El susto de Ceibal, la trepada de Lazareto

Apostillas del Rufino Araújo.

Sin dudas que la mejor de la jornada dominguera, dos encuentros que en las previas prometían bastante, con equipos que llevan mucha gente a las canchas.

Se vendieron en forma primaria, 419 boletos allí en el Parque Rufino Araújo el domingo a la tarde, y por tal concepto la recaudación ascendió a la suma de $ 20.460. De hecho había quinientas personas en cancha de Ceibal al momento de comenzar el juego de segunda hora. Lo que está claro, es que allí ebn el escenario ceibaleño, el domingo se “salvó” la plata.

Primera hora.

Victoria de Lazareto ante Progreso por la mínima. En un encuentro que tuvo a la gente del “Tanque” como protagonista del juego en gran parte de los 90´.

Incluso la diferencia pudo haber sido mayor, de no mediar alguna salvada providencial del golero Márquez, y en otros casos los errores puntuales de los delanteros del “Laza” en la definición.

Lazareto sumó tres puntos importantes, al inicio de la segunda rueda, que sin dudas lo posicionan de muy buena manera, máxime teniendo en cuenta lo que se viene.

Ahora Lazareto igualó la línea de Progreso con 22 puntos, y está a cuatro, de Parque Solari quien ocupa la segunda posición el la tabla con 26 unidades.

Cambio de buzo.

Para el arquero de Lazareto, momentos antes de comenzar el partido.

Julio Rosas ingresó con un buzo blanco, y ante la similitud, más que nada con la camiseta de Progreso, el árbitro central Aníbal González (de buen trabajo el domingo a primera hora), solicitó al mencionado jugador el cambio de indumentaria.

Lo cierto es que el golero de Lazareto vistió un buzo rojo, que si mal no entendimos el reglamento, tampoco pudo haber sido utilizado, ya que como sabemos la camiseta de original de Lazareto es roja, y negra, y por lo que sabemos, los buzos de los arqueros no deben tener ninguno de los colores de las camisetas de ambos equipos. Aunque nobleza obliga, debemos decir que no estamos 100% seguros en relación a este aspecto reglamentario, siempre hablando de la indumentaria de los goleros, que se entienda.

Madrugaron.

El plantel de Ceibal completo, y el árbitro central del partido de segunda hora Ruben Ferreira.

Los jugadores de Ceibal, ya en el inicio del juego de primera hora, prácticamente estaban todos allí en zona de vestuarios.

Lo mismo sucedió con el  central de segunda hora, Ruben Ferreira, cuando transcurrían escasos 10´ de juego, del partido entre Lazareto y Progreso, el árbitro ya hacía su ingreso allí al Rufino Araújo.

Banderas.

En total, ocho “trapos”, contabilizamos por el lado de la gente de Progreso, que estaba apostada allí sobre sector Oeste del Rufino Araújo.

El apoyo incondicional del hincha, en este caso colgando sobre el alambrado sus banderas, sus pancartas, camisetas de otros tiempos, en fin, todo el colorido, y la fidelidad del hincha puesta de manifiesto cada domingo, allí en el escenario donde juega su equipo…lindo de ver.

No se respetó…

Previo al inicio del partido entre Ceibal y San Eugenio, se efectuó un minuto de silencio, (aprovechamos para decir que estaría bueno que los delegados y/o dirigentes de las diferentes instituciones informaran a la prensa el motivo, en cada uno de los casos), sí lo hizo la gente de Progreso en el partido de primera hora. (Constaba en la planilla de integración del equipo).

Lo cierto que en el partido de segunda hora, se realizó un minuto de silencio, y con mucha pena debemos decir que el mismo no fue respetado por algunos hinchas, (los menos), tanto de Ceibal, como de San Eugenio, que mientras transcurría dicho minuto, siguieron con los cánticos, y con los gritos, cosa que por lógica, se pudo escuchar en forma más que clara, las cosas por su nombre.

No se hace eso muchachos !!!, si queremos que se nos respete… antes debemos aprender a respetar nosotros… una lástima.

Saludó a todos…

Sus compañeros de equipo el arquero Andrés Paz, momentos previos al inicio del partido. Situaciones que a veces marcan, la ascendencia de algunos jugadores sobre el resto.

El golero artiguense, ya cuando el partido casi se ponía en marcha, saludó y arengó en forma personal, a cada uno de sus compañeros. (Ya lo había hecho antes con algunos de sus rivales)

Aspectos que muchas veces pasan desapercibidos, pero que hablan a las claras, no solo del jugador en sí, sino de la persona.

Y nos consta. que en el caso de Paz, es un hombre muy querido, y respetado,  no solo por la gente de los equipos donde ha jugado, sino por el resto de los integrantes de los diferentes planteles de nuestro medio…digno de imitar.







Recepción de Avisos Clasificados