El salteño Miguel Motta obtuvo Primer Premio a nivel nacional

Se publicó en estos días la novela “Hasta la cinta de llegada”, con la que el salteño Miguel Motta obtuvo el primer premio en el Deécimonoveno Premio Nacional de Narrativa “Narradores de la Banda Oriental”. Es este un concurso que anualmente organiza la Editorial Banda Oriental, quien una vez pronunciado el jurado actuante, edita la obra ganadora en su Colección Lectores.
Este año, el jurado falló el 7 de junio y estuvo integrado por Alfredo Alzugarat, Oscar Brando y Alicia Torres. En el acta labrada una vez finalizada su labor, el jurado sostiene que “Se encontró en esa novela una trama desbordante de imaginación y una fábula compleja resuelta con una escritura precisa e intensa. El Jurado apreció también el soporte cultural que incluyó juegos ficcionales con las Obras de Píndaro y con los diseños y escritos de Leonardo Da Vinci, así como enlaces con la novela de aventuras y la sombra tutelar de Juan Carlos Onetti”.
A Miguel Motta, salteño nacido en el 54, con varios años ya de residencia en Montevideo, recordado basquetbolista y periodista (trabajó en EL PUEBLO, entre otros medios) vayan desde esta página nuestro cálido saludo y felicitaciones.
Del Prólogo
de Alicia Torres
La profesora Alicia Torres es quien escribió el prólogo con que ha sido editada la novela. De él extraemos este fragmento: “Hasta la cinta de llegada consiste, básicamente, en el despliegue de dos relatos, el principal narra una entretenida historia con enigma, que apela al poder de la imaginación y bordea consignas de las narrativas policial y de aventuras; el otro es un texto tránsfuga, desplazado al universo paralelo de epígrafes y notas al pie (con datos históricos o eventualmente apócrifos), que incluye un anexo con el reglamento de los Juegos, planos, inventarios y figuras varias, algunas de las cuales se suponen inspiradas en diseños de Leonardo Da Vinci, aptos para fabricar “la Máquina” que los atletas de las distintas especialidades montarán en el transcurso de los Juegos.
La plasticidad narrativa de Motta compone un cuadro vivo que, valiéndose de una escritura ágil y sugerente, cincela cada gesto y movimiento de los deportistas, sus vibraciones corporales, los acoplamientos mecánicos, el dilema ante cada obstáculo. Los pormenores del décimo día y el vértigo de una carrera que puede ser fatal, son percibidos por el lector como un montaje cinematográfico interesado en narrar la historia principalmente a través de sus imágenes”.
Se publicó en estos días la novela “Hasta la cinta de llegada”, con la que el salteño Miguel Motta obtuvo el primer premio en el Deécimonoveno Premio Nacional de Narrativa “Narradores de la Banda Oriental”. Es este un concurso que anualmente organiza la Editorial Banda Oriental, quien una vez pronunciado el jurado actuante, edita la obra ganadora en su Colección Lectores.
Este año, el jurado falló el 7 de junio y estuvo integrado por Alfredo Alzugarat, Oscar Brando y Alicia Torres. En el acta labrada una vez finalizada su labor, el jurado sostiene que “Se encontró en esa novela una trama desbordante de imaginación y una fábula compleja resuelta con una escritura precisa e intensa. El Jurado apreció también el soporte cultural que incluyó juegos ficcionales con las Obras de Píndaro y con los diseños y escritos de Leonardo Da Vinci, así como enlaces con la novela de aventuras y la sombra tutelar de Juan Carlos Onetti”.
A Miguel Motta, salteño nacido en el 54, con varios años ya de residencia en Montevideo, recordado basquetbolista y periodista (trabajó en EL PUEBLO, entre otros medios) vayan desde esta página nuestro cálido saludo y felicitaciones.
Del Prólogo
de Alicia Torres
La profesora Alicia Torres es quien escribió el prólogo con que ha sido editada la novela. De él extraemos este fragmento: “Hasta la cinta de llegada consiste, básicamente, en el despliegue de dos relatos, el principal narra una entretenida historia con enigma, que apela al poder de la imaginación y bordea consignas de las narrativas policial y de aventuras; el otro es un texto tránsfuga, desplazado al universo paralelo de epígrafes y notas al pie (con datos históricos o eventualmente apócrifos), que incluye un anexo con el reglamento de los Juegos, planos, inventarios y figuras varias, algunas de las cuales se suponen inspiradas en diseños de Leonardo Da Vinci, aptos para fabricar “la Máquina” que los atletas de las distintas especialidades montarán en el transcurso de los Juegos.
La plasticidad narrativa de Motta compone un cuadro vivo que, valiéndose de una escritura ágil y sugerente, cincela cada gesto y movimiento de los deportistas, sus vibraciones corporales, los acoplamientos mecánicos, el dilema ante cada obstáculo. Los pormenores del décimo día y el vértigo de una carrera que puede ser fatal, son percibidos por el lector como un montaje cinematográfico interesado en narrar la historia principalmente a través de sus imágenes”.