- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

El stock de lanares del país ha estado cayendo en los últimos 3 años y continúa haciéndolo en el 2016

El stock de lanares del Uruguay viene decreciendo fuertemente en los últimos años y las esperanzas de la industria y los exportadores están ahora en la flamante apertura del mercado de los Estados Unidos para carne ovina con hueso.

En su último boletín semanal el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), da cuenta que esta caída en la producción se mantiene, en tanto permanece baja la oferta y en los últimos días las lluvias han complicado cargas de los lanares en varios departamentos.
Según la misma fuente el año 2015 finalizó con una significativa baja en las exportaciones que se ubicaron en US$ 55 millones, un 42.29% menos en comparación al año 2014 (en base datos INAC).

SIGUEN CAYENDO
En 2016 el ingreso promedio en las primeras semanas se ubicó en US$/tons 4.038 un 9.7% menos en comparación a igual periodo del 2015. En volumen las exportaciones se ubicaron a la baja en un 16,6%.
Uno de los elementos que inciden en esta merma de la producción lanar del país -explicó recientemente el martillero Francisco Cánepa – es el hecho de no tener un precio de referencia estable. Este es un tema esencialmente económico, pero en tanto no se afirmen los precios del mercado interno, difícilmente se pueda recomponer el stock de lanares que tuvo el país.
La apertura del mercado estadounidense, conjuntamente con la apertura del mercado mexicano para las carnes uruguayas en los últimos días abre expectativas, pero los resultados no serán mayores si el productor de ovinos no puede tener la certeza del negocio.
Si bien la zona norte del país es particularmente ovejera y el departamento de Salto es uno de los más fuertes productores de lana, el negocio debe ser complementado con buenos precios que además proporcionen estabilidad al productor.

VARIOS ASPECTOS NEGATIVOS
Existen otros aspectos negativos que contribuyen a desalentar a los productores lanares, como es el caso de los abigeatos. Los animales ovinos son el blanco preferido de los ladrones de animales y este es también un factor negativo.
Las condiciones de producción para el cordero pesado están dadas, pero en los últimos años no ha sido este un buen negocio para el productor y de allí que mucha gente se haya volcado al bovino y como es sabido los ciclos no se cambian fácilmente porque las inversiones son además a mediano plazo.
La apertura de estos mercados son un incetivo, pero no basta y además habrá que esperar un tiempo prudencial para saber si habrán de influir en forma determinante o no en la recomposición del stock lanar del país.