hoy que valores maneja la industria frigorífica por ejemplo por novillos y vacas especiales?
Y los valores son dispares porque he escuchado industrias que están pagando 385 por los novillos y hablas con otras y están dispuestas a pagar 375, lejos de aquellos 385 que se lograron por los ganados de punta., pero en definitiva una cosa que parece más razonable.
En cuanto a las vacas lo mismo, hay ganados que te ofrecen 350 y plantas que ofrecen de pronto 345, pero creo que en esto hay que ser muy claro y desde mi punto de vista es un primer amague que hay ahora después de haberle ocurrido esto a la industria de quedar un poco sin obligaciones inmediatas porque si las cosas son lógicas, con un clima como el que llevamos, con un mercado de la carne que aparentemente sigue estando muy firme, con los costos que tiende la reposición y con los costos que hoy tiene toda la operativa de producir realmente parecería que no sería muy lógico que los precios cayeran muy por debajo de lo que  se venía manejando.
Los que compraron, no le cerrarían los números, y los que están para comprar prefieren seguirle metiendo kilos a los gordos.
A propósito del tema de la reposición, la explicación por la que hoy hay en el mercado un mayor interés por los negocios más largos, por las categorías más chicas, ¿esa situación es la que se viene dando también con respecto al ganado gordo?
En los negocios cortos con estos valores del gordo y los precios que ha venido marcando la reposición, si bien los últimos remates ha habido una leve caída del precio del novillo para reponer o para encerrar, los números no cierran. Entonces lo que uno palpa en la gente es que tratan de comprar ganados jóvenes a los efectos de echar un poco más de cabeza y tratar de por lo menos con un novillo especial comprar dos terneros buenos puestos en el campo si no realmente se hace muy ajustado para el invernador, negocios que desde hace un tiempo vienen siendo bastante complicados.
O sea que hoy en definitiva para el consignatario que está entre las dos partes, entre el comprador y el vendedor, ¿se hace bastante difícil juntar las puntas?
Esta complicado sí, porque exceptuando los remates virtuales y las ferias, que ahí el mercado funciona muy bien, por ejemplo en el caso de los negocios particulares la gente espera que pasen los remates virtuales, mira los promedios y después en el campo pide los promedios o más cuando las condiciones son totalmente diferentes.
En los negocios particulares generalmente no se manejan plazos, normalmente los lotes no tienen las garantías en cuanto a lo que puede ser el boqueo, el aparte y la depuración que un lote tiene que tener para lograr los valores que normalmente logra.
Entonces los negocios particulares se están haciendo complicados aunque siempre los hay por supuesto.

Martín Olaverry, en gentileza con Actualidad Agropecuaria, dio a conocer como está la operativa de venta de ganado con destino a la industria frigorífica, en diálogo con el consignatario de ganado del departamento de Florida, Walter Hugo Abelenda.

¿Cómo está hoy el mercado del ganado gordo?

Hoy el mercado en general tiene un elemento importantísimo y difícil de manejar a favor que es el clima.

Uno como productor ha aprendido que si los precios son buenos pero no podés producir, el negocio no cierra y ni hablar si los precios son malos y se juntan las dos cosas.

En general uno pudiendo meterle kilos a los ganados mucha cosa se soslaya y se vuelve positiva aún con problemas de mercado,

Hoy en el mercado de haciendas gordas está ocurriendo algo que preveíamos que iba a ocurrir, que es que frente al retiro en prácticamente todas las plantas frigoríficas de los grupos kosher que eran quienes le imprimían a la industria la obligación de tener determinado número de novillos buenos con determinadas condiciones todos los días, la demanda no es que bajó pero sí se desaceleró, perdió esa urgencia que tenía de cumplir todos los días con determinadas normas de compras y sin ninguna duda justamente el buen clima ha hecho que los ganados de a poco se vayan preparando y eso va a hacer que la oferta vaya apareciendo.

¿Hoy que valores maneja la industria frigorífica por ejemplo por novillos y vacas especiales?

Y los valores son dispares porque he escuchado industrias que están pagando 385 por los novillos y hablas con otras y están dispuestas a pagar 375, lejos de aquellos 385 que se lograron por los ganados de punta., pero en definitiva una cosa que parece más razonable.

En cuanto a las vacas lo mismo, hay ganados que te ofrecen 350 y plantas que ofrecen de pronto 345, pero creo que en esto hay que ser muy claro y desde mi punto de vista es un primer amague que hay ahora después de haberle ocurrido esto a la industria de quedar un poco sin obligaciones inmediatas porque si las cosas son lógicas, con un clima como el que llevamos, con un mercado de la carne que aparentemente sigue estando muy firme, con los costos que tiende la reposición y con los costos que hoy tiene toda la operativa de producir realmente parecería que no sería muy lógico que los precios cayeran muy por debajo de lo que  se venía manejando.

Los que compraron, no le cerrarían los números, y los que están para comprar prefieren seguirle metiendo kilos a los gordos.

A propósito del tema de la reposición, la explicación por la que hoy hay en el mercado un mayor interés por los negocios más largos, por las categorías más chicas, ¿esa situación es la que se viene dando también con respecto al ganado gordo?

En los negocios cortos con estos valores del gordo y los precios que ha venido marcando la reposición, si bien los últimos remates ha habido una leve caída del precio del novillo para reponer o para encerrar, los números no cierran. Entonces lo que uno palpa en la gente es que tratan de comprar ganados jóvenes a los efectos de echar un poco más de cabeza y tratar de por lo menos con un novillo especial comprar dos terneros buenos puestos en el campo si no realmente se hace muy ajustado para el invernador, negocios que desde hace un tiempo vienen siendo bastante complicados.

O sea que hoy en definitiva para el consignatario que está entre las dos partes, entre el comprador y el vendedor, ¿se hace bastante difícil juntar las puntas?

Esta complicado sí, porque exceptuando los remates virtuales y las ferias, que ahí el mercado funciona muy bien, por ejemplo en el caso de los negocios particulares la gente espera que pasen los remates virtuales, mira los promedios y después en el campo pide los promedios o más cuando las condiciones son totalmente diferentes.

En los negocios particulares generalmente no se manejan plazos, normalmente los lotes no tienen las garantías en cuanto a lo que puede ser el boqueo, el aparte y la depuración que un lote tiene que tener para lograr los valores que normalmente logra.

Entonces los negocios particulares se están haciendo complicados aunque siempre los hay por supuesto.