El Tribunal no se guarda el objetivo

Cuando se dio lectura a las sanciones en el Consejo Superior de la Liga Salteña de Fútbol, el rostro del delegado de Gladiador, sufrió una ligera transformación con sorpresa incluida: sucede que a JUAN PABLO OTORGUES, el Tribunal de Penas le aplicó CINCO PARTIDOS. El insulto al árbitro central, más algún agravante, implicó esa suma total.
Lo sucedido -se dijo a EL PUEBLO- «es como para que todos los jugadores vayan poniendo las barbas en remojo, porque el Tribunal está empeñando en ese fin: aplicar la máxima pena posible cuando se trata de agresiones verbales a la terna».
El caso de Juan Pablo Otorgues, impacta por que es uno de los futbolistas claves en el Gladiador de Richard Albernaz, que ciertamente transita por un tiempo distante de lo que pretende el DT. Sin el «Boquita», más merma aún en los metros finales.
Téngase en cuenta asimismo que a Ruben «Padilla» González, el Director Técnico de Dublín Central, expulsado ante Universitario por la misma causa de Otorgues; también cinco partidos de sanción. Surge con nitidez el propósito que anima al Tribunal de Penas de la Liga.