“El salario del trabajador no puede y no debe quedar de rehén de la mala administración de su empleador”, expresó la legisladora

Diputada Manuela Mutti destacó la aprobación de la “Ley de Insolvencia Patronal”

El pasado martes 9 de octubre la Cámara de Representantes aprobó el Proyecto de Fondo de Garantías de Créditos Laborales, mejor conocido como “Ley de Insolvencia Patronal”, que busca asegurar el pago de salarios a los trabajadores de cualquier empresa en situación de quiebra. Es un Proyecto de Ley que envió el Poder Ejecutivo, pero que tiene como antecedente una iniciativa similar presentada por los legisladores frenteamplistas Carlos Reutor y Luis Puig.
La legisladora salteña resaltó el hecho de que el proyecto haya sido aprobado por la mayoría de los legisladores: “Esto demuestra una madurez de los diputados de todos los partidos políticos, porque no solo hay que decir que se defiende al trabajo y al trabajador, también hay que actuar en consecuencia, aprobando leyes. En este caso no estamos hablando de nuevos derechos o beneficios, estamos hablando de que el trabajador pueda recibir la remuneración por el trabajo realizado, el salario del trabajador no puede y no debe quedar de rehén de la mala administración de su empleador. Hay que tener en cuenta también que muchas empresas dan quiebra para luego, libre de obligaciones, invertir en otros países.”
Algunas críticas vertidas en Sala tienen que ver con que ya existen instrumentos jurídicos para estos casos en la Ley de Concurso aprobada en 2008; en relación a ello, la representante frenteamplista señaló que: “La ley aprobada es un complemento de la Ley de Concurso, busca crear un Fondo que subsane el problema que se presenta cuando la ley indica que hay que pagar pero no hay recursos desde donde hacerlo”.
También, hubo legisladores que terminaron no votando en general el proyecto, sosteniendo que se trata de una ley que va en contra de las empresas. La Diputada Mutti sostuvo que “sí es como se practica el terrorismo discursivo, cambiando el foco de la situación que se busca solucionar con falsos intereses atribuidos. No solo porque es una ley pensada para proteger al trabajador y a la familia del mismo, asegurando el cobro de su trabajo ya realizado, sino sobre todo porque el Fondo se constituirá de $ 0.25 por cada $1000 nominales que las empresas aporten al BPS. Pincharte un dedo y gritarle a todo el mundo que te quebraste, no es una actitud sana, no busca construir en el posible disenso, sino vivir enrareciendo el clima y alimentando teorías de conspiraciones ideológicas. No es serio”.